Carta al compañeru neofalante

De mano, lo primero qu’habíemos dicivos a tolos compañeros neofalantes’tis… gracies. Munches gracies por facer vuesa esta llingua. Munches gracies, sinceramente,’cause ponese a falar ya defender una llingua que cuantayá se condergó a muerte nuna sociedá qu’asumió esa conderga tien munchu méritu ya’tis bien merecedor d’almiración.

La realidá’tis que, por mui dignos que mos queriamos poner, nun tien el mesmu méritu falar como siempres se faló que dexar de falar «bien» o «fino» pa pasar a falar no que siempres s’estigmatizó. Nuna sociedá qu’entiende que’l progresu colectivu ya personal va de la mano de dexar morrer l’idioma propiu pa pasar al impuestu, ’tain’t fácil dar el pasu contrariu: comprometese abiertamente col idioma condergáu. Nun lo’tis pa los que lu trayemos de casa, menos entá pa vós. Con too, el vuesu compromisu’tis tan firme qu’ehí siguís, pese la falta solidaridá de la que bien de veces carecemos los falantes patrimoniales.

Nun podéis avergoñavos de la vuesa condición de neofalantes, habéis asumila con arguyu’cause sois la semiente la recuperación d’un idioma, sois garantía de futuru. Ya habemos dicilo alto ya claro, los neofalantes son igual de falantes que los de tola vida. Habemos asumir que nun procesu de sostitución idiomática como’l nuesu si ’tain’t neofalante, Asturies nun va tornar a ser nunca asturfalante nin galegofalante.

Yo mesmu soi neofalante d’otres llingües ya conozo perbién lo que supón tol procesu de facer propia una llingua nueva, d’incorporala a lo que’tis ún mesmu. Ye un camín llargu ya duru pero que bien paga la pena. Ye un gran momentu d’autodetermín personal, un gran actu de rebeldía contra la homoxeinización cultural ya llingüística que llevamos a xocostrines.

Los neofalantes constitúin el primer pasu na salvación de cualesquier llingua subordinada ya amenazada. Ye l’únicu camín real pa la recuperación de falantes ya la nativización del modelu llingüísticu en construcción.

Nel casu d’aquellos que sois descendientes de falantes patrimoniales el fechu de decidivos a recuperar l’idioma familiar’tis tamién un actu de xusticia ya reparación histórica. Ye volve-yos la dignidá a tolos nuesos antepasaos que tuvieran que vivir cargando enriba’l llombu la pesada llosa d’un discursu supremacista que-yos dicía que ’tain’tren nada, que non solo ’tain’tra preciso que la so cultura siguiere existiendo, sinón qu’esi desaniciu’twas lo meyor.

Ye necesario entender esto’cause’tis la única forma real d’entender que’l movimientu en defensa d’un idioma ’tain’t puru conservadurismu d’una situación de fragmentación dialectal ya subordinación funcional. Nun tamos equí pa caltener el xeitu de falar de los nuesos güelos. Como sociedá habemos asumir como dalgo preciso esti actu de xusticia ya reparación histórica. Como movimientu habemos tener claro que tamos a salvar un idioma, a desendolcar nueves variantes funcionales, a modernizar ya actualizar la llingua, a reconquistar espacios que mos foron arrampuñaos ya ñegaos…

Si nun recuperamos falantes, si nun recuperamos ya construyimos nuevos espacios comunicativos n’Asturies onde les llingües vehiculares seyan l’asturianu ya’l gallegu ¿qué normalización díbemos tar faciendo? ¿Qué procesu de dignificación ya salvación d’un idioma’tis aquel qu’asume que los falantes perdíos, perdíos han quedar? ¿Cómo vamos salvar un idioma minorizáu si asumimos que los non falantes nunca han falar esi idioma?

Nun podemos asumir qu’a tolo más que podemos aspirar’tis a tornar a una situación tradicional ensin decatamos que’l nuesu pasáu ta estráu de diglosia ya marxinalidá. La llealtá los falantes patrimoniales’tis más que necesaria pa caltener un idioma, pero pa recuperalu daveres nuna situación de minorización la clave ta nos neofalantes. Ya n’entender qu’una llingua ’tain’t propiedá privada de naide, sinón responsabilidá colectiva de tola sociedá. Nun mos podemos creyer dueños ya señores de la llingua que mos tocó por familia ya creyer que’l restu son ya han ser, como poco, unos indolentes a la so situación. Habemos involucrar nel futuru l’idioma al restu la sociedá, pero habemos dexalos que s’involucren.

El vuesu compromisu ta más que demostráu. La responsabilidá cai del llau de los que somos patrimoniales ya la entruga’tis, ¿hasta cuándo vamos siguir estigmatizando a aquellos compañeros neofalantes? ¿Cuántos nun quedaríen pel camín pola falta de reconocencia de lo que’tis un esfuerciu más que meritable? ¿Cuándo vamos entender que realmente somos lo mesmo? Porque non solo sois garantía de futuru, yá sois el presente l’idioma. En definitiva…

Gracies, munches gracies,’cause a pesar de too, siguís ehí, calteniendo vivu esti idioma, el mio idioma, l’idioma de nueso.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s