A la xente mozo de Piotr Kropotkin

Apurro una tradución propia al asturiano dende l’orixinal francés del textu de 1880 del teóricu anarquista Piotr Kropotkin espublizau na revista socialista La Révolté sol títulu Aux jeunes gens.

Ye a los mozos a quien quiero falar agora. Que los vieyo, los vieyos de corazón ya espíritu, entienda-se; deixen pa prau’l cartafueyu, ensin cansar inútilmente los güeyos con una lectura que nun yos va dicir un res.

Supongo que tienes, aproximao, ente decigüecho ya venti años, que rematesti la formación o los estudios; que tienes entrao na vida. Tienes, cuido, l’espíritu llibre de les supersticiones que catanon inculcar-vos: nun tienes entós mieu al diablu nin vas a ascuchar a cures ya pastores. Entá más, nun yes un vanidosu d’esos, murnios produtos d’una sociedá n’escayencia, que caminen peles pedreres colos calzones de corte mexicanu ya la cara simiu ya que xa a curtia edá namás tienen apetitu de satisfaición al preciu que sía… supongo que, a la contra, tienes bon corazón ya a causa d’ello ye polo que te falo.

Una primer entruga, sé-lo, presenta-se-te. En que vo dar yo? Entruguesti-te una montonera de veces. N’efeutu, quando mozu, entiendes que depués d’estudiar un oficiu o una ciencia per dellos años (a costa la sociedá, repara bien nello) nun ye pa converte-lo nun instrumentu d’explotación ya hai que ser bien depravau, bien comíu pol viciu, pa nun tener suañao daqué día na aplicación de la intelixencia, de les propies capacidaes, de la propia conocencia p’axudar a lliberar los que güei s’atopen na miseria ya na ignorancia.

Tu yes de los que lo suañesti, acuei? Entós, a ver, que vas facer pa que esi suañu se torne realidá?

Nun sé en que condiciones naciesti. Igual favorecíu pol destín, fixesti estudios científicos, convertiesti-te en médicu, advogau, home de lletres o de ciencies; abre-se un amplu campu d’aición delantre to, entres na vida con una gran qualidá de conocencies, habilidaes exercíes; o quier, yes un artesanu honestu, el to conocimientu científico limita-se a lo poco que deprendiesti na escuela mas tuviesti l’avantaxa de conocer de mano cumo ye la sacrificada vida del trabayador d’anguaño.

Aparo-me na primer suposición, más p’arriba retorno a la segunda; admito que recibiesti una educación científica. Supongo que quies ser… médicu.

Mañana, un home en bata va venir por ti pa dir ver un doliente. Va empobinar-te per una d’aquelles caleyes onde los vecinos quasi que toquen les cabeces de los transeuntes. Xubís nun aire corrupto, cola lluz vacilante d’un candil, dos, trés, quatro, cinco plantes cobiertes de roña esvarioso ya, nun quartu escuru ya fríu, topáis la muyer doliente tirada nun xergón cobierta de felpeyos puercos. Los neños pálidos, viviegos, tremeciendo so los felpeyos miren-te arremellando los güeyos.

El maríu trabayó tola vida dolce o trelce hores en qualesquier trabayu; agora lleva trés meses en desemplegu. El desemplegu nun ye dalgo raro na so profesión, repite-se periódicamente tolos años, mas antes, quando elli taba desemplegau, la muyer diba a trabayar de xornalera… quiciás llavando camises, ganando quatro perrones al día, mas ehí lleva adormida dos meses ya la miseria foi creciendo callandino na familia.

Que y dibes aconseyar a la doliente, señor doutor? Tu, que aldoviniesti aína la causa la dolencia, que nun ye otro que anemía xeneral, la falta de comer curioso, la falta d’aire? Una bon bistec caldía? Un poco movimientu al aire llibre? Un quartu secu ya bien airau? Vaya ironía! D’ella poder face-lo xa lo tenía facho ensin el to conseyu!

Si tienes bon corazón, palabra sincera, vista honesta, la familia va cuntar-te bien de coses. Van dicir-te que del otru llau del boladru, la muyer que tus d’un xeitu que fiende’l corazón, ye la pasadora del fierru; que un pisu abaxo, tolos neños tienen fiebre; que la llavandera del baxu nun va ver la primavera que vien ya que nel edificiu vecín la cosa ta pior.

Que yos vas dicir a toos estos dolientes? Comer curioso, mudar de clima, un trabayu menos penosu? Quixeras dici-lo mas nun t’atreves ya sales col corazón esfechu ya un cagamentu nos llabios.

Al otru día entá vas tar pensando nos moradores del arrabalde quando’l to camarada t’explica que ayeri un caminante foi catá-lu, en carroza esta vegada. Yera por una moradora d’un hotel ricu, por una dama, esgotada por delles nueches ensin dormir, que lleva tola vida a los baños, a les visites, a la danza ya a la tema con un home amargau. El to camarada aconseyó-y una vida menos inepta, menos comida caliente, caminar al aire fresco, la calma d’espíritu ya un poco de ximnástica en casa pa sostiuyir, ata ciertu puntu, el trabayu produtivo!

Una muerre porque, en tola vida, enxamás comeu curioso nin descansó abondo; la otra amostalga porque en tola vida nunca supo lo que ye trabayar…

Si yes d’una d’estes natures muelles que s’afaen a too que, a la vista de los fechos más revolvedores sollivies-te con un sospiru llixeru ya una taza; entós afarás-te a la llonga a estos contraste ya, cola natura de la bestia axudando, nun vas tener problema pa inxerir-te nes files de catadores de placer pa nun t’atopar enxamás ente los miserables. Mas si yes paisanu, si cada sentimientu se traduz en ti nun actu de voluntá, si la bestia nun mató’l ser intelixente, entós, un día vas tornar pa casa diciendo: «Non, ye inxusto, nun s’han d’abasar asina. Nun se trata de sanar dolencies, trata-se de preveni-les. Un poco de bienestar ya de desendolcu intelectual abonda pa eliminar de les nueses llistes dolientes ya dolencies. Al diablu coles drogues! Con aire, comer ya un trabayu menos idiotizante abonda pa comenzar. Ensin ello esta profesión médica nun ye otro que un engañu ya una pretensión!».

