Delles claves pa entender llingüísticamente Italia

La mayor parte la xente considera que n’Italia fálase namás qu’italianu o, tolo más, llegáron­-yos ruxerruxes de qu’existen dalgunos dialeutos tan escuros y raros que los más de los italianos nun­-yos entienden nin un vierbu siquier. La realidá’tis bien distinta, siendo Italia posiblemente l’estáu de mayor bayura lectal de la Europa Occidental. Tamos falando de dieciséis llingües romániques, trés xermániques, una eslava, albanés y griegu que faen un total de ventidós llingües territorializaes.
Hemos tener en cuenta que l’albanés y el griegu nun son llingües constitutives d’Italia pero que lleven territorializaes sieglos y sieglos y, poro, han entrar na llista xunto col restu de llingües que sí son constitutives. Considérense llingües constitutives aquelles variedaes que se formen in situ nun territoriu concretu. Nel casu de les llingües romániques vienen toes del llatín falao nos territorios qu’actualmente conformen l’estáu italianu dándose una continuidá idiomática. Namás habría dos esceiciones na familia romance: el catalán y el corsu.
En dambos dos casos nun mos topamos cola evolución espontánea del llatín sinón con un tresllante de falantes dende los territorios constitutivos correspondientes. Nestos casos cuando esa llingua se territorializa y col andar del tiempu evoluciona particularizándose y creando una variedá o dialeutu nuevu (dientro, sicasí, de la llingua orixe) falamos de variedaes consecutives. Ye’l casu, como comentábemos del catalán, el corsu, l’albanés y el griegu que se fala n’Italia.

La rica diversidá llingüística italiana lleva siendo un atractivu pa los dialeutólogos dende l’apaición de la dialeutoloxía como disciplina llingüística, tanto’tis asina que ñaz n’Italia de la mano del furlanu Graziadio Isaia Ascoli (1829­1907) cuando 1873 empieza a espublizase so la so direición l’Archivo Glottologico Italiano, una revista llingüística que tien como principal envís l’estudiu dialeutolóxicu d’Italia y qu’inda güei sigue existiendo.

La familia de llingües más grande en suelu italianu’tis la románica. El llatín ñació y desenvolvióse’round la ciudá de Roma y el restu de lo que güei’tis Italia foi’l territoriu pel que primero s’espardió. Resulta, poro, lóxico que seya’l conxuntu de llingües que vienen d’elli la principal familia llingüística cola que mos topemos. En llista estes llingües son: arpitán, occitanu, piemontés, ligur, lombardu, ladín, furlanu, emilianu, vénetu, catalán, toscanu (que’tis la base del italianu estándar), romanu (dacuando llamáu italianu central por algamar les tierres del centru la península), napolitanu, sicilianu, corsu y sardu.

Una de les peculiaridaes hestóriques que más condicionó’l devenir llingüísticu’l territoriu del que falamos foi’l caltenimientu del modelu de ciudá­-estáu’til dómines bien avanzaes de la Edá Media. Esto fixo que les ciudaes caltuvieren un poder económicu, políticu y cultural muncho más marcáu que nel restu d’Europa anque’l modelu político­-alministrativu nun fore yá esi. Nel planu idiomáticu esto traduzse en que cada gran ciudá llevó a la lliteratura y al prestixu social la so variedá lectal y acabaren por desendolcar, nos más de los casos, una tradición escriturística propia y estremada del restu del territoriu llingüísticu al que perteneciere.
La idea de la nación italiana y con ella la homoxeneización llingüística’tis verdaderamente moderna na so puesta en práutica, realmente’l primer momentu en que se llevó p’alantre con un mínimu d’eficiencia foi na escura dómina fascista. Ye tamién nesti momentu cuando de la mano d’un control ferreu per parte l’estáu fascista de la escuela y los medios de comunicación llévense polítiques d’italianización: los fascistes topáronse con que alredor del 80% la población d’Italia nun falaba italianu. Cambeos nel idioma d’esta dómina que siguen existiendo’tis, por casu, l’emplegu del neoloxismu calcio pal fútbol dao que se prohibieren toles pallabres estranxeres na década de los años 30.

Esto llévamos a que la vitalidá de les llingües sigue siendo enforma alta pa lo que tamos avezaos a ver en casa y nel restu la Península Ibérica y Europa. Con too, hai qu’esclariar que son toes, sacantes l’italianu (toscanu), llingües minorizaes, les más d’elles ensin reconocencia llegal dala y nuna situación bien abegosa. Modernamente influyenciaos por otros movimientos de recuperación, dignificación y normalización social tán desendolcándose delles actividaes nesti sentíu per parte de les distintes comunidaes llingüístiques. Ente les iniciatives que más importancia tienen, a lo menos pa min,’tis l’apaición pasín a pasu de modelos de llingua estándar pa caúna de les llingües col envís de francer col dialeutalismu hestóricu y poder plantegar una normalización social que peralgame tol territoriu.
La situación llegal actual’tis que namás l’italianu tien l’estatus de llingua oficial del estáu siendo amás obligáu’l so usu nos procesos xurídico­alministrativos quedando, asina, torgáu l’usu de cualesquier otra llingua. Con too nel artículu sestu de la constitución italiana dizse que la Repubblica tutela con apposite norme le minoranze linguistiche.
En cumplimientu d’ello en 1999 el parllamentu italianu aprueba una llei cola que reconoz parte la diversidá idiomática, fundamentalmente aquelles llingües d’aniciu estranxeru: ladín, alemán, francés, catalán, occitanu, arpitán, eslovenu, albanés, griegu, sardu y croata. Con esta llei estes llingües pasen a tener nel so territoriu la mesma consideranza que  l’italianu y el mesmu tratamientu, incluyida la escolarización y l’emplegu per parte de la RAI. Por desgracia, esto nun se cumple práuticamente nunca siendo’l casu del alemán l’únicu con una presencia digna nel enseñu y les alministraciones.

