Refundar l’asturianismu, construyir l’alternativa

En 2015 facíense 40 años de l’apaición del asturianismu modernu y cuido que ye’l momentu de refundase y siguir avanzando. Nun ye reñegar del pasáu, nin echar culpes a naide de los tuvieron enantes; ye xusto al aviesu, ye aceutar la herencia recibida, facela propia, actualizala y tirar p’alantre. Al echar la vista p’atrás y ver tantes de coses apolmona un poco pesu la responsabilidá, pero hemos ser a ello.
Cuando se fala de refundase como movimientu social nun ye que nun s’avanzara, partíase de la nada más absoluta y consiguimos muncho anque dacuando sepia a poco. ¿Pudo avanzase más? Claro, pero tamién podíen esborriamos duna y nun pasó. Equí siguimos. La realidá ye qu’agora vemos como dalgo natural coses que va unes poques de décades yeren impensables.

Tuviemos que defender el País ensin precedentes claros que reivindicar, con una hostilidá institucional y con un discursu dominante política y sociolóxicamente contrariu perfuerte. Podemos dicir con total arguyu que punximos la reivindicación llingüística y cultural enriba la mesa política d’Asturies, qu’abrimos el camín de la recuperación d’Asturies mesma nel discursu políticu. Hemos entender que tolos avances qu’hebo son de nueso, son conquistes qu’oxetivamente llogramos col nuesu trabayu y esfuerciu y non, como mos quieren vender, gracioses concesiones.

Dende los años ochenta la sociedá asturiana nun volvió tar efeutivamente activa no político y con ganes de cambeos como paez tar otra vuelta agora. La coxuntura d’anguaño ye perfeuta pa plantegar esos cambeos en clave netamente asturiana, ye’l momentu oportunu pa socializar discursu asturianista. Ello ye tan asina, qu’asina lo vieren y entendieren quien formen una de les meyores marques eleutorales de la hestoria española recién, Podemos.

Hemos reconstruyimos como discursu social y movimientu políticu. Si tol asturianismu social nun se conciencia claramente de la trescendencia que tienen estos años pa marcar les dinámiques político-sociales de les décades venideres, tendremos perdío un par de xeneraciones asturianistes enteres. Precisamos de facer entender, principiando por nós mesmos, que l’asturianismu nun ye nin más nin menos que la rempuesta natural de les clases popurales d’Asturies autoconcienciaes contra los ataques que sufre día sí y día tamién. L’asturianismu ye la única óptica política ñacida pa responder a les necesidades de la nuesa xente. Somos la única garantía de futuru pal País.

Precisamos tornar a tener como prioritario lo que tradicionalmente se llamó facer país, ello ye, axixar la conciencia nacional. Como movimientu social hemos tener claro qu’ensin una conciencia propia de comunidá humana autodiferenciada nun ye posible salvar Asturies y hemos ser nós los que trabayemos por reconstruyir y esparder la conciencia d’asturianía. Hemos evidenciar que xusto foi la voluntá de nun querer exercer l’autonomía que mos correspuende como País de les elites político-económiques la que mos llevó y sigue llevando a la más absoluta de les miseries.

Un oxetivu imprescindible ye crear una verdadera Opinión Pública Asturiana al traviés de la producción, sofitu y espardimientu de medios de comunicación fechos por y p’Asturies. Hemos forciar que los intereses y la realidá específica asturiana pase a ser un elementu sustantivu de la política desendolcada na nuesa tierra.

Nun mos podemos escaecer de la realidá na que vivimos. Frente a un autogobiernu incompetente y una ruina autonomía que nin los asturianistes defenden la sociedá asturiana prioriza penriba cualesquier otra contienda eleutoral les eleiciones estatales. Nes postreres podemos ver dibuxada, per primer vegada en munchu tiempu, una mayoría social cansada del bipartidismu estatal y del monopartidismu rexonal, una mayoría social que ta claramente escorada a la esquierda de la esquierda oficial y relativamente bien dinamizada.

L’asturianismu tien d’entender, asumir y prauticar que nun ye una teoría y una praxis política de cenciellu conservadurismu d’una dómina pasada d’idílica asturianía, sinón que somos el motor de construcción y tresformación de l’asturianidá’l sieglu XXI. Y pa ello precisamos d’abrir munchos y bien estremaos alderiques sobre la nuesa identidá como Pueblu, sobre’l discursu hestóricu alredor del que se construyó la nuesa nación y sobre qué discursu queremos llevantar col oxetivu de siguir existiendo.

Hestóricamente ye una evidencia que foi l’Asturies asturfalante la que marcó l’asturianidá y más en concreto l’Asturies centro-norteña. Funcionó nel nuesu País un modelu centralista na construcción del nuesu ser coleutivu, hemos plantegamos si de verdá ye esti’l modelu que precisamos y queremos y hemos facelo sometiéndolu a esame de pura coherencia discursiva. ¿Realmente podemos escluyir del discursu identitariu a l’Asturies galegofalante y reclamar la so asturianía? ¿Realmente podemos denunciar el desaniciu y la sostitución llingüística que carecemos como País nel Estáu esportando los mesmos plantegamientos condergando a la marxinalidá idiomática a una de les nueses llingües nacionales? Si nun llegamos a entender y sentir qu’hasta que’l gallegu, como llingua propia d’Asturies, pue y ha representar coleutivamente a tolos asturianos igual qu’entendemos y sentimos que lo fai l’asturianu nunca vamos poder consiguir una Asturies nacionalmente llibre de verdá.

