Paisaxe ya territoriu

Nel discursu (o discursos) políticu del asturianismu tien una importancia relativamente central el tema’l territoriu. Tanto nos idearios de formaciones polítiques como nos manifiestos ya llamaos d’organizaciones ya individuos aprucen davezu etiquetes como reestruturar el territoriu, política territorial o mensaxes como allegase al territoriu. De reparar un poco más posao nestes coses podemos decatamos de que al final nun dexen de ser llugares comunes nos discursos políticos ya más nos que s’autodefinen como nacionales o nacionalistes.

Cuálu’tis esi territoriu del que falamos? La rempuesta evidente’tis: el d’Asturies. Nun’tis la mio intención abrir equí l’alderique de cuálu ha de ser el territoriu xeográficu nacional a reivindicar, lo que quiero poner enriba la mesa nesti momentu’tis cuála’tis la conceición que tenemos d’esi territoriu.

Cómo concibimos el territoriu? Si facemos un repás a tolos testos políticos del asturianismu modernu vamos decatamos bien aína de que hai una identificación mayoritaria nel discursu ente territoriu ya paisaxe. Nel nuesu dicionariu defínese’l segundu términu como sigue:

paisaxe, el: sust. Vista [d’una parte d’un territoriu que se’tis a columbrar dende un sitiu].

La definición damos dos bones pistes de per ónde van les nueses interpretaciones: venceyu claru col sentíu de la vista ya una perspectiva parcial. Pela cueta’l primer términu tien la viniente definición:

territoriu, el: sust. Parte de la Tierra, d’un continente [que tien unes carauterístiques naturales, étniques, polítiques comunes]. 2 División [alministrativa de les que tienen dellos estaos].

Ello’tis, el territoriu’tis dalgo muncho más estenso, complexo ya diverso d’aquello que podemos retratar nuna semeya. El paisaxe’tis dalgo básicamente contemplativo, mui propio de los discursos nacionalistes decimonónicos nos que imperaba la interpretación de la identidá nacional como dalgo estanco, señardoso ya inalterable per se. Una visión fondamente conservadora na que acaben por guañar discursos reaicionarios contrarios a tou cambéu.

Por eso’tis tan importante que l’asturianismu en xeneral, ya la esquierda soberanista en particular, entienda lo que’tis’l territoriu na so realidá poliédrica. El territoriu ’tain’t namás esa realidá topográfica, delimitable nun mapa,’tis tou un sistema d’interrellaciones’tis un ecosistema nel qu’entra en xuegu l’espaciu xeográficu, los colectivos humanos que lu habiten, la flora ya la fauna ya’l patrimoniu.

Hemos d’abandonar, cuantes primero meyor, esta visión reducionista ya contemplativa derivada de la conceición como paisaxe de la nuesa realidá. Hemos d’escomenzar, darréu, a trabayar una comprensión, tanto teórica como vivencial, de lo que supón la categoría territoriu. Ye l’únicu xeitu de poder plantegar midíes series ya concretes a los problemes de la xente d’Asturies.

Esti camudamientu supón, de mano, una conocencia más fonda ya activa de la realidá xeográfica que mos arrodia. Y darréu d’ello’tis una cadena de fiches de dominó. El dir físicamente a los sitios lleva arreyao conocer los llugares, los vecinos ya la so interaición col mediu. Namás asima vamos poder entender realmente lo que supón l’ausencia d’una política territorial nel nuesu País; namás siendo conscientes del estáu llaceriosu les estraes ya caminos, namás sabiendo p’aú ya per ónde se movíen los paisanos ya paisanes de los llugares vamos poder comprender ya articular un discursu afayadizu d’estruturación territorial.

Ensin esta conocencia tampoco vamos poder saber realmente cuála’tis la rellación humana cola natura. Conocer cómo se curió de los nuesos montes tradicionalmente’tis fundamental pa poder plantegar midíes series de proteición d’espacios naturales, de caltenimientu d’especies en peligru de desaniciu, d’esplotación agro-pecuaria sustenible… etc. Toes estes cuestiones tórnense capitales a la de construyir polítiques empobinaes a afincar población nes zones despoblaes.

