La biblioteca de casa

Tola vida me crié arrodiáu de llibros. Cientos d’ellos acorrompinaben les estanteríes de casa. Nel salón, nos cuartos, nel trasteru… llibros perdayuri. Cuando neñu llamábame poderosamente l’atención cuando díbemos de visita a otres cases aquelles paredes vacies, o con cuadros, o con estanteríes con trofeos y figures, pero los llibros ¿úlos? ¿Tendríen un trasteru tan grande que-yos entraben tolos llibros ellí? Col pasu’l tiempu decatéme que los trasteros namás guarden alcordances rotes y polvu.

Cunten en casa que tardara n’entrar a lleer. Una pronta miopía infantil torgóme poder siguir les primeres clases y pa cuando se decataren que yo nun vía l’enceráu’l cursu acababa y yo facía seis años (soi d’avientu). Una gran capacidá de distracción y el calecer el culu con fueu ayudaron muncho más, pémeque, que la miopía. Pero nun soi naide pa camudar la hestoria familiar anque esi cachín falara de min.

Sía como quier venguéme de la miopía y al añu siguiente, como davezu alcuerda mio pá, lleíla’l periódicu tolos domingos mentes él y mio ma vermutiaben per Ventanielles. Aquello llamába-y muncho l’atención a los chigreros y conocíos familiares. Contra toa lloa he reconocer que realmente lo qu’a min m’interesaba yera aquella tira cómica que cuasi nunca entendía y la programación de la tele.

Nun sé cuála foi la mio primer llectura pero toi cuasi seguru que me la dieren en casa y non na escuela. En casa somos de lleer y pa disgustu de mio ma y allegría d’un neñu curiosu que redescubrió’l mundu con seis años al poner les gafes un bon amigu de la familia trabayaba de mecánicu nuna editorial y siempres que podía regalábamos dalgún volume grande, vistosu, enllenu colores sobre toa triba de temátiques y sobre manera, sobre Asturies porque sabía que mos prestaba.

Alcuérdome qu’una de les primeres llectures que me punxo mio ma ente les manes de neñu foi’l cómic d’Astérix el galu. Cuando al poco d’aquello La Voz de Asturias sacare en cintes VHS les películes de dibuxos del guerreru celta mio pá nun duldó en mercales. Aburrílos años y años con elles podiendo ver la primera, precisamente la d’Astérix el galu, hasta cinco vegaes al día. Llegué desgastales y esborra-yos los conteníos de la cinta magnética… tán, sicasí, guardaínes nuna caxa nel trasteru.

Rápidamente aficionéme a los cómics. D’Astérix salté a Tintin (del que tamién teo tola coleición de películes de La Voz guardaes), a Lucky Luck, Mortadelo y Fimelón, el Capitán Trueno, Mafalda, la Rúa del Percebe… cómics toos ellos heredaes. Foron llectures que se combinaben cola de los clásicos cuentos infantiles de los trés gochinos, caperuza bermeya, los siete cabritinos, Pinocchio, el llibru la selva… etc. Con siete años tenía una capacidá de llectura mui superior a la propia pa la edá pero, sobre manera, gustábame lleer.

Empecé daquella a mirar qué llibros había per casa. Alcuérdome d’un volume grandón a tou color que ponía Reino de Asturias y que trayía unes semeyes d’un sitiu que nun tardé en reconocer: Cuadonga. Tolos branos pelegrinábemos hasta’l santuariu porque mio pá, gran aficionáu al ciclismu, tenía como vezu dir en bici de Ventanielles a Cuadonga con un grupu d’amigos. Tamién m’alcuerdo de los volúmenes de Geografía de Asturias de La Nueva España anque estos prestábenme menos porque trayíen menos semeyes y munchu más testu. Esi mesmu añu fui con mio ma y el mio hermanu pequeñu a sacar el carné de la biblioteca’l barriu a la que m’avecé a dir toles selmanes por dos cómics y un llibru a la selmana.