Lo mesmo asocede con otres cuestiones discursives básiques. Hasta que la esquierda soberanista nun entienda y asuma que la sociedá asturiana actualmente nun demanda nin soberanía, nin independencia, nin socialismu nun va ser quien a poder esparder el so discursu políticu pente la nuesa xente. Ello ye, hemos desplicar qué significa eso y aplicalos a la realidá oxetiva na que vivimos, porque sinon nun vamos tar faciendo otro que llanciar conceutos valeros de conteníu a una sociedá que non solo nun los comparte, sinón que direutamente refuga esos términos. Ye lo que mos ocurre coles instituciones. Si l’asturianismu nun defende’l papel social y políticu que tienen y han desendolcar les nueses propies instituciones ¿quién lo va facer? Nun podemos siguir dexando les nueses instituciones polítiques en manes de quien nun les quier y les entiende como dalgo que, cenciellamente, tocó-yos xestionar.

L’asturianismu en xunto, y la esquierda soberanista en particular, ha defender que les instituciones asturianes nun son cencielles alministraciones d’un estáu que nun se preocupa por nós y que toca xestionar. Les nueses instituciones son la representación del poder políticu, nel sentíu más ampliu, del Pueblu d’Asturies y como tales han de funcionar. Valió de despreciales pola falta competencies cuando lo único despreciable ye la ruina y miserable xestión que llevamos careciendo de quien nunca quixo desendolcar les potencialidaes de la nuesa patria.

A la postre, hemos entender qu’una cosa ye’l principiu básicu de soberanía organizativa y otra cosa ye nun saber construyir redes de solidariedá y trabayu a comuña con quien son compañeros de camín en munches etapes. L’asturianismu ha cuntar con asociaciones (de toa triba) propies, como bien amuesa la nuesa propia hestoria y los exemplos d’otros países próximos en condiciones similares. L’andar al abellugu d’organizaciones estatales por mieu o supuesta incapacidá pa existir por nós mesmos nun ye más que mieu escénicu, ye siguir repitiendo errores estratéxicos. Agora bien, creyer que la defensa d’esti principiu de soberanía organizativa ye tornase autista y nun querer trabayar a comuña con aquelles organizaciones afines por ser estatales y creyer que l’asturianización d’estes estructures nes sos dinámiques na actuación nel País ye un imposible nun ye más que tener vocación eterna de ser irrelevantes y periféricos na política la nuesa tierra.

En definitiva, hemos entender que somos dalgo más qu’un cenciellu restolar pelos caxones de casa a la gueta la memoria perdida. Somos tamién el rescate l’escaezu la propia identidá. Aínda güei pesa aquel silenciu impuestu por decretu, aínda pesa’l silenciu na alcordanza. Porque eso ye lo que somos, heriedes de silencios y derrotes, heriedes de batalles qu’entá tán por ganar y porque queremos ser garantía d’esa victoria. Construyamos una Asturies enteramente de nueso.

Advertisements

La biblioteca de casa

Tola vida me crié arrodiáu de llibros. Cientos d’ellos acorrompinaben les estanteríes de casa. Nel salón, nos cuartos, nel trasteru… llibros perdayuri. Cuando neñu llamábame poderosamente l’atención cuando díbemos de visita a otres cases aquelles paredes vacies, o con cuadros, o con estanteríes con trofeos y figures, pero los llibros ¿úlos? ¿Tendríen un trasteru tan grande que-yos entraben tolos llibros ellí? Col pasu’l tiempu decatéme que los trasteros namás guarden alcordances rotes y polvu.

Cunten en casa que tardara n’entrar a lleer. Una pronta miopía infantil torgóme poder siguir les primeres clases y pa cuando se decataren que yo nun vía l’enceráu’l cursu acababa y yo facía seis años (soi d’avientu). Una gran capacidá de distracción y el calecer el culu con fueu ayudaron muncho más, pémeque, que la miopía. Pero nun soi naide pa camudar la hestoria familiar anque esi cachín falara de min.

Sía como quier venguéme de la miopía y al añu siguiente, como davezu alcuerda mio pá, lleíla’l periódicu tolos domingos mentes él y mio ma vermutiaben per Ventanielles. Aquello llamába-y muncho l’atención a los chigreros y conocíos familiares. Contra toa lloa he reconocer que realmente lo qu’a min m’interesaba yera aquella tira cómica que cuasi nunca entendía y la programación de la tele.

Nun sé cuála foi la mio primer llectura pero toi cuasi seguru que me la dieren en casa y non na escuela. En casa somos de lleer y pa disgustu de mio ma y allegría d’un neñu curiosu que redescubrió’l mundu con seis años al poner les gafes un bon amigu de la familia trabayaba de mecánicu nuna editorial y siempres que podía regalábamos dalgún volume grande, vistosu, enllenu colores sobre toa triba de temátiques y sobre manera, sobre Asturies porque sabía que mos prestaba.

Alcuérdome qu’una de les primeres llectures que me punxo mio ma ente les manes de neñu foi’l cómic d’Astérix el galu. Cuando al poco d’aquello La Voz de Asturias sacare en cintes VHS les películes de dibuxos del guerreru celta mio pá nun duldó en mercales. Aburrílos años y años con elles podiendo ver la primera, precisamente la d’Astérix el galu, hasta cinco vegaes al día. Llegué desgastales y esborra-yos los conteníos de la cinta magnética… tán, sicasí, guardaínes nuna caxa nel trasteru.

Rápidamente aficionéme a los cómics. D’Astérix salté a Tintin (del que tamién teo tola coleición de películes de La Voz guardaes), a Lucky Luck, Mortadelo y Fimelón, el Capitán Trueno, Mafalda, la Rúa del Percebe… cómics toos ellos heredaes. Foron llectures que se combinaben cola de los clásicos cuentos infantiles de los trés gochinos, caperuza bermeya, los siete cabritinos, Pinocchio, el llibru la selva… etc. Con siete años tenía una capacidá de llectura mui superior a la propia pa la edá pero, sobre manera, gustábame lleer.