Entós aquel día vas comprender el socialismu. Vas querer conoce-lu bien ya, si l’altruísmu nun ye una palabra valera ensin xacíu pa ti, si apliques al estudiu de la qüestión social la severa indución del naturalista, vas atopar-te entós nes nueses files ya vas trabayar, como nós, pola revolución social.

Mas ye posible que digas: «Al diablu la práctica! Cumo l’astrónomu, el físicu, el químicu vamos dedicar-mos a la ciencia pura? Eso namás va dar frutos si ye pa les xeneraciones futures!»

Vamos tentar, de mano, entender en sembla que ye lo que catáis na ciencia. Sedrá simplemente’l placer -ciertamente inmensu- que mos da l’estudiu los misterios de la natura ya l’exerciciu de les nueses facultaes intelectuales? Nesti casu, entrugo-te, en que se diferencia quien cultiva la ciencia pa pasar agradablemente la vida de quien cata na vida’l gociu inmediatu ya la topa nel vino?  El científicu, con certeza, escoyó meyor la fonte de placeres xa que los que obtiene son más intensos ya duraderos, mas más nada! L’un ya l’otru, l’enfilau ya’l científicu tienen el mesmu obxectivu egoísta: el placer personal.

Mas non, nun quies esta vida d’egoísta. Trabayando pa la ciencia entiendes que trabayes pa la humanidá ya ye esta idea que te guió na escoyeta la to pescuda científica…

Bella ilusión! Quien de nós nun la tocó un poco nin per un momentu quando comenzaba espatuxa na ciencia.

Mas, si realmente pienses na humanidá, si ye eso lo que motiva los tos estudios, presenta-se-te una formidable obxeición delantre, porque, siempres que tengas un espíritu xustu, vas decatar-te darreu que na sociedá actual la ciencia namás ye un produtu de luxu, que sirve pa facer-y la vida más agradable a unos pocos ya sigue siendo asbolutamente inaccesible a la quasi totalidá de la humanidá.

De fechu, va más d’un sieglu que la ciencia estableceu nociones cosmogóniques sólides mas a quanto s’alza’l númberu d’aquellos que les poseyen o que adquirienon un espíritu críticu realmente científicu? Unos pocos millares que se pierden pente los cientos de millones que entá comparten prexudicios ya superticiones, dignes de bárbaros, expuestos a conseqüencia a sirvir siempres de xuguetes pa los impostores relixiosos.

O simplemente da una güeyada a lo que fixo la ciencia por ellaborar les bases racionales de la hixiene física ya moral. Diz-mos cumo habemos de vivir pa conservar la salú del cuerpu, cumo caltener en bon estau les poblaciones; indicamos el camín a la felicidá intelectual ya moral. Mas tou esti inmensu trabayu nun ye cierto que queda como lletra muerto nos llibros? Por que ye? Porque güei la ciencia namás ta fecha por un puñaín de privilexiaos, porque la desigualdá social que divide la sociedá en dos clases, la de los asalariaos ya la de los detentores del capital, fai que les ensiñances sobre les condiciones de la vida racional sían una burlla pa nueve décimes de la humanidá.

Diba poder citar-te entá bien d’exemplos, mas abrevio: namás sal del estudiu de Faustu onde los vidros prietos de polvu malapenes dexen posar la lluz del día sobre los llibros, mira la redolada ya a cada pasu vas dir atopando por tigo mesmu pruebes que sofiten esta idea.

Nun abonda xa con acumular verdaes ya descobriciones científiques. Primero de nada importa difundir les verdaes adquiríes pola ciencia, dar-yos vida,  face-les de dominiu común. Importa asegurar que toos, la humanidá completa, sía capaz d’asimilá-los, d’aplicá-los; que la ciencia deixe de ser un luxu, que sía la base de la vida de toos. La xusticia quier-lo asina.

Inda más: ye’l propiu interés de la ciencia lo que lo impón. La ciencia namás avanza realmente quando una nueva verdá topa con una realidá xa preparada p’acceptá-la. La teoría del orixe mecánicu de la calor, expuesta’l sieglu pasau nos mesmos términos que roblanon Hira ya Clausius, permaneceu soterrada nes memories académiques ata que la conocencia de la física expandeu-se abondo cumo pa criar un ambiente capaz d’acceptá-los. Tuvienon que pasar trés xeneraciones pa que les idees d’Erasmus Darwin sobre la evolución de les especies fosen recibíes favorablemente pel nietu ya que les academies les acceptesen, non ensin presión, cierto ye, per parte de la opinión pública. El científicu, cumo’l poeta o l’artista, ye siempres produtu de la sociedá na que se mueve ya depriende.

Mas si te caltries d’estes idees, entenderás que ye importante sobre manera producir una tresformación fonda d’esti estau de les coses que güei condena’l científicu a desbordar-se de verdaes científiques mentes que obliga a siguir a la quasi totalidá de seres humanos cumo taben va cinco o diez sieglos, esto ye, n’estau d’esclavitú cumo máquines, incapaces d’asimilar les verdaes establecíes [científicamente]. Ya’l día que vos pongáis a trabayar con esta idea ampla, humanitaria ya fondamente científica, aquel día vas perder el gustu pola ciencia pura. Vas poner-te a catar los medios pa realizar esta tresformación ya, si amiestes a esta cata la imparcialidá que guió les tos pescudes científiques, entós necesariamente vas adoptar la causa del socialismu; vas frañar colos sofismos ya vas venir a sumar-te a nós, cansau de trabayar pa procurar placeres a esi pequeñu grupu que xa los tien cobiertos, vas poner la to iluminación ya la to devoción dafechu al serviciu de los oprimíos.