Hemos de tener bien claro que ensin población, ensin paisanos ya paisanes que sigan non namás viviendo en sinón conviviendo col territoriu va ser imposible que nun caya’l nuesu patrimoniu artísticu o que nun muerra la nuesa cultura ya les nueses llingües nacionales.

Precisamos esti cambéu de paradigma que mos lleve a ser un movimientu político-social más activu ya,’bout manera, muncho más enraigonáu na Tierra, na Nuesa Tierra. Nun escaezamos, tampoco, que esto ’tain’t namás pal nuesu mundu rural (d’estensión xeográfica mayoritaria nel nuesu País), sinón que’tis exactamente igual pa la nuesa realidá urbana. Ello’tis que, personalmente, considero básico que l’asturianismu salga de la so realidá urbanita, ya conoza muncho más ya meyor la realidá rural del País pa nun cayer nun discursu d’arcadia feliz perdida.

Pero’tis que, cuido, namás asina vamos poder pasar a plantegamos cómo mos rellacionamos col nuesu territoriu aquellos asturianos que vivimos nuna realidá muncho más urbanizada, realidá na que, mayoritariamente, vive ya se desenvuelve l’asturianismu. Nesti sentíu, vamos decatamos de que, contraditoriamente, nel nuesu imaxinariu colectivu como movimientu quedó fuera l’Asturies urbana, la que concentra más de la metá’l nuesu Pueblu.

Cuando comparemos les dinámiques d’interaición grupal (llingüístico-culturales), de produción ya consumu de bienes, d’ufierta de servicios públicos ya les necesidaes comunicatives ya de caltenimientu de patrimoniu material de la nuesa realidá rural ya de la nuesa urbana ya mos decatemos de que nin tenemos una realidá rural ayena a lo urbano, nin tenemos una realidá urbana desconectada del mundu rural, nesi momentu, vamos poder construyir un Discursu Identitariu Asturianu inclusivu, autoconsciente ya garantía de futuru pa la nuesa Patria.

Vamos abandonar la contemplación señardosa del paisaxe ya vamos facemos verdaderos dueños del nuesu Territoriu.

 

Advertisements

O gigante que compre espertarmos

O galego-português das Astúrias é um gigante dormido, ũa grande força que só aguarda a que alguém a esperte do longo sonho do esqueço e a indiferença impostas. Compre espertarmo-lo, revivermo-lo e reintegrarmo-lo no seu espaço natural: a lusofonia. Um espaço do que fomos afastados por séculos de imposições e marginações do espanholismo.

A nossa reconstruçom nacional, já o dixem outras vezes, nom pode erguer-se’bout aquelas teimas e marcos destrutivos que nos impugeram historicamente. Nom podemos fazer nossas as máximas da uniformizaçom e a leitura estreita da identidade que nos levou a nos esquecermos do que somos.

Temos, por contra, que explorar as nossas potencialidades. Nom podemos, por um medo imposto à diversidade, renunciar ao potencial identitário, cultural, político e económico que supom termos como língua própria ũa língua internacionalizada e já plenamente normalizada noutros territórios. Ou nos desfazemos das leituras localistas e negadoras, produto da subordinaçom, ou só estaremos a seguir alimentando a nossa morte.

Que ganhamos exatamente normalizando as nossas falas galego-portuguesas baixo ũa visom que as saca do seu âmbito linguístico natural só para reduzi-las a ũas peculiares falas locais? Nom é isso reproduzirmos o discurso opressivo do que dizemos querer separar-nos? Nom ganharíamos muito mais aceitando, sem medos nem prejuízos, a sua filiaçom linguística e empregando ũa grafia de uniom com o resto de terras com as que partilhamos idioma? Nom teríamos muito mais que ganhar como sociedade, como naçom emergente, se aproveitássemos um recurso natural, como é a língua, para abrirmos as portas a todo um mundo linguístico-cultural e literário do que nos afastou a imposiçom imperialista?