Empecé daquella a mirar qué llibros había per casa. Alcuérdome d’un volume grandón a tou color que ponía Reino de Asturias y que trayía unes semeyes d’un sitiu que nun tardé en reconocer: Cuadonga. Tolos branos pelegrinábemos hasta’l santuariu porque mio pá, gran aficionáu al ciclismu, tenía como vezu dir en bici de Ventanielles a Cuadonga con un grupu d’amigos. Tamién m’alcuerdo de los volúmenes de Geografía de Asturias de La Nueva España anque estos prestábenme menos porque trayíen menos semeyes y munchu más testu. Esi mesmu añu fui con mio ma y el mio hermanu pequeñu a sacar el carné de la biblioteca’l barriu a la que m’avecé a dir toles selmanes por dos cómics y un llibru a la selmana.

Cuando fixi la primer comunión regalóme un tíu y la muyer los trés primeros llibros de Harry Potter. Llectura que foi básica nel mio gustu polo máxico y sobrenatural y que m’acompañó hasta los quince años y que sigo relleendo. Cuando nel añu 2001 viere qu’anunciaben la primer película nun podía creyelo y cuando va cuatro años sacaren la última he reconocer qu’a la salida’l cine sintiere como ún de los filos que más m’ataben a la mio infancia rompía.

La biblioteca de casa marcó muncho la mio cosmovisión. Cuando tando en sestu de primaria topare rabilando per una estantería Les normes ortográfiques de l’Academia de la Llingua Asturiana aquello pa min foi una gran revelación. Empezaba a garrar personalidá la llingua de casa. Daquella foi cuando empezaren a llegar a casa los llibros de Picu Urriellu onde se falaba d’hestoria, mitoloxía, bruxería, cocina, simboloxía, los celtes…. y too d’Asturies. Aquello abrióme los güeyos a toa una tierra que yá daquella sentía’l mio País. Pasín a pasu foron apaeciendo otres obres n’asturianu qu’había per casa.

En llegando a los primeros años d’adolescencia empecé a garra-y munchu noxu que me mandaren lleer. Yá tenía muncho lleío y sabía lo que me prestaba. Les llectures obligaes siguen siendo una de les coses que más tarrezo.

Nun dexé, sicasí, de llau la llectura. Con trece años cayó nes mios manes La Tresformación de Kafka, traducción de Xandru Fernández. Nun sabía quién yera nengún de los dos pero aquella llectura foi una de les que más buelga me dexó. Col carné de la biblioteca desfilaren per casa, El principín torna de García Arias, La tierra entero de Berta Piñán y Fontenebrosa de Vicente García Oliva. Quedé prendáu tamién de Rosalía de Castro col gran poema d’Adiós fontes, adiós regatos pequenos. La llectura en clas unos años más tarde d’Orillas del Sar dexóme la certeza del pecáu non solo contra la identidá sinón tamién contra la lliteratura y el potencial lliterariu d’una persona que supón ñéga-y espresase na llingua propia.

Aquellos foron los años del mio espertar políticu. La idea d’Asturies como nación arribó a les orielles de la mio mente y ehí afincada quedó. Toi seguru, convencíu dafechu, qu’esta idea, esta formulación concreta del apegu pola tierra, el respetu pola natura y l’interés pola realidá que mos arrodia topare una güerta bien llabrada con años de llectures, escursiones y vivencies non solo pa biltar, sinón direutamente pa espoxigar bien fuerte y alto dientro de min.

Pasín a pasu fui engormeciendo eses estanteríes, hasta que llegó’l momentu de fundar la mio propia biblioteca. L’asturianu ye la llingua preferente nella pero non la única. Aquellos cómics de la infancia, Harry Potter o dellos clásicos de la lliteratura universal son la basa que tien por tola biblioteca, son heredaos de la biblioteca de casa y tán toos en castellán. El castellán ye tamién la mio llingua. Al llau de Manrique, el Conde Lucanor, Cervantes… fui poniendo, con tol simbolismu qu’ello trai arreyao, a Marirreguera, Xosefa Xovellanos, Pin de Pría, el Padre Galo, Antón García, Berta Piñán, Xulio Viejo, Xandru Fernández o a Pablo Rodríguez Medina por nomar namás a unos pocos.

Arriendes d’ello, clásicos de la lliteratura gallega, dalguna obra en catalán, clásicos italianos, manuales de filoloxía románica, hestoria, antropoloxía, autores como Chomsky, Kropotkin, Bakunin y dalgo de teoría asturianista y galleguista zarren el que ye’l mio personal panteón.

La biblioteca de casa ye muncho más qu’una llista de llibros. Ye la propia hestoria vital y espiritual d’una persona, una radiografía de la so personalidá, son les blimes coles qu’engoxa la so particular cosmovisión. La biblioteca particular ye, en definitiva, ún mesmu: causa y al empar resultáu de lo que somos.

El mantra de la oficialidá y el futuru les llingües d’Asturies

Tamos avezaos a sentir falar de mantres de persones y/o movimientos sociales pero, con too, meyor vamos entrugamos de mano qué ye. Un mantra ye una oración relixosa propia del hinduismu y del budismu. Consiste na repetición monótona d’una parte de los testos sagraos (una sílaba, una pallabra o una frase) y faise p’ayudar a la meditación cuando s’invoca a la divinidá. Básicamente un mantra ye esa parte qu’imitamos davezu cuando queremos facer alusión al mundiu de la meditación, la paz mental y tou esti mundiu cognitivu qu’identificamos volao colo oriental.