Cuando fixi la primer comunión regalóme un tíu y la muyer los trés primeros llibros de Harry Potter. Llectura que foi básica nel mio gustu polo máxico y sobrenatural y que m’acompañó hasta los quince años y que sigo relleendo. Cuando nel añu 2001 viere qu’anunciaben la primer película nun podía creyelo y cuando va cuatro años sacaren la última he reconocer qu’a la salida’l cine sintiere como ún de los filos que más m’ataben a la mio infancia rompía.

La biblioteca de casa marcó muncho la mio cosmovisión. Cuando tando en sestu de primaria topare rabilando per una estantería Les normes ortográfiques de l’Academia de la Llingua Asturiana aquello pa min foi una gran revelación. Empezaba a garrar personalidá la llingua de casa. Daquella foi cuando empezaren a llegar a casa los llibros de Picu Urriellu onde se falaba d’hestoria, mitoloxía, bruxería, cocina, simboloxía, los celtes…. y too d’Asturies. Aquello abrióme los güeyos a toa una tierra que yá daquella sentía’l mio País. Pasín a pasu foron apaeciendo otres obres n’asturianu qu’había per casa.

En llegando a los primeros años d’adolescencia empecé a garra-y munchu noxu que me mandaren lleer. Yá tenía muncho lleío y sabía lo que me prestaba. Les llectures obligaes siguen siendo una de les coses que más tarrezo.

Nun dexé, sicasí, de llau la llectura. Con trece años cayó nes mios manes La Tresformación de Kafka, traducción de Xandru Fernández. Nun sabía quién yera nengún de los dos pero aquella llectura foi una de les que más buelga me dexó. Col carné de la biblioteca desfilaren per casa, El principín torna de García Arias, La tierra entero de Berta Piñán y Fontenebrosa de Vicente García Oliva. Quedé prendáu tamién de Rosalía de Castro col gran poema d’Adiós fontes, adiós regatos pequenos. La llectura en clas unos años más tarde d’Orillas del Sar dexóme la certeza del pecáu non solo contra la identidá sinón tamién contra la lliteratura y el potencial lliterariu d’una persona que supón ñéga-y espresase na llingua propia.

Aquellos foron los años del mio espertar políticu. La idea d’Asturies como nación arribó a les orielles de la mio mente y ehí afincada quedó. Toi seguru, convencíu dafechu, qu’esta idea, esta formulación concreta del apegu pola tierra, el respetu pola natura y l’interés pola realidá que mos arrodia topare una güerta bien llabrada con años de llectures, escursiones y vivencies non solo pa biltar, sinón direutamente pa espoxigar bien fuerte y alto dientro de min.

Pasín a pasu fui engormeciendo eses estanteríes, hasta que llegó’l momentu de fundar la mio propia biblioteca. L’asturianu ye la llingua preferente nella pero non la única. Aquellos cómics de la infancia, Harry Potter o dellos clásicos de la lliteratura universal son la basa que tien por tola biblioteca, son heredaos de la biblioteca de casa y tán toos en castellán. El castellán ye tamién la mio llingua. Al llau de Manrique, el Conde Lucanor, Cervantes… fui poniendo, con tol simbolismu qu’ello trai arreyao, a Marirreguera, Xosefa Xovellanos, Pin de Pría, el Padre Galo, Antón García, Berta Piñán, Xulio Viejo, Xandru Fernández o a Pablo Rodríguez Medina por nomar namás a unos pocos.

Arriendes d’ello, clásicos de la lliteratura gallega, dalguna obra en catalán, clásicos italianos, manuales de filoloxía románica, hestoria, antropoloxía, autores como Chomsky, Kropotkin, Bakunin y dalgo de teoría asturianista y galleguista zarren el que ye’l mio personal panteón.

La biblioteca de casa ye muncho más qu’una llista de llibros. Ye la propia hestoria vital y espiritual d’una persona, una radiografía de la so personalidá, son les blimes coles qu’engoxa la so particular cosmovisión. La biblioteca particular ye, en definitiva, ún mesmu: causa y al empar resultáu de lo que somos.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s