Ya vas quedar seguru entós, col sentimientu del deber cumplíu, en viendo que s’establez una relación real ente los tos sentimientos ya los tos actos, mesmo vas atopar fuercies dientro de ti de les que nin suspechabes la existencia. Ya quando, un día —que otramanera nun ta llonxe, nin con ello ofiendes los tos profesores— quando llegue aquel día que digo, la tresformación pola que lleves trabayando tantu tiempu, coles nueves fuercies del puxante trabayu científicu colectivu ya cola puxante cooperación de los exércitos de trabayadores que van venir pa poner la so fuercia de trabayu al to serviciu, va ser entós quando la ciencia va garrar un nuevu puxu que, en comparanza colos lentos progresos de güei, lo actual van semeyar simples exercicios d’escolinos.

Gociai entós de la ciencia, porque esti gociu va ser pa toos!

II

Si termines los tos estudios de drechu ya tas entamando pa dir pa un gabinete, guapamente tu tamién teas criando falses ilusiones sobre la to futura actividá, admito que yes de los que meyor conoz l’altruísmu. Pienses, seique, «Consagro la vida a la llucha ensin tregua nin mercé contra toles inxusticies! Aplico-me en facer triunfar la llei, expresión de la xusticia suprema! Que vocación pue ser más bella?» ya entres a la vida enllenu d’enfotu en tigo mesmu ya na vocación que escoyeras.

Bien, vamos abrir la crónica xudiciaria d’un xornal ya ver que ye lo que te diz la sociedá.

Velaquí un ricu propietariu: pide la expulsión d’un colonu que nun paga la renda convenida. Dende’l puntu de vista legal, nun hai dulda posible: xa que’l paisanu nun paga ha de colar d’ellí. Mas si analisamos los fechos, esto ye lo que podemos deprender. El propietariu gasta siempres les rendes en folixes, el paisanu trabaya tol día. El propietariu nun fai nada por ameyorar les tierres ya’l valir triplicó-se, sicasí, en cinqüenta años gracies a la plusvalía dada al suelu pol trazau d’una vía de fierro, poles nueves estraes locales, pol secamientu de llamuergues, pola secha abierta en zones incultes; ya’l paisanu que contribuyó llargamente a dar-y esta plusvalía a la tierra, arruina-se; cayíu en manes d’axentes comerciales, perdíu de deldes, xa nun pue siguir pagando al propietariu. La llei, siempres del llau de la propiedá formal, da la razón al propietariu. Mas tu, en quien les ficciones xurídiques entá nun matanon el sentimientu de xusticia, que vas facer? Solicitarás que llancen al camín al paisanu -que ye lo que ordena la llei- o bien solicitarás que’l propietariu retorne al paisanu tola parte de la plusvalía que crió trabayando neses tierres -que lo que la xusticia dicta?  De que llau te vas poner? Cola llei mas contra la xusticia? O bien cola xusticia mas entós contra la llei?

Ya quando los trabayadores se ponen en greve contra’l patrón, ensin avisá-lu quince hores primero, de que llau te vas poner? Del llau de la llei, esto ye del llau del patrón quien, aprovechando’l tiempu de crisi, saca beneficios escandalosos (llei’l famosu procesu de Reims), o bien contra la llei mas colos obreros que en tou esi tiempu recibíen salarios de 2,5 francos mentes víen amostiar los fíos ya les muyeres? Vas defender esa ficción que consiste n’afirmar la «llibertá de transaición»? O bien vas sofitar la equidá, en virtú de la qual un contratu algamau ente quien come bien ya quien viende’l so trabayu pa comer, ente’l fuerte ya’l feble, nun ye un contratu?

Velaquí otru casu. Un día, en París, un home ronda alredor d’una carnicería. Garra una bistec ya comienza a correr. Arresten-lu, entruguen-y ya depriende-se que ye un obreru ensin trabayu, que elli ya la familia nun tienen de nada pa comer va quatro díes. Suplica-se al carniceru que lu deixe marchar, mas el carniceru quier el triunfu de la xustifica! Aporfia ya l’home ye condenau a seis meses de prisión, asina lo quier el ciegu Temis. Ya la to consciencia nun se va revolver contra la llei ya contra la sociedá en viendo que condenes análogues se pronuncien a cada hora, ho?

O bien, vas solicitar l’aplicación de la llei contra esti home que, maltratau, humildau dende la infancia, que creceu ensin sentir nunca una palabra de simpatía, acaba por matar al vecín pa garrar-y cien monedes? Vas solicitar que lu guillotinen o -entá pior- que lu enzarren venti años nuna prisión, sabiendo que ye un doliente más que un criminal ya que, en tou casu, ye na sociedá entera na que recái la responsabilidá del crime?

Vas solicitar que tiren a los calabozos a los teixedores que, nun momentu d’exasperación, van prender-y fueu a la fábrica? Que unvien al pontón aquel home que va disparar un asasín conorau? Que afusilen el pueblu insurxente que llanta nes barricaes la bandera del futuru?

Non, mil vegaes non!

Si razones, en cuenta de repetir lo que t’ensiñanon, si analises ya alliberes la llei d’estes nubes de ficción cola que s’endolcó pa tapar l’orixe, que ye’l drechu del más fuerte, ya la so sostancia, que foi siempres la consagración de toles opresiones llegaes a la humanidá pola so sangrina historia, entós vas sentir un refugu supremu por esta llei. Vas comprender que dar en sirvidor de la llei escrita ye oponer-se cada día a la llei de la consciencia ya mercadar con ella; ya cumo esta llucha nun pue durar, quier trayes la to consciencia ya te conviertes nun canalla, quier ruempes cola tradición ya vienes con nós a trabayar pola abolición de toles inxusticies: económiques, polítiques, sociales.

Mas entós nun vas ser socialista, vas ser revolucionariu.

