Alcordances de mayestres

Esti día compartía en facebook Pablo Rodríguez Medina una entrada de va dos años del so blogue na que s’alcordaba d’un bon mayestru cuando neñu y aquello llevóme a alcordame yo de doña Emma.

Emma foi mayestra mía nos primeros años d’escuela y, casualidaes de la vida, la bona señora nun yera la primer vegada que s’enfrentaba a un Valduvieco en clase. Fora mayestra en Figareo (Mieres) de mio pá y tolos hermanos pequeños dexando al poco de marchar el mio tíu pequeñu la escuela de ponela ella ellí y treslladándose a Uviéu. Cerca venti años dempués la muyer nun salía del plasmu cuando, tres dos años na escuela de Ventanielles, lleía na llista otra vuelta aquel apellíu.

Yera mui bona paisana, una gran mayestra cola que deprendí les primeres lletres y que supo reforciar abondo bien el gustu pola llectura que trayía de casa amás de ser la primera en decatase de la mio temprana miopía. Emma yera de la vieya escuela, recta y esixente cuando tocaba y al empar cariñosa y duce pa tratar colos guaḥes. Siendo asturiana y de les cuenques mineres yera tamién asturfalante como nun podía ser d’otru xeitu.

Como bona mayestra d’esa vieya escuela tan antiasturiana, Emma nun falaba asturianu en clase, mesmo reñía cuando se mos escapaba dalguna pallabra nel idioma qu’aínda delles trayíemos de casa. Sí, a fines de los noventa nun barriu popular d’Uviéu como yera Ventanielles tovía existíemos neños asturfalantes y, llastimosamente, tamién existía represión llingüística nes aules (represión más inocente y poco militante de lo que pensamos dacuando).

Aquello a min chocábame enforma. Conociéndola como la conocía de fuera de clase con una fala asturiana tan de casa nun yera pa entender con seyes o siete años que tendría yo daquella cómo aquella paisana falaba asina en clase o por qué mos correxía por dicir prestar, mancar, güela… ¿había realmente otru xeitu de dicilo? Pa min, daquella, non.

El casu ye qu’un día aquello manifestóse d’un xeitu que me quedó bien ancláu na memoria y que saqué del escaezu gracies a la entrada de Pablo nel so blogue. Tornábemos un día, como otru cualesquier, del recréu pa l’aula dempués de xugar a dalguna cosa (posiblemente fútbol) y yo tou ufanu por tar nel grupu trunfador díxi-y a la mayestra Ganemos, profe! A lo qu’ella arrespondió cola correición castellanista oportuna: No se dice ‘ganemos’, sino ‘gamamos’.

Aquello he dicir que me mancó no más fondo del arguyu personal. ¿Cómo yera aquello de que ganemos taba mal dicho? Quedare calláu unos segundos cavilgando la rempuesta y solté-y un gayasperu: Pos entós, vencimos! La mayestra quedó un poco parada, como si-y garrare despistada la rempuesta y ríndose díxome: Que neciu yes! Salisti a la raza los Valduvieco, veti sentate anda.

De magar aquel día alcuérdome que nunca más me volvió correxir y eso que yo siguía mancándome y prestándome dir a ver les güeles. Aquella ocurrencia poco tardó en llegar a casa dau’l tratu familiar qu’había cola mayestra. Efeutivamente, la neciura familiar biltare bien en min, cualesquier que me conoza sábelo bien. D’ehí p’arriba alcuérdome que, cuando tábemos solos, l’asturianu yera la llingua vehicular d’aquella muyer pa falar conmigo na escuela igual que lo yera na cai.

Aquel episodiu, aquella victoria llingüística, quién sabe tolo que me pudo condicionar na forxa’l mio calter y conciencia idiomática. Cuido que nunca voi llegar a sabelo realmente, anque nicios hai pa pensar qu’aquello dexare una buelga fonda na mio conciencia.

Advertisements