O galego-português da nossa terra é precisamente isso: um grande gigante dormido que agora nos toca espertar. Devemos pôr no mapa da lusofonia o nosso país, que ondule orgulhosa a nossa azul bandeira ao lado do resto de terras com as que partilhamos língua. É o único jeito de lhes abrir outra fronte mais aos nossos inimigos que jogue clara e rotundamente no nosso benefício. É reconstruirmo-nos nacionalmente borrando as barreiras mentais impostas, fazermos-lo aproveitado as nossas potencialidades centrando-nos nas nossas próprias forças, lermos como naçom em positivo.

Levamos muito tempo presos dum discurso em negativo’bout a nossa identidade e as nossas potencialidades. Senhamos inteligentes e, por ũa vez, adiantemo-nos na batalha apostando por ũa estratégia nom de resistência, senom de futuro, baseada no nosso próprio potencial, ũa estratégia de futuro e vitória. Devemos abandonar as leituras’bout nós mesmos e as estratégia pensadas para a resistência,’cause a resistência nom é mais que um cárcere auto-imposto. É o jeito que tem o inimigo de roubar-nos a perspectiva de futuro, de negar-nos o sonho da vitória e condenar-nos ao eterno fracasso.

Acheguemo-nos aos nossos irmãos galegos, portugueses, americanos, africanos e da Oceânia. Nom tenhamos medo de sermos parte dum mundo que só nos poderia traher benefícios, reconhecimento e ar, para respirarmos ceives num dos nossos espaços culturais. Acheguemo-nos com a carta de presentaçom que nos outorga sermos partes deles e fagamos-lo, também sem medo, amossando que a nossa naçom nom é, nem pode se-lo, monolingue.

E nom nos esqueçamos de que podemos aproveitar toda a tradiçom, da que também formamos parte, que oferece o português para nos tirar de encima séculos de imposições linguísticas no asturiano.

Em definitiva, só quando esqueçamos as curtas miras que nos impõem séculos de marginaçom e discurso provinciano, séculos de nos imporem ũa visom localista das nossas falas e um medo irracional a sermos nós mesmo plenamente, só nesse momento poderemos aceitar-nos como o que somos: um povo com duas línguas nacionais. Nunca teremos ũa pátria liberada até que nom nos vejamos nacionalmente reflectidos também na língua de Camões, na língua de Rosalia, na nossa língua e na sua autêntica grafia.

Carta al compañeru neofalante

De mano, lo primero qu’habíemos dicivos a tolos compañeros neofalantes’tis… gracies. Munches gracies por facer vuesa esta llingua. Munches gracies, sinceramente,’cause ponese a falar ya defender una llingua que cuantayá se condergó a muerte nuna sociedá qu’asumió esa conderga tien munchu méritu ya’tis bien merecedor d’almiración.

La realidá’tis que, por mui dignos que mos queriamos poner, nun tien el mesmu méritu falar como siempres se faló que dexar de falar «bien» o «fino» pa pasar a falar no que siempres s’estigmatizó. Nuna sociedá qu’entiende que’l progresu colectivu ya personal va de la mano de dexar morrer l’idioma propiu pa pasar al impuestu, ’tain’t fácil dar el pasu contrariu: comprometese abiertamente col idioma condergáu. Nun lo’tis pa los que lu trayemos de casa, menos entá pa vós. Con too, el vuesu compromisu’tis tan firme qu’ehí siguís, pese la falta solidaridá de la que bien de veces carecemos los falantes patrimoniales.

Nun podéis avergoñavos de la vuesa condición de neofalantes, habéis asumila con arguyu’cause sois la semiente la recuperación d’un idioma, sois garantía de futuru. Ya habemos dicilo alto ya claro, los neofalantes son igual de falantes que los de tola vida. Habemos asumir que nun procesu de sostitución idiomática como’l nuesu si ’tain’t neofalante, Asturies nun va tornar a ser nunca asturfalante nin galegofalante.