Ya tu, enxeñeru mozu, que suañes con ameyorar, coles aplicaciones de la ciencia a la industria, la suerte de los trabayadores, vaya triste desencantu, vaya deceiciones t’asperen! Das la enerxía xuvenil de la to intelixencia a la ellaboración d’un proxectu que vía ferria que, serpentando pel cantu los precicipios ya perforando’l corazón de xigantes de granitu, connecte dos países separtaos pola natura. Mas, una vegada na obra, ves esti escuru tunel de batallones d’obreros dielmaos poles privaciones ya les dolencies; ves otros que tornen pa casa llevando malapenes daqué sueldu ya los xérmenes induldables de la ptisi, ves los cadabres humanos -resultau d’una infame avaricia- marcar cada metru que avanza la to vía ya, en terminada, ves que a la fin se tresforma nun camín pa los cañones de los invasores…

Dediquesti la mocedá a una descobrición que había de simplificar la produción ya depués de bien d’esfuercios, de bien de nueches ensin sueñu, finalmente tas en posesión d’esta preciada descobrición. Apliques-la ya’l resultau perpasa les tos esperances. Diez mil, venti mil obreros despidíos por ello! Los que queden, neños los más d’ellos, reducíos a máquines! Trés, quatro, diez patronos fadrán fortuna ya «beberán xampán a copa llena»… yera esto lo que queríes?

Finalmente, estudies el progresu industrial recién ya ves que la costurera nun ganó nada, un res, cola descobrición de la máquina de coser; que l’obreru del tunel de Gothard muerre d’ancilostomiasi magar les perforadores con corona de diamante; que l’albañir ya’l xornaleru tán ensin trabayu al llau de los ascensores Giffrad… ya si discutes los problemes sociales cola independencia d’espíritu que te guió nos problemes técnicos, llegues necesariamente a la conclusión de que, sol réxime de la propiedá privada ya sol salariau, cada nueva descobrición, llonxe d’aumentar el bienestar del trabayador, nun fai otro que tornar más pesada la so servitú, el trabayu más embrutecedor, el desemplegu más freqüente ya les crisis más agudes, ya que aquelli que xa tien tolos placeres aseguraos, ye l’únicu que lo aprovecha.

Que vas facer entos, en llegando a esta conclusión? Quier comiences a trair la to consciencia con sofismos; depués, un bon día, arrenuncies a los tos honestos enfotos de mocedá ya comiences a procurar emplegar, pa tigo mesmu, aquello que da drechu al placer, entrando asina nel terrén de los explotadores. Quier, si tienes un poco corazón, dirás: -«Non, nun ye esti’l tiempu de facer descobriciones! Hai que trabayar pa tresformar el réxime de produción pa que la propiedá individual sía abolida ya entós cada nuevu progresu individual sí se va facer en beneficiu de tola humanidá; ya toa esta masa de trabayores, máquines güei ya seres pensantes naquel entós, aplicando a la industria tola so intuición sustenida al estudiu ya exercida nel trabayu manual, va consiguir alzar el progresu técnicu a un nivel talu que en cinqüenta años va poder llograr coses que güei nin mos atrevemos a suañar».

Ya que dicer al mestru d’escuela, non a aquel que considera la profesión un trabayu aburríu, mas a aquel que, arrodiau d’una banda d’allegres rapacetos, siente-te a gustu so les miraes viviegues, metanes de les felices sorrises, ya que cata espertar neses pequeñes cabeces les idees humanitaries que bien davezu elli mesmu tenía quando mozu?

A menudo, veo-te murniu ya sé que ye lo que te fai poner mala cara. Güei’l vuesu alumnu más estimau que nun diba mui avanzau en llatín, ye verdá, mas nun quita pa tenga un gran corazón, cuntó con tantu enfotu la llenda de Guillelme Tell! Brillaben-y los güeyos, asemeyaba que diba apuñalar ehí mesmo tolos tiranos, recitó con tantu fueu esti pasionau versu d’Schiller:

Puxa esclavu, quando ruempas la cadena,

puxa home llibre, nun tremas!

Mas en llegando a casa la ma, el pá, el tíu, reñenon per elli bien d’ello pola falta de consideración pa col cura o’l guarda rural, aporfianon-y una hora entera sobre «la prudencia, el respeutu a les autoridaes, la somisión» ya dexó de llau a Schiller pa ller l’Arte de facer el to camín nel mundu.

Ya depués, ayeri mesmo, dixenon-te que los tos meyores alumnos salienon toos mal: un namás que piensa en galones d’oficial; l’otru, en compaña col patrón, roba los magros salarios de los obreros; ya tu, que tanta d’esperanza punxeras nestos mozos, quedes reflexionando sobre la triste contradición que existe ente lo real ya lo ideal.

Entá tas reflexionando sobre ello! Mas preveo que dientro dos años, depués de tener desilusión tres desilusión, deixarás de llau los tos autores favoritos ya acabarás por dicier que Guillelme Tell yera un pá ciertamente honestu mas, al fin ya a la postre, un poco llocu; que la poesía ye una cosa excelente cabo’l fueu, sobre manera depués de poner escuela tol día, mas depués de too, los señores poetes anden tol día nuna nube ya los versos nun tienen un res que ver nin cola vida nin cola próxima visita del Señor Inspector.

O, al aviesu, los tos suaños de mocedá convierten-se na firme convicción del home adultu. Tu quixeras la instrucción ampla, humanitaria, pa toos, na escuela ya fuera la escuela, ya en viendo que esto ye imposible nes condiciones actuales ataques les bases mesmes de la sociedá burguesa. Entós, puestu a disponibilidá del ministeriu, vas deixar la escuela ya vas venir ata nós, con nós, a dicer a homes vieyos, mas menos instruyíos que tu, aquello que ye atractivo saber, aquello que la humanidá ha de ser, lo que pue ser. Vas venir a trabayar colos socialistes pa la tresformación completa del réxime actual nel camín de la igualdá, la solidariedá ya la llibertá.

Ya tu, artista mozu, escultor, pintor, poeta, músicu, nun repares en que’l fueu sagrau que inspiró los tos predecesores, falta-te agora, a ti ya a los tos? Que l’arte ye banal, que reina la mediocridá?

Ya tien que ser asina? L’allegría de tener atopao’l mundu antigu, de tornar a somorguiar-se nes fontes de la natura, l’allegría que fixo les obres mestres de la Renacencia, nun existe nel arte contemporanio; la idea revolucionaria abandonó-se fríamente nel presente ya, n’ausencia d’idees, piensa que atopó una nel realismu, quando güei s’esfuercia en fotografar en color la gota la xelada posada na fueya d’una planta, n’imitar los músculos de les pates d’una vaca o en describir minuciosamente, en prosa o en versu, el barru asfixiante d’un sumidoriu o’l tocador d’una prostituta de luxu!