¿Qué quier dicir, entós, un mantra cuando falamos de xente? Ye una d’eses metáfores cotidianes tan guapes coles qu’encuriosamos un poco l’usu llingüísticu de normal. Cuando dicimos que daqué cuestión o discursu ye un mantra d’esti o del otru tamos refiriéndonos a que ye una idea que se repite inmóvil, monótona y machaconamente y que, les más de les veces, trai arreyao una falta de defensa realmente razonada y desplicable d’ella.

Si garramos un día y facemos la prueba sociolóxica d’aparar a xente aleatorio pela cai y entruga-yos qué ye lo que defende l’asturianismu toi seguru que la rempuesta mayoritaria diba ser la oficialidá. Pero si darréu d’ello entrugámos-yos qué ye la oficialidá, ¿qué mos diben responder? ¿Qué opina’l propiu asturianismu sobre ella?

Dende va unos meses gracies a un error de cálculu de Podemos el tema la oficialidá vuelve tar otra vuelta rondando perhí. Muncha xente del asturianismu ta enfotao, seya dende dientro o dende fuera, en consiguir qu’esta nueva formación política lleve esta reivindicación social nel progama eleutoral. Otra manera hai que dicir qu’Equo-Asturies asumióla ensin complexos. El casu ye ¿qué ye la oficialidá? ¿Ye posible da-yos un tratu dignu a les llingües d’Asturies ensin ella?

La oficialidá ye un estatus xurídicu que tienen les llingües dientro del ordenamientu llexislativu nel que tamos que ye’l Reinu d’España. La reconocencia d’oficialidá nel estatutu d’autonomía d’Asturies tanto pal asturianu como pal gallegu ye indispensable pa garantizar dos coses básiques. De mano, ensin reconocencia tala les llingües nun tienen valir xurídicu y darréu d’ello tolo escrito nelles queda nuna peligrosa allegalidá que, como tenemos comprao toa esta montonera d’años, acaba tornándose en torgues al desenvolvimientu real d’una vida nelles. De segundes, ensin esta la oficialidá nun tán reconocíos realmente los drechos llingüísticos porque esti ye l’únicu estatus xurídicu que reconoz l’Estáu.

Hemos plantegamos, entós, seriamente qué ye eso d’un tratu dignu. Personalmente considero que l’únicu tratu dignu almisible ye’l máximu estatus xurídicu que permita l’ordenamientu llexislativu nel que tamos, que nel nuesu casu ye la reconocencia d’oficialidá. Otres alternatives nun valen, esta tercer vía abierta pol executivu asturianu va décades de reconocer ensin reconocer, de sí pero non, nun ye garantía nenguna de que se vayan respetar los drechos llingüísticos de los asturianos nin que se vayan poder desenvolver polítiques actives de dignificación, recuperación y normalización social.

Paezme importante destremar ente l’estatus xurídicu y les campañes de dignificación, recuperación y normalización de les llingües nacionales del País. Esto ye, l’oxetivu l’asturianismu y la finalidá’l movimientu de reivindicación llingüística n’Asturies nun ye la oficialidá sinón la sobrevivencia de les llingües d’Asturies. La oficialidá nun ye un oxetivu, ye una de les ferramientes que mos ufre’l sistema nel que tamos p’algamalu.

Na situación na que tamos habíemos d’obligar como movimientu social a los partíos políticos (empezando pelos que tán abiertamente pola oficialidá) a desenvolver la llexislación que yá ta en puxu y llevar p’alantre campañes de normalización que vayan creando un ampliu consensu social sobre la necesidá de caltener les llingües propies d’Asturies. Ensin presión social (en sentíu ampliu) nunca vamos consiguir la oficialidá porque les élites político-sindicales y culturales d’Asturies lleven décades faciendo campaña a la contra.

Precisamos dici-y clara y abiertamente a les fuercies polítiques d’Asturies que dicen tar a favor de les llingües propies que seyan consecuentes coles sos pallabres, que les defendan activamente y non namás de pallabra. De mano, podíen empezar per campañes de normalización internes espardiendo l’alfabetización de la militancia nelles, faciendo un usu activu dientro’l partíu y proponiéndose dir consiguiendo que los sos representantes públicos desendolquen la so vida política n’asturianu o gallegu.

Nel planu institucional, de ganar les eleiciones nacionales han abrir un procesu de reforma estatutariu onde se recueya la oficialidá esplítica del asturianu y del gallegu en toa Asturies. Pero de nun les ganar hemos desixi-yos que faigan tolos posibles por forciar reforma tala amás de plantegar un Plan de Normalización Llingüística consensuáu onde s’espliciten midíes concretes, presupuestu y tiempos pa que n’acabando’l plazu seyan evaluaos y valoraos los avances.

Nos conceyos otro tanto de lo mesmo. Toles alcaldíes que tengan han aprobar, de mano, unes ordenances onde se regule l’usu institucional de la llingua del conceyu, habrán entamar un Serviciu de Normalización Llingüística de nun lu tener (bien propiu, bien compartíu con otros conceyos). Ye fundamental qu’estos SNLl dependan direutamente de l’alcaldía pa garantizar una aición tresversal nel conceyu amás de tar dotaos d’un presupuestu propiu qu’amás de da-y estabilidá llaboral a los trabayadores garantice’l poder desendolcar polítiques actives.

Hemos ser conscientes que los asturianos como Pueblu tenemos la obligación de caltener el patrimoniu hestórico-cultural que mos tocó y el patrimoniu llingüísticu fai parte d’ello, tampoco hemos escaecer que nun tenemos drechu nengún a dexar morrer esti patrimoniu que nun ye de nueso sinón de tola Humanidá, nós namás (y nada menos!) somos los sos guardianes y responsables. Nun escaezan señores políticos asturianos que son vustedes los más direutos responsables del so futuru al ser los xestores de tolos mecanismos de que mos dotemos como sociedá pa salvalos, de so ye la responsabilidá última.