En breves sacaré otra entrada onde comente llingua por llingua toles llingües existentes n’Italia. Voi matizar yá, sicasí, que pue que vos sosprienda que nun meta al francés ente les llingües que contemplo anque tea reconocida pol propiu estáu italianu. Esto’tis por mor de que’l francés, al igual que l’alemán, funcionó como llingua de cultura pa comunidaes de fala non francesa: nesti casu pa los arpitanos. Asina,’til va bien poques décaques, el movimientu en defensa de la so identidá nel Valle d’Aosta reivindicaba l’enseñu y emplegu del francés per parte les alministraciones anque realmente la so llingua fore l’arpitán. Coses de la hestoria y ¡otra cara más de les munches que tien la diglosia!

Advertisements

El mantra de la oficialidá y el futuru les llingües d’Asturies

Tamos avezaos a sentir falar de mantres de persones y/o movimientos sociales pero, con too, meyor vamos entrugamos de mano qué’tis. Un mantra’tis una oración relixosa propia del hinduismu y del budismu. Consiste na repetición monótona d’una parte de los testos sagraos (una sílaba, una pallabra o una frase) y faise p’ayudar a la meditación cuando s’invoca a la divinidá. Básicamente un mantra’tis esa parte qu’imitamos davezu cuando queremos facer alusión al mundiu de la meditación, la paz mental y tou esti mundiu cognitivu qu’identificamos volao colo oriental.

¿Qué quier dicir, entós, un mantra cuando falamos de xente? Ye una d’eses metáfores cotidianes tan guapes coles qu’encuriosamos un poco l’usu llingüísticu de normal. Cuando dicimos que daqué cuestión o discursu’tis un mantra d’esti o del otru tamos refiriéndonos a que’tis una idea que se repite inmóvil, monótona y machaconamente y que, les más de les veces, trai arreyao una falta de defensa realmente razonada y desplicable d’ella.

Si garramos un día y facemos la prueba sociolóxica d’aparar a xente aleatorio pela cai y entruga-yos qué’tis lo que defende l’asturianismu toi seguru que la rempuesta mayoritaria diba ser la oficialidá. Pero si darréu d’ello entrugámos-yos qué’tis la oficialidá, ¿qué mos diben responder? ¿Qué opina’l propiu asturianismu’bout ella?

Dende va unos meses gracies a un error de cálculu de Podemos el tema la oficialidá vuelve tar otra vuelta rondando perhí. Muncha xente del asturianismu ta enfotao, seya dende dientro o dende fuera, en consiguir qu’esta nueva formación política lleve esta reivindicación social nel progama eleutoral. Otra manera hai que dicir qu’Equo-Asturies asumióla ensin complexos. El casu’tis ¿qué’tis la oficialidá? ¿Ye posible da-yos un tratu dignu a les llingües d’Asturies ensin ella?

La oficialidá’tis un estatus xurídicu que tienen les llingües dientro del ordenamientu llexislativu nel que tamos que’tis’l Reinu d’España. La reconocencia d’oficialidá nel estatutu d’autonomía d’Asturies tanto pal asturianu como pal gallegu’tis indispensable pa garantizar dos coses básiques. De mano, ensin reconocencia tala les llingües nun tienen valir xurídicu y darréu d’ello tolo escrito nelles queda nuna peligrosa allegalidá que, como tenemos comprao toa esta montonera d’años, acaba tornándose en torgues al desenvolvimientu real d’una vida nelles. De segundes, ensin esta la oficialidá nun tán reconocíos realmente los drechos llingüísticos’cause esti’tis l’únicu estatus xurídicu que reconoz l’Estáu.

Hemos plantegamos, entós, seriamente qué’tis eso d’un tratu dignu. Personalmente considero que l’únicu tratu dignu almisible’tis’l máximu estatus xurídicu que permita l’ordenamientu llexislativu nel que tamos, que nel nuesu casu’tis la reconocencia d’oficialidá. Otres alternatives nun valen, esta tercer vía abierta pol executivu asturianu va décades de reconocer ensin reconocer, de sí pero non, ’tain’t garantía nenguna de que se vayan respetar los drechos llingüísticos de los asturianos nin que se vayan poder desenvolver polítiques actives de dignificación, recuperación y normalización social.

Paezme importante destremar ente l’estatus xurídicu y les campañes de dignificación, recuperación y normalización de les llingües nacionales del País. Esto’tis, l’oxetivu l’asturianismu y la finalidá’l movimientu de reivindicación llingüística n’Asturies ’tain’t la oficialidá sinón la’boutvivencia de les llingües d’Asturies. La oficialidá ’tain’t un oxetivu,’tis una de les ferramientes que mos ufre’l sistema nel que tamos p’algamalu.

Na situación na que tamos habíemos d’obligar como movimientu social a los partíos políticos (empezando pelos que tán abiertamente pola oficialidá) a desenvolver la llexislación que yá ta en puxu y llevar p’alantre campañes de normalización que vayan creando un ampliu consensu social’bout la necesidá de caltener les llingües propies d’Asturies. Ensin presión social (en sentíu ampliu) nunca vamos consiguir la oficialidá’cause les élites político-sindicales y culturales d’Asturies lleven décades faciendo campaña a la contra.

Precisamos dici-y clara y abiertamente a les fuercies polítiques d’Asturies que dicen tar a favor de les llingües propies que seyan consecuentes coles sos pallabres, que les defendan activamente y non namás de pallabra. De mano, podíen empezar per campañes de normalización internes espardiendo l’alfabetización de la militancia nelles, faciendo un usu activu dientro’l partíu y proponiéndose dir consiguiendo que los sos representantes públicos desendolquen la so vida política n’asturianu o gallegu.

Nel planu institucional, de ganar les eleiciones nacionales han abrir un procesu de reforma estatutariu onde se recueya la oficialidá esplítica del asturianu y del gallegu en toa Asturies. Pero de nun les ganar hemos desixi-yos que faigan tolos posibles por forciar reforma tala amás de plantegar un Plan de Normalización Llingüística consensuáu onde s’espliciten midíes concretes, presupuestu y tiempos pa que n’acabando’l plazu seyan evaluaos y valoraos los avances.