Mas, con too esto, que facemos? dirás.

Si’l fueu sagrau que dices poseyer nun ye otro que un muñón afumau, entós vas siguir faciendo lo que xa fixesti, el to arte arte va dexenerar aína na profesión de decorador de sales de comercios, de fornidor de llibretos pa les Bouffes ya de cartafueyos pal señor de Girardin -los más de vós marcháis escopetaos per esta pendiente inclinada…

Mas si realmente’l to corazón valta a l’unison col de tola humanidá, si, cumo verdaderu poeta, tienes una oreya pa enteder la vida, entós en presencia d’esta mar de sofrencies que anubre al to redor, en presencia d’estos pueblos que muerren de fame, d’estos cadabres amontonaos nes mines ya d’estos cuerpos mutilaos que xacen en montículos al pie les barricaes, d’estos convois d’exiliaos que se van soterrar na nieve de Siberia ya nes sableres de les islles tropicales, en presencia de la la llucha sumprena que arrinca, de los glayíos de dolor de los vencíos ya de les orxíes de los vencedores, del heroísmu contra la cobardía, del espíritu noble contra la vil maldá; nun vas poder permanecer neutru: vas venir pa tar del llau de los oprimíos porque sabes que lo bello, lo sublime, la vida en definitiva, tán siempres del llau de quien llucha pola lluz, pola humanidá, pola xusticia!

Finalmente m’apares!

Que diablos! dices. Mas si la ciencia abstracta ye un luxu ya la práctica de la mecidina una farsa; si la llei ye una inxusticia ya la descobrición técnica un instrumentu d’explotación; si la escuela, a diferencia de la conocencia práctica, ta derrotada de xuru ya l’arte ensin un ideal revolucionariu namás pue dexenerar, que ye lo que me queda por facer?

Bien, respuendo-te :

—Una xera inmensa, atractiva en grau cimeru, una xera na que los actos van dir en completu alcuerdu cola consciencia, una xera capaz de facer xorrecer les natures más nobles, les más vigoroses.

Que xera ? — Explico-te-lo

III

Quier corruempes cola to consciencia ya acabes un bon día diciendo-te: «la humanidá va perecer, visto que yo vo tener tolos placeres mentes la xente sía tan fato cumo pa permitir-me aprovechar-me d’ello». Quier t’amiestes a los socialistes pa trabayar con ellos pola tresformación completa de la sociedá. Tala ye la conseqüencia forciada de l’análisi que tenemos fecho. Tala va ser siempres la conclusión lóxica a la que ha de llegar forciosamente tou ser intelixente, siempres que razone honestamente sobre lo que acontece alredor de sigo mesmu ya refugue con razón los sofismes que-y calienten la oreya de la so educación burguesa ya la opinión interesada de quien ta na contorna personal.

N’adquiriendo entós esta conclusión, la entruga «que facer?» vien naturalmente de so.

La respuesta ye fácil.

Namás has de salir d’esi ambiente en que tas enzarrau u ye vezu dicer que’l Pueblu nun son más que fatos, vien col Pueblu; ya la respuesta apruz ella sola.

Vas ver que per dayuri, en Franza cumo n’Alemaña, n’Italia cumo nos Estaos Uníos, enlleno de privilexiaos ya oprimíos, ta desenvolviendo-se un trabayu escomanau na clase obrera, cuxu obxectivu ye frañar coles servitúes impuestes pol feudalismu capitalista ya afitar los fundamentos d’un sociedá establecida sobre les bases de la xustifica ya la igualdá. Xa nun abonda con que la xente de güei exprese les sos queixes al traviés d’unos cantares cuxa melodía te fiende’l corazón, la que cantanon los siervos del sieglu XVIII ya canta entá’l llabriegu eslavu; quien trabaya, cola consciencia de lo fecho ya contra tou obstáculu, pola so lliberación.

El pensamientu exercita-se constamente n’aldovinar que s’ha de facer pa que la vida, en cuenta de ser una maldición pa trés quartes partes de la humanidá, sía felicidá pa toos. El trabayos aborda los problemes más duros de la socioloxía ya cata resolve-los de bon xeitu, col espíritu d’observación, cola dura experiencia. Pa entender-se con otros miserables cumo elli, cata d’agrupar-se, d’organizar-se. Constitui-se en sociedaes malapenes susteníes por probes contribuciones; cata d’entender-se acullá de les fronteres ya, meyor que los retóricos filantropos, entama-lo too pal día en que les guerres ente pueblos sían imposibles. Pa saber que tán faciendo los sos ermanos, pa conoce-los meyor, pa ellaborar les idees ya propagá-les, sustién —mas a cuenta de quantes privaciones, de quantos sacrificios!— una prensa obrera. A la fin, la hora llegó; alza-se ya, tiñendo de vermeyo col sangre propio les llastres de les barricaes, llancia-se a la conquista de les sos llibertaes que los ricos ya poderosos supienon corromper en privilexios pa torná-los contra elli.

Vaya riestra d’esfuercies continos! Vaya llucha incesante! Vaya trabayu, recomenzau constatemente, daquando pa enllenar los furacos que deixen les desercioones (pol cansanciu, pola corrupción, pola persecución); daquando pa reconstituyir les files endelgazaes polos afusilamientos ya les ametralladores! Daquando pa volver entamar los estudios bruscamente interrompíos poles exterminaciones masives!

Los xornales críen-los homes que tuvieran que-y arrincar a la sociedá migayes d’instrución privando-se del suañu ya la comida; l’axitación sustién-se colos céntimos, garraos de la estrita necesidá, davezu del mesmu pan seco; ya too ello, so la presión contina de ver aína la familia reducida a la más absoluta de les miseries, desque’l patrón se decate de que «el so obreru, el so esclavu, ta construyendo’l socialismu!».

Velaquí lo que vas ver, si vas col Pueblu.