Yo mesmu soi neofalante d’otres llingües ya conozo perbién lo que supón tol procesu de facer propia una llingua nueva, d’incorporala a lo que’tis ún mesmu. Ye un camín llargu ya duru pero que bien paga la pena. Ye un gran momentu d’autodetermín personal, un gran actu de rebeldía contra la homoxeinización cultural ya llingüística que llevamos a xocostrines.

Los neofalantes constitúin el primer pasu na salvación de cualesquier llingua subordinada ya amenazada. Ye l’únicu camín real pa la recuperación de falantes ya la nativización del modelu llingüísticu en construcción.

Nel casu d’aquellos que sois descendientes de falantes patrimoniales el fechu de decidivos a recuperar l’idioma familiar’tis tamién un actu de xusticia ya reparación histórica. Ye volve-yos la dignidá a tolos nuesos antepasaos que tuvieran que vivir cargando enriba’l llombu la pesada llosa d’un discursu supremacista que-yos dicía que ’tain’tren nada, que non solo ’tain’tra preciso que la so cultura siguiere existiendo, sinón qu’esi desaniciu’twas lo meyor.

Ye necesario entender esto’cause’tis la única forma real d’entender que’l movimientu en defensa d’un idioma ’tain’t puru conservadurismu d’una situación de fragmentación dialectal ya subordinación funcional. Nun tamos equí pa caltener el xeitu de falar de los nuesos güelos. Como sociedá habemos asumir como dalgo preciso esti actu de xusticia ya reparación histórica. Como movimientu habemos tener claro que tamos a salvar un idioma, a desendolcar nueves variantes funcionales, a modernizar ya actualizar la llingua, a reconquistar espacios que mos foron arrampuñaos ya ñegaos…

Si nun recuperamos falantes, si nun recuperamos ya construyimos nuevos espacios comunicativos n’Asturies onde les llingües vehiculares seyan l’asturianu ya’l gallegu ¿qué normalización díbemos tar faciendo? ¿Qué procesu de dignificación ya salvación d’un idioma’tis aquel qu’asume que los falantes perdíos, perdíos han quedar? ¿Cómo vamos salvar un idioma minorizáu si asumimos que los non falantes nunca han falar esi idioma?

Nun podemos asumir qu’a tolo más que podemos aspirar’tis a tornar a una situación tradicional ensin decatamos que’l nuesu pasáu ta estráu de diglosia ya marxinalidá. La llealtá los falantes patrimoniales’tis más que necesaria pa caltener un idioma, pero pa recuperalu daveres nuna situación de minorización la clave ta nos neofalantes. Ya n’entender qu’una llingua ’tain’t propiedá privada de naide, sinón responsabilidá colectiva de tola sociedá. Nun mos podemos creyer dueños ya señores de la llingua que mos tocó por familia ya creyer que’l restu son ya han ser, como poco, unos indolentes a la so situación. Habemos involucrar nel futuru l’idioma al restu la sociedá, pero habemos dexalos que s’involucren.

El vuesu compromisu ta más que demostráu. La responsabilidá cai del llau de los que somos patrimoniales ya la entruga’tis, ¿hasta cuándo vamos siguir estigmatizando a aquellos compañeros neofalantes? ¿Cuántos nun quedaríen pel camín pola falta de reconocencia de lo que’tis un esfuerciu más que meritable? ¿Cuándo vamos entender que realmente somos lo mesmo? Porque non solo sois garantía de futuru, yá sois el presente l’idioma. En definitiva…

Gracies, munches gracies,’cause a pesar de too, siguís ehí, calteniendo vivu esti idioma, el mio idioma, l’idioma de nueso.

Alcordances de mayestres

Esti día compartía en facebook Pablo Rodríguez Medina una entrada de va dos años del so blogue na que s’alcordaba d’un bon mayestru cuando neñu y aquello llevóme a alcordame yo de doña Emma.