Hai que reivindicar la OFICIALIDÁ CON TOLES LLETRES hasta que la algamemos, pero vamos dir avanzando ehí onde yá podemos avanzar, ensin delegar responsabilidaes nin compromisos.

EL GALEGO LINGUA OFICIAL

L’ASTURIANU LLINGUA OFICIAL

Entedermos a diversidade identitaria

Despois do triunfo do modelo político xurdido para o desenvolvemento da burguesía e a revolución industrial, o que chamamos estado-nación, foi preciso desenvolver tamén a súa defensa e a súa lexitimidade político-filosófica. Nace así o nacionalismo decimonónico que se fundamenta no movimento filosófico e artístico que chamamos romanticismo. Neste momento histórico a burguesía precisaba dun discurso que explicase e lexitimizase o novo proxecto político e implicase ao conxunto da poboación no seu mantemento.

Dunha banda temos que para alcanzaren o poder político a burguesía fixo uso da presión social aliándose coas clases populares contra a nobleza. Tocaba entón tranquilizar esas clases populares vendíndolles que a vitoria era compartida. Doutra banda topámonos coa necesaria alianza das distintas burguesías existintes dentro dos novos estados. Nacía así a idea nacional: a nación, que é o proxecto político, tiña que ser lexitimizada con distintos procesos discursivos.

O estado pasaba a ser o espello da nación e nación non era máis que a alma popular que por primeira vez na historia víase libre de cadeas impostas. Estas cadaes púxoas a nobleza que, coa monarquía coma baluarte dos seus privilexios, oprimiron a verdedeira ánima nacional e que agora a burguesía conseguía rescatar. A burguesía erguíase coma a defensora e gardiá dos verdadeiros intereses da nación pero precisábase que todas as demáis clases sociais participasen da construción nacional e para que as clases populares tivesen claro que formaban un todo coa burguesía centrouse o discurso nos aspectos que nos unían coma Pobo.

Para as lecturas máis extremistas desta idea a única solución era varrer todo isto e proclamar unha república feita baixo os intereses da burguesía que se levantaba coma a salvadora da nación. Para as lecturas máis calmadas compría un pacto de reconciliación nacional onde a burguesía pasaba a ser a clase dominante pero seguían a existir a monarquía e a nobleza. Fose a que fose a formulación que triunfase nos distintos antigos reinos absolutistas a realidade é que a revolución burguesa e a súa interpretación triunfou.

Todo isto que ten que ver co título do artigo? Estás a dicirnos que as identidades nacionais son simples inventos? Non, non vou eu a negar as nacións ou a súa lexitimidade. O que quero é poñer á vista de todos que a interpretación de que a nosa identidade é só a nacional é unha manipulación feita para lexitimar os estados modernos impondo a uniformización e castigando a disidencia, de igual xeito que a interpretación da nosa identidade territorial coma únicamente nacional tamén o é.

A identidade dunha persoa é poliédicra: temos unha identidade sexual, de xénero, de clase e distintas identidades territoriais, culturais, lingüísticas… A diversidade é un valor intrínsecamente contrario aos canons. A identidade nacional de corte burguesa non entende a diversidade e é a lectura maioritaria que se fai desta incluíndo os movimentos que se din antiburgueses. Compre entendermos a diversidade.

A miña identidade territorial xira ao redor da miña identidade nacional, é verdade, eu preséntome ante o mundo coma asturiano pero non é a única. Teño unha clara identidade territorial de Ventanielles que é o lugar onde me criei, identifícome tamén cos concellos de Morcín, Mieres e Quirós aos que estou ligado por motivos familiares. Declárome tamén abertamente europeísta e son partidario de potenciar os lazos de unión con outros pobos cos que temos unha relación histórico-cultural particular como son os veciños, os do arco atlántico ou os hispanoamericanos. E todas estas identidades son completamente compatíbeis.

Pero non só é cuestión de entender isto. É cuestión de entendermos que outro tipo de identidades, a de clase por exemplo, tamén son compatíbeis coas territoriais e aqueloutras que puxen máis derriba. A identidade dunha persoa, xa o dixen, ten moitas caras. Que valores e importanza se lle dea a cada unha delas é, na miña opinión, un traballo de construción identitaria persoal.

No meu caso, a miña identidade científico-profesional (por chamarlle de algún xeito) e as miñas identidades lingüísticas forman, xunto coa miña identidade nacional, o feixe principal de identidades que me poden definir coma persoa. Para min ser asturiano é tan importante como ser romanista e falante de asturiano, de galego, de catalán, de italiano, de aragonés e castelán. Si de castelán tamén, é a miña lingua, todas elas son as miñas linguas porque a todas elas as fixen miñas, parte indisolúbel da miña identidade.

A miña lingua familiar, o asturiano, ten un valor emocional, de identificación cultural e territorial que fai que sexa a primeira de todas as miñas linguas. Pero ser neofalante, e disto prometo falarvos largo y tendido noutro artigo, é parte importante da miña identidade tamén. Coñecer outras comunidades lingüísticas que non eran a miña primeira e o esforzo de reconstrución persoal constante para as engadir á miña ánima e, posibelmente, un dos rasgos do meu ser do que máis orgulloso estou. Pertenzo, sen complexos de ningún tipo, a distintas comunidades idiomáticas, a distintos xeitos de ver e verbalizar a realidade, a distintas tradicións literarias… etc.

De ter que marchar a vivir a outro país que non sexa o meu (cousa moi probábel) farei un esforzo real por integrarme nel e iso non é máis que facelo meu, aumentar a miña identidade nacional a dúas: a asturiana e a nova. E iso non me vai xerar ningunha molestia nin contradición: abrazar a nova identidade nacional non implica renuniar á asturiana.