Ya nesta llucha ensin fin, quantes de veces el trabayador, vencíu pol pesu los pilancos, entrugó-se en vano: «Toa esta xente mozo que se formó gracies a nós, esos mozos que alimentemos ya vistimos quando estudiantes, u-lo? Pa quien construyimos, col llombu agorrumbau ya l’estómadu fundíu, eses cases, eses academíes, esos museos? Pa quien imprimimos, cola cara pálida, estos bellos llibros que nin tan siquier podemos ller? Esos profesores que dicen poseyer la ciencia humanitaria ya pa quien la humanidá nun val más que una especie rara d’erugues, u-los? Esos homes que falen de llibertá ya enxamás defenden la nuesa, pisada tolos díes? Esos escritores, esos poetes, esos pintores, toa una banda d’hipocrites dicho nuna palabra, que enllenen los güeyos de llárimes al falar del Pueblu mas que nunca los topamos ente nós, axudando-mos nel trabayu?»

Unos gocien-se na so covarde indiferencia; otros, los más, desprecien «la gandaya» ya tán siempres aparaos a tirar-se a ella si osa tocar los sos privilexios.

De quando en vez apruz un mozu que suaña con tambores ya barricaes ya que vien catando escenes de sensaciones mas que desierta de la causa del Pueblu desque se decata que la rota de la barricada ye llonga, que’l trabayu ye penosu ya que per esti camín mecen-se les corones de lloreu que quier conquistar coles espines. Nos más de los casos, son ambiciosos insatisfechos que, tres de tener fracasao nes primeres tentatives, caten arrampuñar los sufraxios del Pueblu, mas son tamién quien más tarde se tornen contra elli en quantes que quiera aplicar los principios que ellos mesmos profesanon, guapamente inclusive lleguen a apuntar los cañones contra’l proletariu si osa mover-se primero de que, ellos, los xefes, dean la siñal.

Amiesta l’insultu fatu, el menospreciu altaneru, la calumnia covarde de parte de la gran mayoría ya vas tener tolo que’l Pueblu recibe agora de los más de la mocedá burgués p’axudar na so evolución social.

Ya depués de too ello entá te dibes entrugar: «que facer?» quanto ta too por facer! Quando tou un exércitu de de xente mozo va atopar dalgo a lo que aplicar la fuercia entero de les sos moces enerxíes, de la so intelixencia, del so talentu, p’axudar el Pueblu nesta inmensa xera que xa ta entamada!

Tu, amante de la ciencia pura, si te caltrien los principios del socialismu, si comprendiesti la trescendencia de la revolución que s’avera, nun te decates que tola ciencia s’ha de refacer pa pone-la d’alcuerdu colos nuevos principios; que s’ha de complir nesta estaya una revolución cuxa importancia va perpasar con muncho la que se consiguíu nes ciencies en sieglu XVIII? Nun compriendes que la historia —güei «un cuentu conveníu» sobre la grandeza de reis, de grandes personaxes ya parlamentos— s’ha de refundir dende’l puntu de vista popular, dende’l puntu de vista del trabayu desendolcau poles mases nes evoluciones de la Humanidá? Que la economía social —güei consagración de la explitación capitalista— s’ha d’ellaborar toa de nuevo tanto nos principios fundamentales cumo nes incuntables aplicaciones? Que l’antropoloxía, la sicoloxía, la ética s’han de remocicar completamente ya que mesmes les ciencies naturales, consideraes so un nuevu puntu de vista, han de sofrir una profunda modificación no que fai al xeitu mesmu de concibir los fenómenos naturales ya’l métodu d’exposición? —Entós, fai-lo! Pon la to lluz al serviciu d’una bona causa! Mas sobre manera vien a axudar-mos cola estrita lóxica pa combater los prexuicios seculares, pa ellaborar cumo síntesi les bases d’una meyor organización; sobre too, depriende-mos a aplicar a los nuesos razonamientos l’audacia de la verdadera investigación científica ya, faciendo d’exemplu, muestra-mos cumo sacrifiques la vida pol triunfu de la verdá!

Tu, médicu, a quien la dura experiencia te fixo comprender el socialismu, nun canses de dicer-te güei, mañana, a cada hora ya a cada ocasión, que la humanidá marcha pa la dexeneración si se mantién nes condiciones actuales d’existiencia ya de trabayu; que les tos drogues van quedar impotentes contra les dolencies mentes el noventa-y-nueve per cientu la humanidá vexete nunes condiciones absolutamente contraries a les que quier la ciencia; que son les causes de les dolencies les que s’han d’eliminar ya di-mos que se precisa pa eliminar eses causes. Ven col escalpelu, diseca con mano segura esta sociedá en vía de descomposición, di-mos que una existencia racional ha ya pue ser ya, cumo verdaderu médicu, repiti-mos que nun podemos quedar paraos énte la supresión d’un miembru grangrenau quando pue infectar tol cuerpu.

Tu, que tienes trabayao nes aplicaciones de la ciencia a la industria, ven ya cunta-mos francamente qualu foi’l resultau de les tos descobriciones; di a los que nun s’atreven a llanciar-se con gana al fututu, los nuevos inventos que la conocencia yá adquirida lleva sobre los costinos, que pue llegar a ser la industria en meyores condiciones, que pue llegar a producir l’home si siempres produz p’aumentar la so produción. Trai, en definitiva, el sofitu de la to intuición, del to espíritu práticu ya del to talentu d’organización, en cuenta de pone-los al serviciu de los explotadores.

Tu, poeta, pintor, escultor, músicu, si tienes comprendío la to verdadera misión ya los intereses del arte mesmu, ven ya pon la to pluma, el to pincel, el to cincel al serviciu la revolución. Cunta-mos col to prestosu estilu o con quadros rellumantes les lluches titániques de los pueblos contra los sos opresores; inflamai los corazones mozos col aliendu revolucionariu que inspiró los nuesos ancestros; di-y a la muyer lo curiosa queye  l’actividá del maríu si da la vida a la gran causa de la emancipación social. Muestra al pueblu lo feo que tien la vida actual ya fai-mos saber les cuases d’esta fealdá; di-mos que una vida ración ye posible de nun tener que chocar a cada pasu coles ineptitúes ya ignominies del orde social actual.