Nos conceyos otro tanto de lo mesmo. Toles alcaldíes que tengan han aprobar, de mano, unes ordenances onde se regule l’usu institucional de la llingua del conceyu, habrán entamar un Serviciu de Normalización Llingüística de nun lu tener (bien propiu, bien compartíu con otros conceyos). Ye fundamental qu’estos SNLl dependan direutamente de l’alcaldía pa garantizar una aición tresversal nel conceyu amás de tar dotaos d’un presupuestu propiu qu’amás de da-y estabilidá llaboral a los trabayadores garantice’l poder desendolcar polítiques actives.

Hemos ser conscientes que los asturianos como Pueblu tenemos la obligación de caltener el patrimoniu hestórico-cultural que mos tocó y el patrimoniu llingüísticu fai parte d’ello, tampoco hemos escaecer que nun tenemos drechu nengún a dexar morrer esti patrimoniu que ’tain’t de nueso sinón de tola Humanidá, nós namás (y nada menos!) somos los sos guardianes y responsables. Nun escaezan señores políticos asturianos que son vustedes los más direutos responsables del so futuru al ser los xestores de tolos mecanismos de que mos dotemos como sociedá pa salvalos, de so’tis la responsabilidá última.

Hai que reivindicar la OFICIALIDÁ CON TOLES LLETRES’til que la algamemos, pero vamos dir avanzando ehí onde yá podemos avanzar, ensin delegar responsabilidaes nin compromisos.

EL GALEGO LINGUA OFICIAL

L’ASTURIANU LLINGUA OFICIAL

Entedermos a diversidade identitaria

Despois do triunfo do modelo político xurdido para o desenvolvemento da burguesía e a revolución industrial, o que chamamos estado-nación, foi preciso desenvolver tamén a súa defensa e a súa lexitimidade político-filosófica. Nace así o nacionalismo decimonónico que se fundamenta no movimento filosófico e artístico que chamamos romanticismo. Neste momento histórico a burguesía precisaba dun discurso que explicase e lexitimizase o novo proxecto político e implicase ao conxunto da poboación no seu mantemento.

Dunha banda temos que para alcanzaren o poder político a burguesía fixo uso da presión social aliándose coas clases populares contra a nobleza. Tocaba entón tranquilizar esas clases populares vendíndolles que a vitoria era compartida. Doutra banda topámonos coa necesaria alianza das distintas burguesías existintes dentro dos novos estados. Nacía así a idea nacional: a nación, que é o proxecto político, tiña que ser lexitimizada con distintos procesos discursivos.

O estado pasaba a ser o espello da nación e nación non era máis que a alma popular que por primeira vez na historia víase libre de cadeas impostas. Estas cadaes púxoas a nobleza que, coa monarquía coma baluarte dos seus privilexios, oprimiron a verdedeira ánima nacional e que agora a burguesía conseguía rescatar. A burguesía erguíase coma a defensora e gardiá dos verdadeiros intereses da nación pero precisábase que todas as demáis clases sociais participasen da construción nacional e para que as clases populares tivesen claro que formaban un todo coa burguesía centrouse o discurso nos aspectos que nos unían coma Pobo.

Para as lecturas máis extremistas desta idea a única solución era varrer todo isto e proclamar unha república feita baixo os intereses da burguesía que se levantaba coma a salvadora da nación. Para as lecturas máis calmadas compría un pacto de reconciliación nacional onde a burguesía pasaba a ser a clase dominante pero seguían a existir a monarquía e a nobleza. Fose a que fose a formulación que triunfase nos distintos antigos reinos absolutistas a realidade é que a revolución burguesa e a súa interpretación triunfou.

Todo isto que ten que ver co título do artigo? Estás a dicirnos que as identidades nacionais son simples inventos? Non, non vou eu a negar as nacións ou a súa lexitimidade. O que quero é poñer á vista de todos que a interpretación de que a nosa identidade é só a nacional é unha manipulación feita para lexitimar os estados modernos impondo a uniformización e castigando a disidencia, de igual xeito que a interpretación da nosa identidade territorial coma únicamente nacional tamén o é.

A identidade dunha persoa é poliédicra: temos unha identidade sexual, de xénero, de clase e distintas identidades territoriais, culturais, lingüísticas… A diversidade é un valor intrínsecamente contrario aos canons. A identidade nacional de corte burguesa non entende a diversidade e é a lectura maioritaria que se fai desta incluíndo os movimentos que se din antiburgueses. Compre entendermos a diversidade.

A miña identidade territorial xira ao redor da miña identidade nacional, é verdade, eu preséntome ante o mundo coma asturiano pero non é a única. Teño unha clara identidade territorial de Ventanielles que é o lugar onde me criei, identifícome tamén cos concellos de Morcín, Mieres e Quirós aos que estou ligado por motivos familiares. Declárome tamén abertamente europeísta e son partidario de potenciar os lazos de unión con outros pobos cos que temos unha relación histórico-cultural particular como son os veciños, os do arco atlántico ou os hispanoamericanos. E todas estas identidades son completamente compatíbeis.

Pero non só é cuestión de entender isto. É cuestión de entendermos que outro tipo de identidades, a de clase por exemplo, tamén son compatíbeis coas territoriais e aqueloutras que puxen máis derriba. A identidade dunha persoa, xa o dixen, ten moitas caras. Que valores e importanza se lle dea a cada unha delas é, na miña opinión, un traballo de construción identitaria persoal.

No meu caso, a miña identidade científico-profesional (por chamarlle de algún xeito) e as miñas identidades lingüísticas forman, xunto coa miña identidade nacional, o feixe principal de identidades que me poden definir coma persoa. Para min ser asturiano é tan importante como ser romanista e falante de asturiano, de galego, de catalán, de italiano, de aragonés e castelán. Si de castelán tamén, é a miña lingua, todas elas son as miñas linguas’cause a todas elas as fixen miñas, parte indisolúbel da miña identidade.