Isto que dixen derriba queda moi bonito dito así pero tamén compre non esquecer que se dá no senso contrario: abrazar a identidade nacional asturiana non implica renunciar a outra previa. É moi importante que non o esquezamos porque moitas veces, sen querelo, caemos nos mesmos prexuízos e imposicións das que dicimos querer fuxir. Se queremos construír unha sociedade nova hemos de ter moi claras cousas coma esta e non podemos obrigar á xente que chegue a Asturias a deixar a súa lingua, a súa cultura e a súa identidade como moito para a súa intimidade.

Compre, entre outras moitas cousas, coñecer e preocuparse por todas as culturas que chegaron a Asturias nas últimas décadas. Compre dicirlle a toda esa xente que trouxo estas culturas ao País: grazas, grazas por nos enriquecerdes. Compre, en definitiva, un novo discurso identidario asturiano que teña en conta a diversidade de todo tipo, que poña en valor as nosas linguas nacionais (o galego e o asturiano) e todas as outras que chegaron e poden chegar, que actualice a nosa cultura tradicional e, sobre todo, que non lle diga á xente que son precisas reconversións identidarias para participaren do Proxecto Nacional Asturiano.

Por todo isto quixera por enriba da mesa a necesidade de incluír dentro dese novo discurso nacional asturiano á idea da diversidade non só interna a todos os niveis (dúas linguas nacionais, identidades parroquiais, de concello e comarcais, identidade rural-urbana, identidades de xénero, identidades sexuais…) sinón tamén a diversidade que nos chegou de fóra e forma parte xa da nosa realidade chegases estas hai moito ou fai catro días (o papel do castelán na sociedade, como facilitar o mentemento das novas comunidades lingüísticas, integrar as identidades nacionais chegadas… etc). É unha tarefa dura, pero o proxecto paga a pena.

Sermos inclusivos, entendermos a diversidade, construírmos coma Pobo.

Feminismu pa paisanos

Va unos díes espublizaba una nueva entrada nel so blogue un bon amigu sobre la necesidá de xenerar discursu feminista por y pa paisanos. Evidentemente lo que se fai dende El Paporrubio ye rellanzar una idea yá existente, nun inventamos nada nuevo, pero cuido que yera, efeutivamente, preciso volver sobre’l tema porque tal paez que lo escaecimos. Prestábame agora poner el mio granín d’arena nesti alderique.

De mano, cuido, que precisamos volver poner enriba la mesa dos coses que non por básiques tenemos siempres presentes o clares. Estes dos idees son: el feminismu ye un discursu filosóficu que defende la igualdá ente les persones denunciando en concreto la discriminación por motivu de xéneru; y, vivimos nuna sociedá machista, ello ye, que desicrimina por razón de xéneru a toles persones que nun entren na categoría de «paisanu».

Vaya dos coses fuisti descubrir podéis pensar. Non, nun toi descrubriendo absolutamente nada nuevo, ye verdá, pero como digo más enriba tal paez que perdiemos de vista estes dos coses tan básiques. Y digo que paez que lo escaecimos porque nun actuamos en consecuencia.

Nun actuamos en consecuencia cuando escaecemos que vivir nuna sociedá machista trai arreyao que los paisanos teamos asitianos nuna situación de poder en rellación a les muyeres. Nuna situación de discriminación, seya de la triba que seya, dase una anormalidá nes rellaciones de les coleutivos implicaos. Pero nun ye que’l coleutivu discrimináu tea nuna situación d’anormalidá y heba que lu facer normal asitiándolu nel llau del otru coleutivu. L’anormalidá ta nos dos llaos, porque hai una rellación d’interdependencia, ello ye, el coleutivu non discrimináu ye amás un coleutivu privilexáu.

Cuéntovos esto otra vuelta con una metáfora. Vamos maxinar que la sociedá ta nun podium con trés escalones onde tenemos un escalón A, el cimeru, un escalón B, el mediu, y un escalón C, el fonderu. Toi cuasi seguru que toos vamos coincidir en que les muyeres nuna sociedá machista tán nel escalón C. La cuestión ye, ¿tenemos igual de claro en qué escalón tamos los paisanos? Personalmente cuido que non siempres.

El discursu mayoritariu, y non solo ente los paisanos, ye que la praxis feminista ye da-y fuelgu a la muyer y empobinala pa que xuba escalones, pa que dexe de tar nel fonderu. Si lo dexamos equí ye, precisamente, escaecer en cuálu tamos los paisanos. Esta idea lleva a una mala praxis feminista cargando de responsabilidá a les muyeres, lleva al inmovilismu real de los paisanos y, nos casos más sangrinos, lleva a echa-y en cara a les muyeres la so supuesta incapacidá de llegar a onde tán los paisanos.

Efeutivamente les muyeres nunca nun van poder llegar como coleutivu humanu a asitiase onde tamos los paisanos actualmente. El motivu nun ye que valgan menos, el motivu real ye que precísase un coleutivu marxináu pa qu’exista un coleutivu privilexáu. El feminismu aspira a la igualdá de xéneru, ello ye, a la normalidá, a destruyir la rellación que fai qu’heba un coleutivu privilexáu y otru marxináu, non solo a que desapaeza lo marxinao.

Siguiendo cola metáfora’l podium, hemos tener claro que los paisanos tenemos la obligación de ser parte activa del feminismu porque tamién nós mos tenemos que mover: hemos baxar esi escalón. Cuando formes parte d’un coleutivu privilexáu ye difícil ver que coses que pensamos normales son en realidá privilexos y sonlo porque pa qu’eso normal se dea tien d’existir un coleutivu marxináu.