A les últimes, tolos que tengáis conocimientu, talentu, si tienes bon corazón, ven connosco, tu ya’l to conocimientu, ya pongo-lo al serviciu de quien más precisa d’ello. Ya repara en que si vienes, non cumo mestru, mas cumo camarada de llucha; non cumo gobernador, mas pa inspirar-te tu mesmu nun nuevu ambiente que marcha a la conquista del futuru; menos pa ensiñar que pa concibir les aspiraciones de les mases, aldoviná-les ya formulá-les ya depués trabayar, ensin descansu, continamente ya con tol enfotu de la mocedá, pa traye-les a la vida; repara en que entós, ya namás entós, vas vivir una vida completa, una vida racional. Vas ver que caún de los esfuercios nesti camín va dar fruchos abondo; ya esti sentimientu d’alcuerdu establecíu ente los actos ya los mandamientos de la consciencia, va dar-te unes fuercies que tu mesmu suspechabes.

La llucha pola verdá, pola xustifica pola legalidá, tanto col pueblu, que otro hai más prestoso na vida?

IV

Tomó trés llongos capítulos demostrar a los mozos de les clases acomodaes que en presencia del dilema que yos va poner la vida, van ver-se obligaos, si son valientes ya sinceros, a venir colos socialistes ya a abrazar con ellos la causa de la revolución social. Esta verdá ye asina de cenciella! Mas, falando a los que fonon influyenciaos pol mediu burgués, que de sofismes pa combater, que de prexudicios pa vencer!  Que d’obxeiciones interesaes habéis d’escartar!

Ye más fácil pa min ser más curtiu al falar güei a los mozos del Pueblu. La fuercia mesma de les coses lleva-te a ser socialista, siempres que tengas el coraxe de razonar ya actuar en conseqüencia. De fechu, el socialismu modernu surdíu de les profundidaes mesmes del Pueblu. Si dalgunos pensadores, salíos de la burguesía, vinienon a trayer la sanción de la ciencia ya’l sofitu de la filosofía, el fondu les idees enu nciaes son, sicasí, un produtu del espíritu colectivu del Pueblu Trabayador. Esti socialismu racional de la Internacional, que ye güei la nuesa meyor fuercia, nun se ellaboró nes organizaciones oberes, so la influyencia direuta de les mases? Ya los pocos d’escritores que ufrienon sofitu pa esti trabayu d’ellaboración, foi otra cosa que la d’atopar la fórmula de les aspiraciones que xa xurdíen pente los obreros?

Abandonar les files del Pueblu Trabayador ya nun se dedicar al triunfu del socialismu ye, poro, desconocer los propios intereses, renegar de la propia causa ya de la so misión histórica.

Remembres el tiempu, quando neñu, en que baixesti un día d’hibiernu a xugar a caleya solombriega? El frío mordeu-te los costinos al traviés de la ropa ruino ya’l barru enllamorgó-te los los zapatos rotos. Xa, quando viesti pasar de llonxe aquellos neños regordetos ya ricamente vistíos, que te miraben con aire altaneru, sabíes perfeutamente que aquellos rapacetos, repolludos, nun valíen nin pa ti nin pa los camarades, nin por intelixencia, nin por xacíu, nin por intelixencia. Mas depués, cuando tu tuviesti que t’enzarrar nun taller, dende les cinco o les seis de la mañana —pa pasar dolce hores al par d’una máquina ruidosa ya, máquina tu mesmu, siguir día a día años enteros los sos movimientos de despiadada cadencia— en pasando tou esi tiempu ellos, los otros, diben tranquilamente a instruyir-se nos colexios, nes sos guapes escueles, nes universidaes. Ya agora, esos memos neños, menos intelixentes mas más instruyíos que tu ya que van converter-se nos tos xefes, van poder gociar de tolos placeres de la vida, de tolos beneficios de la civilización; ya tu? que t’aguarda a ti?

Entres dientro d’un pequeñu apartamentu sombríu ya húmidu, onde cinco, seis seres humanos bullen nun espaciu de pocos de metros quadraos; onde to ma, cansada pola vida, más avieyada polos esmolecimientos que pola edá, ufre-te cumo únicu alimentu pan, pataques ya un líquidu prieto qualificau irónicamente de café; onde cumo única distraición tienes tolos díes nel orde del día la entruga de saber cumo vas pagar-y mañana al panaderu ya en pasando mañana al propietariu!

Que! Vas tener que llevar la mesma existencia miserable que to pá ya to ma llevanon trenta, quarenta años? Trabayar tola vida pa proporcionar-y a otros tolos placeres del bienestar, de la sabiduría, del arte, ya guardar pa ti l’esmolecimientu continu por una migaya pan? Arrenunciar pa siempres a tolo que fai bella la vida pa garantir-y toles avantaxes a un garapiellu de folganzanes? Matar-se nel trabayu pa nun conocer más que la vergoña, ya la mesma miseria, quando llegue’l desemplegu? Esto ye tolo que acobicies na vida?

Pue que te resignes. Nun viendo igua a la situación pues dicer-te: «xeneraciones enteres sofrienon la mesma suerte, ya yo, que nun puedo facer cosa pa mudá-lo, tamién lu he de sofrir! Vamos, entós, trabayar ya tratar de vivir lo meyor posible».

Sía! Mas entós la vida mesma va allumar-te.

Un día, llegará la crisi, una d’estes crisis, non xa pasaxeres cumo antes, mas que tán matando tola industria, reduciendo a la miseria a millares de trabayadores ya dielmando les families. Lluchas, cumo los otros, contra esta calamidá. Mas bien aína vas perceber cumo la muyer, el fíu, l’amigu sucumben pasín a pasu a les privaciones, afeblíos visiblemente ya, a falta d’alimentu, a falta de suañu, acabarán por morrer nun xergón; mentes la vida rueda les allegres foles nes rúes rellumantes, pol sol de la gran cildá, despreocupada de los que perecen. Vas comprender entós que ye lo que da voltures d’estes sociedá, vas cavilgar sobre les causes de la crisi ya’l to mirar va pesquisar tola fondura d’esta iniquidá que expón a millares de seres humanos a la cobicia d’un puñau de folganzanes; vas comprender que los socialistes tienen razón quando dicen que la sociedá actual ha de ser, tien que se poder, tresformada d’arriba a baxo.