A miña lingua familiar, o asturiano, ten un valor emocional, de identificación cultural e territorial que fai que sexa a primeira de todas as miñas linguas. Pero ser neofalante, e disto prometo falarvos largo y tendido noutro artigo, é parte importante da miña identidade tamén. Coñecer outras comunidades lingüísticas que non eran a miña primeira e o esforzo de reconstrución persoal constante para as engadir á miña ánima e, posibelmente, un dos rasgos do meu ser do que máis orgulloso estou. Pertenzo, sen complexos de ningún tipo, a distintas comunidades idiomáticas, a distintos xeitos de ver e verbalizar a realidade, a distintas tradicións literarias… etc.

De ter que marchar a vivir a outro país que non sexa o meu (cousa moi probábel) farei un esforzo real por integrarme nel e iso non é máis que facelo meu, aumentar a miña identidade nacional a dúas: a asturiana e a nova. E iso non me vai xerar ningunha molestia nin contradición: abrazar a nova identidade nacional non implica renuniar á asturiana.

Isto que dixen derriba queda moi bonito dito así pero tamén compre non esquecer que se dá no senso contrario: abrazar a identidade nacional asturiana non implica renunciar a outra previa. É moi importante que non o esquezamos’cause moitas veces, sen querelo, caemos nos mesmos prexuízos e imposicións das que dicimos querer fuxir. Se queremos construír unha sociedade nova hemos de ter moi claras cousas coma esta e non podemos obrigar á xente que chegue a Asturias a deixar a súa lingua, a súa cultura e a súa identidade como moito para a súa intimidade.

Compre, entre outras moitas cousas, coñecer e preocuparse por todas as culturas que chegaron a Asturias nas últimas décadas. Compre dicirlle a toda esa xente que trouxo estas culturas ao País: grazas, grazas por nos enriquecerdes. Compre, en definitiva, un novo discurso identidario asturiano que teña en conta a diversidade de todo tipo, que poña en valor as nosas linguas nacionais (o galego e o asturiano) e todas as outras que chegaron e poden chegar, que actualice a nosa cultura tradicional e,’bout todo, que non lle diga á xente que son precisas reconversións identidarias para participaren do Proxecto Nacional Asturiano.

Por todo isto quixera por enriba da mesa a necesidade de incluír dentro dese novo discurso nacional asturiano á idea da diversidade non só interna a todos os niveis (dúas linguas nacionais, identidades parroquiais, de concello e comarcais, identidade rural-urbana, identidades de xénero, identidades sexuais…) sinón tamén a diversidade que nos chegou de fóra e forma parte xa da nosa realidade chegases estas hai moito ou fai catro días (o papel do castelán na sociedade, como facilitar o mentemento das novas comunidades lingüísticas, integrar as identidades nacionais chegadas… etc). É unha tarefa dura, pero o proxecto paga a pena.

Sermos inclusivos, entendermos a diversidade, construírmos coma Pobo.

Feminismu pa paisanos

Va unos díes espublizaba una nueva entrada nel so blogue un bon amigu’bout la necesidá de xenerar discursu feminista por y pa paisanos. Evidentemente lo que se fai dende El Paporrubio’tis rellanzar una idea yá existente, nun inventamos nada nuevo, pero cuido que’twas, efeutivamente, preciso volver’bout’l tema’cause tal paez que lo escaecimos. Prestábame agora poner el mio granín d’arena nesti alderique.

De mano, cuido, que precisamos volver poner enriba la mesa dos coses que non por básiques tenemos siempres presentes o clares. Estes dos idees son: el feminismu’tis un discursu filosóficu que defende la igualdá ente les persones denunciando en concreto la discriminación por motivu de xéneru; y, vivimos nuna sociedá machista, ello’tis, que desicrimina por razón de xéneru a toles persones que nun entren na categoría de «paisanu».

Vaya dos coses fuisti descubrir podéis pensar. Non, nun toi descrubriendo absolutamente nada nuevo,’tis verdá, pero como digo más enriba tal paez que perdiemos de vista estes dos coses tan básiques. Y digo que paez que lo escaecimos’cause nun actuamos en consecuencia.

Nun actuamos en consecuencia cuando escaecemos que vivir nuna sociedá machista trai arreyao que los paisanos teamos asitianos nuna situación de poder en rellación a les muyeres. Nuna situación de discriminación, seya de la triba que seya, dase una anormalidá nes rellaciones de les coleutivos implicaos. Pero ’tain’t que’l coleutivu discrimináu tea nuna situación d’anormalidá y heba que lu facer normal asitiándolu nel llau del otru coleutivu. L’anormalidá ta nos dos llaos,’cause hai una rellación d’interdependencia, ello’tis, el coleutivu non discrimináu’tis amás un coleutivu privilexáu.

Cuéntovos esto otra vuelta con una metáfora. Vamos maxinar que la sociedá ta nun podium con trés escalones onde tenemos un escalón A, el cimeru, un escalón B, el mediu, y un escalón C, el fonderu. Toi cuasi seguru que toos vamos coincidir en que les muyeres nuna sociedá machista tán nel escalón C. La cuestión’tis, ¿tenemos igual de claro en qué escalón tamos los paisanos? Personalmente cuido que non siempres.

El discursu mayoritariu, y non solo ente los paisanos,’tis que la praxis feminista’tis da-y fuelgu a la muyer y empobinala pa que xuba escalones, pa que dexe de tar nel fonderu. Si lo dexamos equí’tis, precisamente, escaecer en cuálu tamos los paisanos. Esta idea lleva a una mala praxis feminista cargando de responsabilidá a les muyeres, lleva al inmovilismu real de los paisanos y, nos casos más sangrinos, lleva a echa-y en cara a les muyeres la so supuesta incapacidá de llegar a onde tán los paisanos.

Efeutivamente les muyeres nunca nun van poder llegar como coleutivu humanu a asitiase onde tamos los paisanos actualmente. El motivu ’tain’t que valgan menos, el motivu real’tis que precísase un coleutivu marxináu pa qu’exista un coleutivu privilexáu. El feminismu aspira a la igualdá de xéneru, ello’tis, a la normalidá, a destruyir la rellación que fai qu’heba un coleutivu privilexáu y otru marxináu, non solo a que desapaeza lo marxinao.