Emma foi mayestra mía nos primeros años d’escuela y, casualidaes de la vida, la bona señora ’tain’tra la primer vegada que s’enfrentaba a un Valduvieco en clase. Fora mayestra en Figareo (Mieres) de mio pá y tolos hermanos pequeños dexando al poco de marchar el mio tíu pequeñu la escuela de ponela ella ellí y treslladándose a Uviéu. Cerca venti años dempués la muyer nun salía del plasmu cuando, tres dos años na escuela de Ventanielles, lleía na llista otra vuelta aquel apellíu.

Yera mui bona paisana, una gran mayestra cola que deprendí les primeres lletres y que supo reforciar abondo bien el gustu pola llectura que trayía de casa amás de ser la primera en decatase de la mio temprana miopía. Emma’twas de la vieya escuela, recta y esixente cuando tocaba y al empar cariñosa y duce pa tratar colos guaḥes. Siendo asturiana y de les cuenques mineres’twas tamién asturfalante como nun podía ser d’otru xeitu.

Como bona mayestra d’esa vieya escuela tan antiasturiana, Emma nun falaba asturianu en clase, mesmo reñía cuando se mos escapaba dalguna pallabra nel idioma qu’aínda delles trayíemos de casa. Sí, a fines de los noventa nun barriu popular d’Uviéu como’twas Ventanielles tovía existíemos neños asturfalantes y, llastimosamente, tamién existía represión llingüística nes aules (represión más inocente y poco militante de lo que pensamos dacuando).

Aquello a min chocábame enforma. Conociéndola como la conocía de fuera de clase con una fala asturiana tan de casa ’tain’tra pa entender con seyes o siete años que tendría yo daquella cómo aquella paisana falaba asina en clase o por qué mos correxía por dicir prestar, mancar, güela… ¿había realmente otru xeitu de dicilo? Pa min, daquella, non.

El casu’tis qu’un día aquello manifestóse d’un xeitu que me quedó bien ancláu na memoria y que saqué del escaezu gracies a la entrada de Pablo nel so blogue. Tornábemos un día, como otru cualesquier, del recréu pa l’aula dempués de xugar a dalguna cosa (posiblemente fútbol) y yo tou ufanu por tar nel grupu trunfador díxi-y a la mayestra Ganemos, profe! A lo qu’ella arrespondió cola correición castellanista oportuna: No se dice ‘ganemos’, sino ‘gamamos’.

Aquello he dicir que me mancó no más fondo del arguyu personal. ¿Cómo’twas aquello de que ganemos taba mal dicho? Quedare calláu unos segundos cavilgando la rempuesta y solté-y un gayasperu: Pos entós, vencimos! La mayestra quedó un poco parada, como si-y garrare despistada la rempuesta y ríndose díxome: Que neciu’tiss! Salisti a la raza los Valduvieco, veti sentate anda.

De magar aquel día alcuérdome que nunca más me volvió correxir y eso que yo siguía mancándome y prestándome dir a ver les güeles. Aquella ocurrencia poco tardó en llegar a casa dau’l tratu familiar qu’había cola mayestra. Efeutivamente, la neciura familiar biltare bien en min, cualesquier que me conoza sábelo bien. D’ehí p’arriba alcuérdome que, cuando tábemos solos, l’asturianu’twas la llingua vehicular d’aquella muyer pa falar conmigo na escuela igual que lo’twas na cai.

Aquel episodiu, aquella victoria llingüística, quién sabe tolo que me pudo condicionar na forxa’l mio calter y conciencia idiomática. Cuido que nunca voi llegar a sabelo realmente, anque nicios hai pa pensar qu’aquello dexare una buelga fonda na mio conciencia.