Otru día, quando’l patrón cate, con una nueva redución de salariu, quitar-te unos céntimos más pa siguir axuntando la so fortuna, vas protestar; mas elli te va responder con arrogancia «ve a pacer herba si nun quies trabayar por esti sueldu». Vas comprender entós que’l to patrón non namás cata tosquilar-te cumo una oveya, mas que te considera una raza inferior; que, non contentu con tener-te ente les garres por un salariu, aspira a facer de ti un esclavu, en tolos sentíos. Entós, quier dobles el llombu arrenunciando al sentimientu de la dignidá humana ya acabás por sofrir toles humildaciones. Quier, va subir-te a la cabeza’l sangre, retrucarás-y ya, tirando-lu al suelu, vas comprender nauqel momentu que los socialistes tienen razón quando dicen: «Revolvi-te! Revolvi-te contra la esclavitú económica porque esta ye la causa de toa esclavitú!». Entós vas venir a ocupar el to sitiu nes files de los socialistes ya vas trabayar con ellos pola abolición de toles esclavitúes: económica, política ya social.

Dalgún día vas deprender la historia de la moza, cuxa mirada franca amesti tanto, d’andares esveltos ya fala llixera. Tres lluchar bien d’años contra la miseria, abandonó’l llugar pola gran cildá. Allá, ella sabía que les coses nun diben ser fáciles, mas, pelo menos, aguardaba ganar el pan honestamente. Bien, xa sabes la suerte que tevo. Cortexó-la un fíu de la burguesía, deixó-se atrapar poles prestoses palabres, entregó-se a elli cola pasión de la mocedá pa ver-se abandonana depués d’un añu con un fíu en cuellu. Siempres valiente, nun deixó de llucar; mas sucumbíu nesta llucha desigual contra la fame ya’l fríu ya acabó finando nun se sabe que hospital… Que vas facer entós? O bien, escartes toa alcordanza molesta con palabres estúpides: «nun foi la primera nin va ser la última», dirás-te, ya una tardiquina se te sentirá nun café, en compaña d’otros fatos, ofender la memoria de la moza con faltosaes. O bien, aquella alcordanza te va remover el corazón; vas salir en cata del otru seductor p’arrefundiar-y a la cara’l crime; vas entender que les causes d’estos fechos repiten-se tolos díes ya vas comprender que nun van cesar mentes la sociedá tea dividida en dos estayes: los miserables d’un llau; ya del otru, los folganzanes, los catadores de placer con bones palabres ya apetitos brutales. Vas comprender que ye’l tiempu de salvar esti abismu de separación ya vas salir corriendo pa colos socialistes.

Ya vós, muyeres del pueblu, esta historia va deixar-te fría? Mentes afalagues les guedeyes roxes d’esa neña que s’acurruca al to dellau; nun pienses na suerte que y espera si l’estau social actual nun muda! Nunca pensesti nel futuru que y va tocar a la to ermana pequeña, a los tos fíos? Quies que’l to fíu vexete tamién cumo vexetó to pá ensin más esmolecimientu que’l del pan, ensin más allegría que la del cabaret? Quies que l’home, el fíu, queden siempres a mercé de ser explotaos pol primeru que vieno col capital heredao del pá? Quies que sían siempres esclavos del patrón, la carne de cañón de los poderosos, el cuchu que sirve de fertilizante de los praos de los ricos?

Non, ya milenta de veces non! Bien sé que te fervía’l sangue quando sentiesti al to home que, tres d’entamar una rellumante greve, acaben por acceptar, cola cabeza gacha, les condiciones direutes nun ton altaneru d’un burgués gordu! Sé que sientes admiración por eses muyeres españoles que van les primeres a presentar los pechos a les bayonetes de los soldaos nos motinos populares! Sé que repites con respeutu’l nome d’aquella muyer que foi a meter-y una bala en pechu al sátrapa que se permitíu’l luxu d’insultar un socialista deteníu en prisión. Ya sé tamién que te valta’l corazón quando lles cumo les muyeres del pueblu de París aconceyanon so una lluvia de cáscares p’afalar los sos homes al heroísmu.

Sé-lo ya ye por ello que nun me vien dulda nenguna en que vas acabar por venir a axuntar-te a quien trabaya pola conquista del futuru.

Toos vós, mozos, sinceros, homes ya muyeres, llabriegos, obreros, emplegaos ya soldaos, vais comprender los vuesos drechos ya vais venir connosco; vais venir a trabayar colos hermanos a entamar la revolución que, aboliendo toa esclavitú, fraye les cadenes, ruempa coles vieyes tradiciones ya abra pa la humanidá entera nuevos horizontes, ya a la fin consiga establecer nes sociedaes humanes la verdadera Igualdá, la verdadera Llibertá; el trabayu pa toos ya pal plenu gociu en toles sos facultaes, la vida racional, humanitaria ya feliz!

Nun mos vengas a dicer, puñau de quatro, que somos demasiao febles pa llogar l’obxectivu al que aspiramos.

Cuntemo-nos ya vamos ver quantos somos los que sofrimos la inxusticia. Llabriegos, que trabayamos pa otros ya comemos l’avena pa deixar el trigu pal amu, somos millones d’homes; somos tantos que con nós namás facemos la masa’l pueblu. Obreros, que teixemos seda ya velludu p’andar vistíos con felpeyos, tamién somos multitú, ya quando’l chiflu de les fábriques mos da un momentu reposu, inundamos les rúes ya les places cumo una mar ruxiente. Soldaos que vos empobinen cola vara, somos nós los que recibimos les bales polos oficieros que lleven les cruces ya los pompones, nós, probes fatos, nun supiemos otro que disparar contra los nuesos ermanos, abonda con voltiar-mos pa ver palidecer esos pocos personxes engalonaos que mos manden. Tolos que sofrimos ya tamos indignaos, somos la fola inmensa, somos l’océanu que lo pue tragar too. Tan aína cumo tengamos la voluntá, con un momentu abonda pa que se faiga xusticia.

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Camudar )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Camudar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Camudar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Camudar )

Connecting to %s