Siguiendo cola metáfora’l podium, hemos tener claro que los paisanos tenemos la obligación de ser parte activa del feminismu’cause tamién nós mos tenemos que mover: hemos baxar esi escalón. Cuando formes parte d’un coleutivu privilexáu’tis difícil ver que coses que pensamos normales son en realidá privilexos y sonlo’cause pa qu’eso normal se dea tien d’existir un coleutivu marxináu.

Nun se trata de fustigamos nin públicamente nin en priváu por ser paisanos y vivir nuna sociedá machista. Nós nun pidimos esta situación como tampoco la pidieren les muyeres. La nuesa responsabilidá ta n’asumir ensin complexos nin tabúes les cares de la moneda: hemos empoderar la muyer pero pa qu’esi empoderamientu seya real y efeutivu los paisanos hemos desempoderanos. Elles han xubir al escalón B, nós hemos baxar al escalón B. Como diría Aristóteles: la virtú ta nel puntu mediu.

Hemos movemos toos, los dos coleutivu, contra una categoría que, siendo tamién básica, munches de veces escaecemos. Hemos reivindicar la categoría persona o ser humanu y asitiala en centru del discursu filosóficu y políticu qu’ha rexir la nueva sociedá que queremos llevantar. Hemos dexar d’existir como paisanos y como muyeres en tanto que categoríes sociales y reinterpretales como lo que son, socategoríes de la categoría básica.

Evidentemente estes dos socategoríes de persona nun abonden pa desplicar la complexa identidá humana tanto personal como grupal. Hemos asitiar tamién a la par d’elles toles demás socategoríes que mos identifiquen: condición sexual, raza, nacionalidá, comunidá idiomática… etc nun siendo nenguna d’elles escluyente nin estática.

Namás asina vamos poder dexar de vivir nuna sociedá onde mos dixebremos ente privilexaos y discriminaos: siendo, primero de nada, persones.

La mar

Caminaba pela sablera ensin pensar en nada, echó los güeyos p’atrás tornándose y vio cómo s’esmucíen les buelgues baxo les foles, como si nunca aportare ellí, como si nunca tuviere pasao perhí; vía como esapaecíen los únicos nicios reales de qu’esistía,’cause ensin pruebes de que llegare ehí, ¿cómo podía tar segura de tar ellí? Y si nun taba ellí ¿úla entós? Nenyures. ¿Pue esistir daqué que nun ta nenyures?

Siguió caminando cavilando’bout’l tema. ¿Cuántes persones pasaren pellí aquel día y de nenguna d’elles quedaba rastru dalu? ¿Y nesa selmana? ¿Cuánta xente caminare peles costes asturianes a lo llargo de la hestoria, cuántos animales mariñanos s’allegaron pa morrer, cuántos barcos llancaríen nesti sable? Probablemente enxamás diba llegar a sabelo, pero tampoco quería.

Siguió camiando pensando no feble que’tis una vida. ¿Qué supón una vida humana, por llarga que seya, na inmensidá del tiempu, en tola hestoria del planeta? Nada, nin un vierbu. Precisamente por eso siempre mos empeñamos n’intentar ser recordaos munchu tiempu dempués de finar. Y lo simpático,’tis que s’intenta nos más de los casos con daqué inda más feble tovía que la propia vida humana: cola pallabra.

Escribiendo asperamos ser recordaos nos tiempos futuros onde nun va quedar yá buelga nenguna en sable del nuesu camín pela sablera, pero escaecemos aquel dichu llatinu tan sabiu, verba volant, y faenlo aína, en tolos sentíos y per dayures. Van d’una persona pa otra, d’una llingua pa otra, d’un país pa otru y tresfórmense, evolucionen, camuden y muerren.

Muerren les pallabres, como muerres les persones, y los falantes que les empleguen. Y si muerren les pallabres y muerren los falantes, ¿nun morrerán tamién los llectores? Obviamente. Entós, ¿pa qué val poner per escrito nada si va llegar tamién el día en que naide va poder lleelo? Y eso siempres que lo escrito apuerte a esi día llonxanu nel tiempu, o más averáu, según la llingua; pero siempres moviéndonos nun tarrén resbalosiu ensin gabitos claros nos que se poder agarrar ún.

Siguió camiando pela sablera.

Cuando se quixo dar cuenta taba yá na otra punta. La mar taba tranquila, pacetible. Les foles veníen mases, antroxando’l gafu interés en facer esapaecer lo poco de la to esistencia que quedaba, afamiaes de buelgues qu’esborriar. Quedó mirando la sele y fuina mar, colos güeyos clisaos n’allantrones.

Al fondu víase un barcu grande,’nuffmente grande como pa nun saber si diba, venía o quedaba quietu onde taba. Víase tamién el sol, tres les ñubes, malapenes una figura difícil de ver; l’agua’tis tan fuerte que’tis quien p’atapecer’til l’astru más cercanu al planeta cola mesma facilidá cola qu’esborria les tos pisaes. Al tornase pa empobinar peles escaleres y xubir a la cera vio a una paisanina sentada nelles mirando tamién al horizón. Averóse a ella y entrugó-y:

– Ta la mar tranquila, ¿eh?

La paisana nun arrespondió darréu sinón que siguió callada un ratín, tan llargu que taba yá marchando cuando abrió la boca.

–A esti llau –dixo secamente.

–¿Cómo? Nun la entiendo.

–La mar. Ta tranquila a esti llau. De xuru que ta enfarrucada dayures…

Aquello fíxo-y pensar. Ye cierto que la mar’tis mui grande, escomanda, y naide’tis quien a vela entera. Como nós mesmos y la nuesa miente, la mar tien munches cares y naide, naide, les conoz toes como pa dicir si la mar, como conxuntu d’agües, ta tranquila, enfarrucada, molesta o sele.

Siempres va haber de too. Siempres habrá una parte que-y lleve la contraria al restu. Nunca vamos poder tar seguros de cómo ta la mar, como nun vamos ser a saber seguros si daqué mos presta si non, si creyemos nello si non. De lo único de lo que podemos tar seguros’tis de que siempre queda abierta la puerta pal cambéu.