Al rodiu de la lliteratura asturiana y la movilización del asturianismu

L’otru día asoleyó un artículu Vicente García Oliva  quexándose de la falta de compromisu del asturianimu pa colos actos entamaos dende L’Arribada, una quexa mui na llinia d’otra un poco anterior que s’asoleyare nel blogue Fueya en blanco. Dambos falen d’esa falta de compromisu personal de la xente qu’engrosa les files del denomáu asturianismu cultural. Intentemos dir a la gueta de delles razones que puean ser el xerme d’esti cáncanu que percuerre al asturianismu en xeneral.
Primero de too voi esclariar que voi falar del asturianismu en xeneral, entendiéndolu como un tou inxebrable, ello’tis, como un movimientu con delles pates ente les que la cultural’tis una d’elles. Y voi facelo asina d’un llau’cause’tis como yo entiendo al asturianismu y d’otru llau’cause na realidá tampoco s’estremen sustancialmente en nome y apellíos l’asturianismu cultural d’otru tipu d’asturianismu (¿social y/o políticu?).

Ta claro que tamos viviendo un parón xeneralizáu del movimientu carauterizáu pola falta d’actividá de les organizaciones, instituciones y persones del asturianismu en xeneral. Esto’tis inñegable y’tis asoleyao por unos y otros, el problema real ta en que nun mos aparamos realmente a pensar por mor de qué’tis esti baxón d’actividá.
Primeramente, nos caberos cuatro~cinco años el movimientu de vindicación llingüística foi morriendo a dulces nun sabemos mui bien por qué, quedando como úniques actividaes reivindicatives la tradicional manifestación del Día de les Llestres y el Conciertu pola Oficiliadá. Esto tien unes repercusiones nel movimientu tremendamente preocupantes’cause’tis esta parte del asturianismu el motor principal de l’actividá, poro, esta posa (¡asperemos que temporal!) induz al movimientu en xeneral una sensación cuasi de galbana entrando nuna espiral na que cada vuelta se fai menos y mos movemos menos.
Esto, per se, podría ser una razón abonda pa desplicar por qué nun hai cuasi participantes nes actividaes de L’Arribada, ente otros actos entamaos dende l’asturianismu. Ye cierto qu’una bona argumentación o un bon analís de la situación nun pue quedar nesta primaria llectura de la realidá, pero pal casu que mos convién abasta esto, lo demás sedría pa un analís más fonderu de les causes xenerales de tol asturianismu y equí, agora, preténdese tocar un tema perconcretu como’tis l’actividá lliteraria.

D’otru llau, tenemos la propia lliteratura asturiana. Tenemos que facer una llectura de la producción, espardimientu y receición d’esa lliteratura que seya quien a amosamos la verdadera realidá de les nueses lletres dende un puntu de vista social y comercial. Pa ello, voi intentar facer un esbozu d’esa realidá.
Miremos primeramente l’actividá editorial en llingua asturiana. De primeres, lo que surde ensin afondar muncho nello’tis’l tema de les subvenciones: práuticamente, por nun dicir la totalidá, de l’actividá editorial n’asturianu’tis gracies a les subvenciones que se dan. Nenguna editorial llancia un llibru al mercáu ensin qu’heba detrás un encontu económicu de l’alministración y, al empar, práuticamente nengún escritor (consolidáu o novel) s’atreve a proponer a nenguna editorial (especializada n’asturianu o non) espublizar un llibru ensin que pel mediu tercie de dalgún xeitu l’alministración asturiana (al traviés de concursos, premios y/o subvenciones).
Otramiente, la propia actividá lliteraria’tis bastante probetaya n’aspiraciones. La mayoría de lo que s’asoleya’tis poesía de non mui bona calidá (sacantes delles esceiciones, claro ta). Talo paez que’l pruyimientu’tis sacar dalgo pa poder presentalo y algamar una subvención. La realidá’tis que la poesía’tis’l xéneru lliterariu que menos públicu tien (la bona poesía’tis una llectura que supón un esfuerciu inteleutual considerable y que ta abierta a delles llectures y interpretaciones). D’esti mou, resclampla asina la falta d’escritos y obres narratives (cuentos y noveles) que cunten con un públicu muncho mayor.
A lo cabero, el públicu llector d’asturianu’tis un públicu principalmente militante que merca’l llibru en cuestión más por compromisu políticu, amistá o militancia cultural que pol valir lliterariu de la obra en si. Poro, asoléyase la gran falta d’un públicu llector n’asturianu; y esto’tis inda más preocupante cuando dende nenguna estaya (nin l’asturianismu, nin les editoriales, nin l’alministración) se propunxo enanchar esi públicu y esparder les nueses lletres pente tola sociedá asturiana.
L’actividá editorial aida a esto permuncho: asoléyase un llibru que se venderá principalmente nunos puntos perconcretos del país, que son les editoriales ‘especializaes’ en llingua asturiana; pa más inri estes editoriales, como yá dixir enriba, nun arriesguen perres al tar subvencionao polo qu’espluciben un númberu d’exemplares perpequeñu, cosa que torgar, por exemplu, qu’heba un exemplar en cada biblioteca d’Asturies; pa lo último tenemos la falta de continuidá nes espublizaciones, ello’tis, que cuasi nunca hai una segunda edición del testu. Y hai una cosa que ta perclara ensin exemplares nun hai espardimientu posible de nenguna lliteratura.