Nun se trata de fustigamos nin públicamente nin en priváu por ser paisanos y vivir nuna sociedá machista. Nós nun pidimos esta situación como tampoco la pidieren les muyeres. La nuesa responsabilidá ta n’asumir ensin complexos nin tabúes les cares de la moneda: hemos empoderar la muyer pero pa qu’esi empoderamientu seya real y efeutivu los paisanos hemos desempoderanos. Elles han xubir al escalón B, nós hemos baxar al escalón B. Como diría Aristóteles: la virtú ta nel puntu mediu.

Hemos movemos toos, los dos coleutivu, contra una categoría que, siendo tamién básica, munches de veces escaecemos. Hemos reivindicar la categoría persona o ser humanu y asitiala en centru del discursu filosóficu y políticu qu’ha rexir la nueva sociedá que queremos llevantar. Hemos dexar d’existir como paisanos y como muyeres en tanto que categoríes sociales y reinterpretales como lo que son, socategoríes de la categoría básica.

Evidentemente estes dos socategoríes de persona nun abonden pa desplicar la complexa identidá humana tanto personal como grupal. Hemos asitiar tamién a la par d’elles toles demás socategoríes que mos identifiquen: condición sexual, raza, nacionalidá, comunidá idiomática… etc nun siendo nenguna d’elles escluyente nin estática.

Namás asina vamos poder dexar de vivir nuna sociedá onde mos dixebremos ente privilexaos y discriminaos: siendo, primero de nada, persones.

CIEGOS Y XORDOS

Volvamos otra vuelta a falar de Boloña, de la Universidá, de la educación, de la xente, de la xusticia, de la llibertá. La Ilustración, la Revolución Francesa, el marxismu, el socialismu, Méxicu “tierra y llibertá”, Rusia 1917, Mayu 68… Realmente hai abondes razones pa creyer nel ser humanu, na posibilidá de cambéu, nel ameyorar.

En toles ocasiones la mocedá foi’l motor social qu’ideó’l cambéu, quien creyó nelli, quien lluchó por elli. Tolo totalitarismos de toles collores quieren tener siempres controlao a la mocedá y facela partícipe del orde establecíu pa que creya nelli, pa que nun lu custione y lu defenda porque se siente parte d’elli.
Dende los vieyos griegos hasta los inteleutuales d’anguaño, la cultura foi un de los esmolecimientos so. La tresmisión, cultivación y espardimientu d’ella yera lo que-yos pruyía más. Academies, escueles, institutos y universidaes espardíes perdayuri ye una amuesa d’ello.

Agora pensemos nel presente, nesti, nel nuesu.

        Esiste anguaño un refugu mayoritariu nel estudiantáu universitariu contra Boloña. “Nun yera lo que mos prometieron” dicía un titular de La Nueva España del llunes 19. Siendo consciente de la mala publicidá que da esti titular a los gobiernos “socialistes” y más cuando sal espublizáu nun periódicu afín al otru partíu; inclínome en dar por verdadera esta quexa, ente otres coses, porque, como un universitariu más, veo de primer mano esti descontentu que tamién comparto.

Entrúgome yo, fonderamente, si esos alumnos que se quexen agora realmente s’informaron sobro qué degorrios ye’l perfamosu Plan Boloña. Toi seguru de que non, que se guiaron polos folletinos propagandísticos onde lo vendíen como la solución a tolos males de la Educación y del Estáu.

 

 

Boloña trai una reconocencia mínima de los estudios (que non de la titulación) per toa Europa, y trailo al traviés d’un axilizamientu del procesu de convalidación, que sigue siendo’l mesmu, asina que la gran ventaya de la homologación ye una pantasma fecha fumu.

Nel planu económico-social les empreses enancharon el pesu dientro de les Universidaes. La Universidá pasa a ser una ”fábrica de trabayadores” puesto que los estudios de grau van empobinaos a la empleabilidá del alumnado y non a l’adquisición de conocimientos y formación de persones crítiques y pensantes. En definitiva, nun importan tanto los conocimientos sinón adeprender a trabayar.

 

Nel planu estructual, nun hai un cambéu real na estructura al siguir siendo tres etapes (grau-posgrau-doctoráu), pero sí que se encarecen toles etapes, polo que sí hay privatización. Camuda tamién el sistema de beques: sustitúinse les beques a fondu perdíu, por beques-empréstamu a exemplu de los Estaos Xuníos d’América. Preténdese amás que la Universidá dexe de “depender” económicamente del Estáu sufragándose ella mesma (al través d’inversiones d’empreses) y los alumnos los costes. Esto ye una privatización encubierta.

 

A lo postrero, el Plan Boloña fai incompatible trabayar y estudiar a la vez al instaurar una xornada estudiantil equiparable n’hores a la xornada llaboral. Amás, l’horario de clas garra ente les nueve de la mañana y les nueve de la tarde, quier dicir que pues tener clases (d’obligada asistencia) en cualquier momentu ente eses hores. Polo tanto piésllense les puertes a los estudios superiores a una gran parte de la población. Y esto ye una elitización de la cultura.

 

 

Por too esto, toi radicalmente (nel sentíu primeru de “radical”) en contra del Plan Boloña. Creo que se retrocedió sieglos en materia de drechos llaborales y estudiantiles con esta reforma universitaria. Amás, esti procesu ta inmersu nun centralismu político-administrativu a nivel européu que da cada vuelta más poder a un númberu pequeñín de families empresariales y polítiques y afinca l’autoridá internacional de los Estaos en cuenta de los pueblos y los ciudadanos de tol continente. Centralismu, porque esti plan tien les bases nun documentu de 1998 (La Declaración de la Sorbona) roblada por Francia, Reinu Xuníu, Alemaña y Italia. Casualmente los países más influyentes d’Europa y nos que se piensa cuando se fala de salides llaborales a Europa (porque naide piensa en dir pa Crocia, Checoslovaquia o Rumanía). Estos países consiguieron poner a tola universidá europea formando trabayadores pa ellos.