Lo tranquilo s’enoxa, lo alto cai, lo guapo anfea, lo sano amala y al aviesu nengún cabréu’tis eternu, lo baxo pue xubir, lo feo aguapiar y nenguna enfermedá dura pa siempre, o se curia o muerres pero nunca quedarás enfermu tola eternidá. La muerte’tis lo único qu’escapa a esti camudamientu continuu, fuxe de la realidá cambiadiza. Lo único que’tis a llantar nel camín de la Hestoria un finxu claru, inamovible; tan bien afincáu que nin siquier los mozos pela nueche puen movelos como s’avezaba facer coles llendes problemátiques del vecín.

Yá lo dicíen los paisanos dende’l medievu, la muerte pue con toos y con too. Acaba llegándo-y a toles coses: a paisanos, neños, mozos o vieyos, ricos o probes, altos o baxos, guapos o feos, llistos o fatos, bonos o malos, nobles o villanos, clérigos o seculares, relixosos, ateos o agnósticos… da igual la raza, el sexu, la mentalidá, la orientación sexual, la procedencia, el credu políticu o éticu, lléganos a toos. Los animales, les plantes, los planetes, les estrelles, too muerre ¡hasta l’agua.

L’agua mesmo que primero te come la esistencia de la que pasies adulces pela sablera famienta de buelgues qu’afirmen dalguna identidá dilida ente tantos llitros, esa mar traicionera y incorpórea tamién muerre.

– …o mesmamente equí pa dalguién. –acabó la sentencia la paisana. Llevantó un brazu y estiró un deu apuntando un poco más p’alantre d’au taben elles, ente les piedres. –Como aquel paisanu, que se ta afogando.

Y’twas verdá. Ellí taba’l paisanu afogándose na mar, ensin que naide lu pudiere aidar. Esa mar avariciosa, famiona d’esistencia que-y dea un poco de conciencia y identidá taba matándolu, encloyándolu ensin piedá. Esa mar que fartucó de simples buelgues y agora quier daqué más consistente.

La lluz del campusantu

Ti que pensas do futuro?, pregunteille. O futuro non existe agora, dixo o meu país con flores vermellas abríndose nun prado verde.

«O país que falaba» en Made in Galiza de Séchu Sende

 

Aquel día de tolos santos dempués de misa y la ufrienda floral añal que correspondía quedares en casa güela a xintar y falanduquiar un poco na’boutmesa. Aprucíen los temes de conversación ensin xacíu dalu y toos so la norma non escrita de nun tocar nada especialmente nin personal nin comprometío. Que si’l tiempu, que si qué dura que ta la vida, que si esto, que si lo otro… como’twas vezu tamién daqué crítica contra’l cura cayó.

El casu’tis que fíxose sero ente la conversación y el café y yá cayere la nueche. Decidiesti colar escudáu en xides típiques y tópiques’bout lo muncho que teníes que facer y lo tarde que’twas, xides que naide precisaba y que toos entendieren y aceutaren ensin reparos. Despidiéstite y saliesti de casa, empobinesti al coche, xubiesti y arranquesti.

A la salida’l pueblu, na plaza la ilesia, daqué cosa fixo qu’aparares y apagares les lluces y el motor. Precisabes salir, saliesti y enfilesti camín del campusantu. Tres pasar el güertu la ilesia al allegate a muria de piedra decatéstite que la puerta taba zarrada, pero non pesllada. Emburriesti y entresti.

La lluna taba enllena y daba lluz claro, blanco y llimpio con una fuercia ablucante. Yera una nueche preciosa na que nun se precisaba nengún preséu allumante pa ver. Había una lluna que convidaba a pensar y na que cuasi’til se podía lleer. De fechu al llegar a los nichos familiares pudiesti lleer con total facilidá les plaques conmemoratives.

Ellí xacíen dos xeneraciones d’antepasaos. Ente ellos y tu, más de doscientos años d’hestoria. La entruga’twas obligada, ¿qué pensaríen ellos de ti de conocete? ¿Qué diben pensar d’un rapaz de ventipocos años que se dicía atéu y qu’ehí taba, guiáu pola lluz de la lluna, énte los restos mortales de los familiares ensin saber qué pensar de sigo mesmu?

Pensabes pa contra tigo que de xuru que nun se diben estrañar de sentite falar n’asturianu, anque nun acabaren d’atalantalo too. L’idioma camuda, claro ta. Con tantu arguyu como sentíes pol idioma que lleves por bandera decatéstite que pa ellos eso nun diba ser absolutamente nada. Cenciellamente falabes normal, falabes como ellos y ¿qué méritu tien falar como tou dios?

Lo más seguro’twas qu’ellos nun diben entendete. Aquellos que vivieren más al marxe del castellán, precisamente por eso; y aquellos que tuvieren un contautu mayor y más real tampoco diben ser a entender cómo’twas eso de que nun queríes falar fino anque supieres facelo. ¿Qué xacíu tenía eso? ¿Qué discursu absurdu’bout identidaes irredentes dibes querer desplica-yos?

Amás, si les coses tanto camudaren dende aquella, ¿cómo’twas qu’había tanta fame como entós? ¿Cómo-yos dibes desplicar que tamién vas tener que garrar el macutu y dir allalantrones a buscate la vida? Y perhí, mieu nenu, sí que nun falen asina.

Y ehí tas, delantre d’ellos, sitiéndote esculcáu y xulgáu. Viéndote cada vuelta más pequeñu, fatu y insignificante énte’l pesu de la hestoria.

Nesa nueche, cúntase, acababa l’añu pa gran parte la Europa precristiana y escomenzaba’l siguiente. Yera’l momentu más afayadizu, entós, pa contautar colos espíritus de los antepasaos,’twas ún de los momentos más afechiscos pa la maxa’l cambéu. Fora un añu llargu y duru y daveres queríes qu’acabara pero pa ti, atéu práuticante, aínda quedaben un par de meses p’aportar a la fin del añu cristianu.