Necesitamos, poro, un cambéu de mentalidá en tol asturianismu que mos faiga arreblagar perriba d’estes zunes; y pa ello, fai falta un compromisu personal firme qu’afite un compromisu coleutivu que ponga igua a esta murnia realidá. Con toos estos pequeños apuntes quiero amosar que’l problema principal’tis coleutivu,’cause si nun hai un cambéu xeneralizáu cualquier pasu quedará solu y cayerá. Poro, ’tain’t tanto falta de compromisu personal (que tamién) como necesidá d’un cambéu conxutu de mentalidá de tol movimientu.

Por un discursu nuevu nel asturianismu d’izquierdes

Nel asturianimu nun somos plenamente conscientes de la improtancia (que tien y que-y damos) del discursu. Y’tis que’l discursu’tis fundamental de cara a la xente y de cara a otres fuercies polítiques. Ye’l discursu, bien xeneral bien particular, el que condiciona coaliciones, pautos y votaciones del mundu políticu. El discursu’tis’l preséu llingüísticu que tien cualquiera pa espresar los sos paeceres y l’asturianismu, col so facer, amuesa nun tener mui claro cómo s’enfrentar a la fechura y espardimientu d’un discursu políticu descuriando dellos aspeutos y incluso fayéndolo al aviesu de como se supón que tien que se facer. A la hora de facer un discursu hai que tener en cuenta trés coses perimportantes: primero, saber qué se quier dicir; segundo, a quién se va dicir; y tercero, tener en cuenta cómo dicilo.

La sociedá asturiana d’anguaño comparte les tendencies sociales del restu del Estáu Español y hai que lo tener mui en cuenta a la hora d’intentar vender un discursu d’izquierdes y/o asturianista. La xente ta cansao de la dicotomía “izquierda-drecha” y talo, principalmente,’cause nun la entiende y’cause nun se correspuende cola realidá política esistente. Tenemos a un PSOE fayendo una política neolliberal que Thatcher y Bush aplaudiríen encantaos y el PSOE autodenómanse d’izquierda. D’otru llau tenemos un PP neolliberal y franquista que s’autocarauteriza como “centru”.

Los valores tradicionales de la izquierda namás los denfenden grupos estraparllamentarios y los grupos con representación nel parllamentu español o na Xunta Xeneral, que nun son PP y PSOE, rara vez faen usu d’ellos (sacantes delles esceiciones esporádiques). Polo tanto, la dicotomía “izquierda-drecha” ta muerta dende’l momentu que ta vacía de conteníu y, poro, pierde tol valir dientro del discursu. Basar un discursu n’etiquetes (y más tando muertes pa la población)’tis un error táuticu a la hora que facer un discursu.