 

Avanzamos contra un lliberalismu fríu, calculador y voraz a “imagen y semejanza” de los EXA; dexando pa prau la cultura, la identidá y dignidá de les persones en pro de beneficios económicos de unos pocos privilexaos. Ensin embargu, la mocedá, yá lo dixi otres vegaes, ta xeneralmente más pendiente d’otres coses (como’l botellón, salir de murga, siguir la prensa’l corazón… etc.). Agora mesmo vamos contra una llamuerga mui escura y nun tán tapeciéndolo muncho, pero nós vamos pa ella: ciegos y xordos.

Boloña, la filoloxía y el llatín

    Como cualquiera que me conoza sabe, siempre tuvi a la contra del famosu Plan Boloña; pero dende qu’entamé la carrera y a sufrilo nes propies carnes el refugu medró enforma. Llargues conversaciones colos compañeros na cafetería; llectures y rellectures del Plan y crítiques de dellos movimientos estudiantiles; clases y más clases absurdes… too acaba arrivando al mesmu puertu: la universidá dexó de ser lo que yera.

    Nun ye esto una renombranza señardosa de lo perdío y contra’l “progresu”; sinón la única concluxón, a la que pue llegar cualesquiera, al ver no que se convirtió la Universdiá. Dende que se crearon siempre tuvieron un enfotu cimeru: tresmitir comocimientos y crear persones cultes. La Universidá foi camudando a lo llargo de la hestoria; pero, dende les escolástiques y elitistes escueles hasta los campus enllenos de fíos d’obreros, siempre caltuvo una seña d’identidá. Siempre foi’l llugar al qu’acudir a formase y deprender, más que conocimientos, a pensar, a ser críticu, a la postre: a ser persona.

    El Plan Boloña supunxo, talo y como lo alvirtieron los movimientos estudiantiles, que la Universidá dexare de ser esa Alma Máter pa tresformase nuna fábrica d’obreros cualificaos pa desendolcar un determináu trabayu y namás qu’eso. Nun busca agora esta antigua institución formar xueces, mélicos, inxenieros, hestoriadores o filólogos que remanen una ciencia correutamente; sinón que busca una persona qu’únicamente sepa enumberar de memoria tolos artículos del Códigu Civil, los güesos y muérganos del cuerpu, la tabla periódica, los reis de la corona española o les gramátiques del castellán. Con saber de memoria ciertos datos y saber aplicalos pa desendolcar un trabayu yá tán cumplíos los oxetivos de la reforma educativa.

    Asina s’entiende la gran carga práutica nos estudios y la importancia y poder que consiguieron les empreses dientro les universidaes. La prate práutica nun va empobinada a aplicar la parte teórica, sinón a desendolcar capacidaes y destreces práutiques pa un trabayu. Cosa que ta perbién pensao sabiendo que ye obligatorio, pa finar los estudios, trabayar nuna empresa (pública o privada). Siguiendo esta lóxica la parte práutica capacítate non pa poner realmente en práutica los tos conocimientos sinón que te capacita pa dir a trabayar a esa empresa ensin que tener ella que malgastar tiempu deprendiéndotea facer ciertes coses.

    En filoloxía, que ye lo que me toca, nun busquen filólogos que remanen correutamente la llingua o llingües estudiaes, qu’entienda lo que dicen ciertos llibros y les idees que defenden; sinón que busquen xente que sepa de memoria les normes ortográfiques y una llista de llibros clásicos de la lliteratura correspondiente. Que sepamos facer cientos de documentos alministrativos y sepamos de memoria la lliteratura castellana pa repetí-yosla a los guaḥes na escuela y qu’ellos la adepriendan. Nun importa que nun sepamos que n’El Quixote hai crítica socio-política y un cantu a la llibertá, abasta con saber que la escribió Miguel de Cervantes y que la asoleyó en 1605 (la primer parte, la segunda en 1615).

    Asina ye que nel nuevu plan d’estudios tenemos una asignatura denomada “Destrezas en español hablado y escrito.” Una asignatura predominantemente práutica. Paez ser que se decataron de que los alumnos (non toos) del reinu español salíen de la universidá ensin saber falar en público, dar una conferencia o tresmitir la información que deprendieron. D’esta miente sáquense de la manga esa nueva asignatura qu’inxerten nos nuevos Graos de filoloxía (nun sé si llamalo asina dao que dexamos d’esistir como facultá y esborriaron de tolos planes esta guapa pallabra). L’asignatura (polo menos na Universidá d’Uviéu) desendólcase al traviés de Clases Espositives, Seminarios y Tutoríes Grupales. Les Clases espositives básense na proyeición d’un Power Point cola teoría que’l profesor, faciendo usu d’una gran dicción, llee tranquilamente. Los Seminarios son lo más paecío a les vieyes clases onde’l profesor esponía la materia y entrugaba de xemes en cuando al alumnáu. A la fin, les Tutoríes Grupales son les clases práutiques onde se faen exercicios al más puru estilu ESO.

    Por contra, escaeciéronse del vieyu y pernecesariu llatín nes nueses titulaciones, siendo sustituyíu por esta otra materia de caráuter xeneral y obligatoria a toles filoloxíes nel primer cursu. De les declinaciones, cadarmes sintáutiques, etimoloxía y lliteratura clásica pasamos a la fechura d’actes, edictos, saludes, CURRÍCULUMS VÍTAE, powers point y demás documentos académico-alministrativos. Menos materia real, peor educación y TERCIENTOS EUROS más de matrícula. Munches gracies Boloña. D’un resentíu estudiantes con ganes de deprender:
MUERTE A DESTRECES DEL ESPAÑOL Y LLARGA VIDA AL LLATÍN NOS ESTUDIOS DE FILOLOXÍA.