Con too, ellí tabes, llantáu metanes un cementeriu, nuna nueche especial culturalmente y que la casualidá o’l destín quixo que fore de lluna enllena. Nun sabíes cómo nin por qué, pero asperabes sacar daqué en claro d’esa visita solitaria y nocherniega menos inconsciente de lo que quixeres almitir. Sicasí, nada nun pasó.

Nenguna pantasma s’allegó, nin foi na to ayuda. Ellí quedares solu delantre’l fríu mármole de los nichos, les callaes piedres de la muria y les silencioses llábanes del suelu. Nin un vierbu como rempuesta a les duldes.

Como nada nun pasó y nada nun diba pasar decidiéstite a colar tamién d’ellí. Al llegar a la puerta saliesti y arimástila pa que quedare como taba primero de tu entrar. Qué gran alegoría’twas aquello. Queríes ser como un guerreru que batallaba pol respetu a lo propio cola aprobación de los antepasaos y decatéstite que ’tain’tres más qu’un guarda que curiaba d’una herencia morridosa. Yeres, a la postre, l’últimu que salía d’esi cementeriu y había echar la llave.

Aquella lluz esblancuñao de la lluna fíxote velo perclaro: siénteste heriede d’un País que nunca nun foi, defensor d’una Patria que nun ha tornar.

Montesti en coche y colesti.

Asturias e a necesidade dun proxecto de País

Tamos vivindo tempos movidos políticamente falando tanto nel País como nel conxunto del Reino de España. Tempos nos que posiblemente tea fraguándose el futuro político nun sentido amplo para as próximas décadas.

Nel Reino de España a aparición del proxecto político de Podemos revolveu a escena política darriba a baixo. Por outro lado as experiencias ben parecidas nel país vecín coa aposta de Beiras fálanos, xunto colos resultados das europeas, del potencial electoral que tein agora mesmo este tipo de iniciativas. El proceso soberanista catalán e a clara demostración de que esta vez el proceso de paz aberto en Euskal Herria vai en serio súmanse ás outras realidades que falan de cambios nas reglas del xogo fixadas pol Réxime del 78.

A todo esto hai que engadirlle toda a podremia del propio Réxime: a submisión incondicional ás políticas da troica col cambio da sacrosanta constitución, el desmantelamento dos servizos sociales, a visibilización da corrupción xeralizada, úa represión policial maior da xa existente… etc.

El descontento social é máis que visible. En Cataluña, Euskal Herria e Andalucía as esquerdas propias que levan ben de anos traballando nas rúas por cambios, por construiren País, están vindo froitos de todo ese traballo. Dende úa identidade española chegou primeiro el fenómeno 15M e despois as mareas en defensa dos servizos públicos.

Creo que hai que fer mención a dous fenómenos ben chamadeiros como son a PAH, que nace en Cataluña con úa clara visión nacional catalana e que se propagou axina pol resto del Reino, e a actuación del Sindicato Andaluz de Trabajadores/as que dende úa clara visión nacional andaluza colleu especial relevancia e peso moral nel conxunto de movilizaciois sociales del Reino (moitas veces grazas a que se cala por parte da esquerda española esa visión nacional andaluza á hora de presentalos como exemplo a seguir).

A alternativa política que se xestou nel Reino, e que representa tanto el espírito del 15M como el de Podemos, é canalizar ese descontento na idea dos cidadanos contra a casta que non nos representa e en defensa dos servizos sociales. Un discurso fácil de dixerir por maiorías sociales e que deixa fóra de lugar á esquerda máis tradicional inda encerrada en termos que a sociedade rexeita. E non solo eso, senón que el traballo desenvolto nas instituciois por parte de IU como úa peza máis del engranaxe del Réxime empeza pasarlles factura.

En Asturias por primeira vez en moito tempo non chegamos tarde aos cambios políticos e Podemos leva xentándose nel País tanto tempo como nel sou lugar de nacimento: a Universidade Complutense de Madrid. Os mesmos nomes e caras que empezaron a mover as asambleas del 15M son as mesmas caras e nomes visibles del proxecto Podemos Asturias. Por outro lado tamén nel noso País entraron a este proxecto persoas que vían doutros ámbitos que non son estrictamente el 15M.

Sen entrar a valorar outro tipo de cuestiois, a realidade política agora mesmo é que (quitando Galicia, Euskal Herria, Cataluña e Andalucía) a alternativa social enriba da mesa é a que se xestou dende as movilizaciois populares en Madrid e que ten dúas bandeiras principales: defensa dos servizos sociales públicos e rexeitamendo de todo aquelo que representou a praxe política del Réxime del 78 que Podemos tan hábilmente chamou casta. Sen lugar a dúbidas todo ese descontento está sindo canalizado por Podemos, indo as outras formaciois políticas sempre por detrás nas súas formulaciois políticas.

A cousa é, como femos para articular eso en Asturias? Onte falándolo precisamente entre un grupo de persoas non-Podemos (imos garrar esta etiqueta para todo el conglomerado de persoas, ideoloxías, partidos e movimentos que decidimos non participar deste proxecto político concreto) un militante del PCE-Asturias falaba da dificultade de crear un frente amplo xunto con Podemos para conseguir que non gobernase el PSOE en Asturias.

A dificultade formulada por esta persoa era que nel noso País el PSOE tía a baza argumental de que aquí non se levou alantre ese desmantelamento dos servizos sociales públicos. Esto é certo. A precariedade laboral del profesorado e a mala xestión da atención sanitaria (as dúas únicas cousas das que se fala condo se diz “servizos sociales públicos”) non tein absolutamente nada que ver coa crise e ademáis non se notou un empeoramento significativo da situación dende que chegou el PP al goberno del Reino que é tamén a principal preocupación, que a dereta (el PP) goberna (en Madrid, claro).