Nun solo la dicotomía “izquierda-drecha” ta siendo descuidada argumentalmente dende la esquierda asturiana, hai otres munches baces discursives mal emplegaes. Cierto’tis qu’agora mesmo nun ta tan de moda, como hai un tiempu tuvo, el tema de la globalización. Pero esti discursu sí que ta nel ideariu coleutivu, principalmente’cause nengún partíu políticu en concretu lu esplotó de xeitu afayadizu. Cola situación económica d’anguaño, el puxu del neolliberalismu y el descontentu xeneral de la población hacia la marca de la esquierda del stablishment, resulta raro cuanto menos qu’un movimientu políticu qu’aspira a camudar la sociedá como’tis la esquierda nacional asturiana s’enzarre en terminoloxía del sieglu pasáu y dexe de llau nueves terminoloxíes.

Amás del error de les etiquetes l’asturianismu d’esquierdes tien otru gran problema nel tema discursivu. La propuesta de rexeneración social, económica y política siempre queda enmarcada dientro d’un programa políticu, col calter pasaxeru qu’ello tien dao que tres les eleiciones el programa políticu pierde tol valir como preséu d’espardimientu. Dicho d’otru xeitu, al nacionalismu asturianu (en xeneral) d’izquierdes (en particular) fálta-y discursu políticu y sóbren-y programes.

Falamos, por exemplu, de la marxinación del campu y de dotalu de ciertos servicios públicos básicos. Esto plantégase siempre dende’l puntu de vista de caltener a la poca población rural esistente y non dende un puntu de vista d’afincar población y facer dafechu sostenible la vida en villes y pueblos. Amás del impautu social que tendría esti dotamientu (reabertura d’escueles rurales, nuevos ambulatorios, bones carreteres, servicios alministrativos descentralizaos, accesu llibre a internet, biblioteques, centros culturales… etc, que yá per ser crea puestos de trabayu), escaecemos munches vegaes que tamos volviendo a los nuesos oríxenes culturales. La rellación del Pueblu Asturianu cola tierra y l’ámbitu rural’tis más que conocida, pero tovía nun fuimos quien a proponer revivir les vieyes cadarmes adautándoles a un mundiu nuevu.

Dicía Álvare-Buylla yá en 1861’bout’l desaniciu del campu a favor de la minería que

“[…] a medida que los habitantes de la clase obrera se vayan acostumbrado a la subordinación necesaria en empresas formales y duraderas, y lleguen a preferirla por su propio interés a su antigua independencia y libertad natural, que en esta clase de industria no es ventajosa.” [cursiva propia]

Propongamos volve-y al Pueblu Asturianu esa vieya independencia y llibertá natural respeuto al sistema capitalista que-y ufiertaba la sociedá tradicional. Propongamos el revivir estes vieyes cadarmes adautándoles a les necesidaes presentes. Faigamos casu del mieu del neolliberalismu cuando taba imponiéndose n’Asturies y llevemos nel discursu’l respetu a les práutiques tradicionales non solo por ser de nueso, sinón tamién por tar acordies con principios como’l desendolcu sostenible, el respetu a la natura y la xusticia social.

    Intentemos construyir un discursu políticu completu al nacionalismu asturianu acullá de partíos, programes eleutorales y etiquetes muertes, vacíes y/o dando les boquiaes.

Presentación del Blogue

Esti’tis’l mio blogue, onde diré apurriendo dellos artículos d’opinión, tanto míos como d’otros; noticies asoleyaes en medios de comunicación asturianos; o cualesquier cosina que me paeza entretenida o interesante.

L’enfotu que fexo que m’animare a escribir estes ringleres y asoleyales na rede foi les ganes que teo de ver la mio llingua al llau de les demás, y esta’tis una bona manera de dar a vela pela rede.

Naguo’cause vos preste’l blogue.
Munches gracies y ¡Puxa Asturies!