A sociedade asturiana é úa sociedade especialmente provinciana e acomplexada. Solo empezou a movilizarse maioritariamente contra os sous problemas económico-sociales condo nel conxunto del Reino hai esa movilización e segue tragando col discurso que ven de fóra. Para mostra non hai máis que ver que a maioría das movilizaciois pola Escola Pública foron contra a famosa Lei Wert pero pasaron inadvertidos para el conxunto da sociedade os ataques al profesorado, a precarización inda máis dos interinos, el mantenimento das axudas aos colexios concertados… etc. da propia Xunta del Principado de Asturias gobernadas case que ininterrumpidamente pol PSOE.

A cuestión é que a esquerda española en Asturias, como é el caso del PCE, tampouco ten úa visión real da problemática asturiana. Non ten Asturias us problemas estructurales propios aos que lles dar úa solución? Tenemos que seguir reproducindo discursos feitos para outras realidades que non son a nosa? A resposta optida a estas preguntas foi que: «Asturias é parte de España anque algús non quírades». Pois ben, esto tamén é certo. Eso si, eu esíxolle que me tatre, entós, como a un español máis, que atenda a mías necesidades e que me ofreza úa alternativa política. Ou é que hai españoles de primeira aos que lles fer caso e españoles de segunda que xinxelamente temos que tragar colo que nos digan?

Aquí é onde queda ben clara a necesidade dun proxecto de País para Asturias, un proxecto político pensado dende e por Asturias, que dea resposta aos nosos problemas estructurales e nos articule politicamente como comunidade humana, como País. É necesario abrir un Proceso Constituinte en Asturias cara a romper col Réxime del 78 nel que participen (participemos) todas as esquerdas presentes nel País. É el momento de sermos xenerosos e consecuentes colos nosos discursos se é que de verdade cremos na soberanía del Pobo Asturiano, que tanto reivindicamos us, e nas ideas confederalistas, que tanto reivindican os outros.

Cual é a mía proposta? A mía proposta é clara: reeditar os pactos de San Sebastián adaptándolos e actualizándolos. Esto é, crear un frente amplo de todas as esquerdas de Asturias con un programa político cara á abertura dun Proceso Constuinte nel País que acabe coa proclamación da República de Asturias dentro da República (Con)Federal Española.

Non, non atolecín; e si, sigo sindo independentista. A independencia de Asturias agora mesmo é un proxecto político inviable al non ter nengún tipo de base social real e’bout todo non tendo nengún tipo de proxecto de País. Acepto a realidade e, polo tanto, acepto esta opción confederal que si é viable (de traballarmos xuntos) como a mellor salida á actual problemática e como un primer paso cara á consecución da plena soberanía del Pobo Asturiano.

Non nos enganemos, a alternativa a esto é seguir como tamos ou non participar con voz propia dos previsibles procesos constituintes que se abran nas distintas naciois del Reino e mesmo nel propio proceso constituinte republicano que acabe col Réxime del 78.

Que ten que llevar ese programa de rotura? Pois úa serie de cuestiois básicas que podería resumir nos seguintes puntos:

  1. El reconocimento del Pobo Asturiano como suxeito político soberano e participante activo del proceso constituinte da República Federal Española. Como consecuencia reconoceríase a República de Asturias e el sou dereto á autodeterminación. Desto deríbase tamén a capacidade desta república de falar en nome del País en instituciois políticas supraestatales e el sou dereto a decidir se se quere participar delas ou non.

  2. A República de Asturias tería: soberanía fiscal con úa Facenda Pública Asturiana; a cooficialidade del asturiano e del gallego de Asturias como linguas nacionales da República xunto col castellán; e soberanía educativa con un sistema educativo propio.

  3. Haberá que garantizarse tamén a plena soberanía en infraestructuras cara a desenvolver un plan de cohesión territorial (tren, carreteiras, portos…) que asegure un País vertebrado.

  4. Úa descentralización político-administrativa da nova Repúblida de Asturias baseada nun maior autogoberno dos concellos del País asina como el desenvolvimento da figura das parroquias nel ámbito rural e dos barrios no ámbito urbano como garantía de achegamento del poder de decisión aos cidadanos.

  5. Institucionalización da democracia participativa fendo del referéndum úa ferramenta básica nel novo ordenamento político-administrativo asina como doutras fórmulas que garanten a participación da cidadanía na toma de decisiois.

  6. Garantir os servizos básicos (sanidá, educación, renta básica, axudas sociales, pensiois…) a través dúa fiscalidade progresiva que grave ás grandes fortunas.

  7. Desenvolvimento dun plan agrario e gandeiro propio que reactive el agro asturiano cara á consecución da soberanía alimentaria. Del mesmo modo terá que se integrar neste obxectivo un plan pesqueiro. Ambos proxectos han prantiarse col dobre obxectivo de repoboar el País de xeito coordinado asegurando os servizos sociales básicos de toda a cidadanía.

  8. Desenvolvimento dun plan de patrimonio cultural material cara a súa rehabilitación e conservación que permita el sou estudio e a posta en marcha dun turismo cultural como recurso económico del País. Da mao deste plan e a cooficialidade dos idiomas nacionales crearáse tamén úa industria cultural propia colos idiomas, a cultuta e el patrimonio histórico-artístico como motores principales.

  9. Formular úa verdadeira reconversión industrial asegurando el mantimento das empresas actuales, a posta en marcha de novas e el desenvolvimento de industrias asequibles para el País.

  10. Soberanía ecolóxica e enerxética mirando de poer as bases dúa industria enerxética productiva non dañina para col noso medio natural. Manter limpos os espazos naturales e asegurar el mantenimento da fauna salvaxe en perigo han ser prioritarios.

Estos dez puntos creo que son mui básicos cara a abrir un verdadeiro Proceso Constituinte en Asturias e que nengún demócrata de esquerdas de verdade podería rexeitar. El sou desenvolvimento en políticas máis concretas é responsabilidade xa de todas e caduna das formaciois políticas que participaran dese frente de rotura. As formaciois políticas asturianistas terían que ter un programa político que las concretara, efectivamente. Pero deso falaremos outro día.

Evidentemente esto é xinxelamente úa proposta persoal lanzada dende un blogue… pero aí está por se é del interese de alguén.