La mar

Caminaba pela sablera ensin pensar en nada, echó los güeyos p’atrás tornándose y vio cómo s’esmucíen les buelgues baxo les foles, como si nunca aportare ellí, como si nunca tuviere pasao perhí; vía como esapaecíen los únicos nicios reales de qu’esistía,’cause ensin pruebes de que llegare ehí, ¿cómo podía tar segura de tar ellí? Y si nun taba ellí ¿úla entós? Nenyures. ¿Pue esistir daqué que nun ta nenyures?

Siguió caminando cavilando’bout’l tema. ¿Cuántes persones pasaren pellí aquel día y de nenguna d’elles quedaba rastru dalu? ¿Y nesa selmana? ¿Cuánta xente caminare peles costes asturianes a lo llargo de la hestoria, cuántos animales mariñanos s’allegaron pa morrer, cuántos barcos llancaríen nesti sable? Probablemente enxamás diba llegar a sabelo, pero tampoco quería.

Siguió camiando pensando no feble que’tis una vida. ¿Qué supón una vida humana, por llarga que seya, na inmensidá del tiempu, en tola hestoria del planeta? Nada, nin un vierbu. Precisamente por eso siempre mos empeñamos n’intentar ser recordaos munchu tiempu dempués de finar. Y lo simpático,’tis que s’intenta nos más de los casos con daqué inda más feble tovía que la propia vida humana: cola pallabra.

Escribiendo asperamos ser recordaos nos tiempos futuros onde nun va quedar yá buelga nenguna en sable del nuesu camín pela sablera, pero escaecemos aquel dichu llatinu tan sabiu, verba volant, y faenlo aína, en tolos sentíos y per dayures. Van d’una persona pa otra, d’una llingua pa otra, d’un país pa otru y tresfórmense, evolucionen, camuden y muerren.

Muerren les pallabres, como muerres les persones, y los falantes que les empleguen. Y si muerren les pallabres y muerren los falantes, ¿nun morrerán tamién los llectores? Obviamente. Entós, ¿pa qué val poner per escrito nada si va llegar tamién el día en que naide va poder lleelo? Y eso siempres que lo escrito apuerte a esi día llonxanu nel tiempu, o más averáu, según la llingua; pero siempres moviéndonos nun tarrén resbalosiu ensin gabitos claros nos que se poder agarrar ún.

Siguió camiando pela sablera.

Cuando se quixo dar cuenta taba yá na otra punta. La mar taba tranquila, pacetible. Les foles veníen mases, antroxando’l gafu interés en facer esapaecer lo poco de la to esistencia que quedaba, afamiaes de buelgues qu’esborriar. Quedó mirando la sele y fuina mar, colos güeyos clisaos n’allantrones.

Al fondu víase un barcu grande,’nuffmente grande como pa nun saber si diba, venía o quedaba quietu onde taba. Víase tamién el sol, tres les ñubes, malapenes una figura difícil de ver; l’agua’tis tan fuerte que’tis quien p’atapecer’til l’astru más cercanu al planeta cola mesma facilidá cola qu’esborria les tos pisaes. Al tornase pa empobinar peles escaleres y xubir a la cera vio a una paisanina sentada nelles mirando tamién al horizón. Averóse a ella y entrugó-y:

– Ta la mar tranquila, ¿eh?

La paisana nun arrespondió darréu sinón que siguió callada un ratín, tan llargu que taba yá marchando cuando abrió la boca.

–A esti llau –dixo secamente.

–¿Cómo? Nun la entiendo.

–La mar. Ta tranquila a esti llau. De xuru que ta enfarrucada dayures…

Aquello fíxo-y pensar. Ye cierto que la mar’tis mui grande, escomanda, y naide’tis quien a vela entera. Como nós mesmos y la nuesa miente, la mar tien munches cares y naide, naide, les conoz toes como pa dicir si la mar, como conxuntu d’agües, ta tranquila, enfarrucada, molesta o sele.

Siempres va haber de too. Siempres habrá una parte que-y lleve la contraria al restu. Nunca vamos poder tar seguros de cómo ta la mar, como nun vamos ser a saber seguros si daqué mos presta si non, si creyemos nello si non. De lo único de lo que podemos tar seguros’tis de que siempre queda abierta la puerta pal cambéu.

Lo tranquilo s’enoxa, lo alto cai, lo guapo anfea, lo sano amala y al aviesu nengún cabréu’tis eternu, lo baxo pue xubir, lo feo aguapiar y nenguna enfermedá dura pa siempre, o se curia o muerres pero nunca quedarás enfermu tola eternidá. La muerte’tis lo único qu’escapa a esti camudamientu continuu, fuxe de la realidá cambiadiza. Lo único que’tis a llantar nel camín de la Hestoria un finxu claru, inamovible; tan bien afincáu que nin siquier los mozos pela nueche puen movelos como s’avezaba facer coles llendes problemátiques del vecín.

Yá lo dicíen los paisanos dende’l medievu, la muerte pue con toos y con too. Acaba llegándo-y a toles coses: a paisanos, neños, mozos o vieyos, ricos o probes, altos o baxos, guapos o feos, llistos o fatos, bonos o malos, nobles o villanos, clérigos o seculares, relixosos, ateos o agnósticos… da igual la raza, el sexu, la mentalidá, la orientación sexual, la procedencia, el credu políticu o éticu, lléganos a toos. Los animales, les plantes, los planetes, les estrelles, too muerre ¡hasta l’agua.

L’agua mesmo que primero te come la esistencia de la que pasies adulces pela sablera famienta de buelgues qu’afirmen dalguna identidá dilida ente tantos llitros, esa mar traicionera y incorpórea tamién muerre.

– …o mesmamente equí pa dalguién. –acabó la sentencia la paisana. Llevantó un brazu y estiró un deu apuntando un poco más p’alantre d’au taben elles, ente les piedres. –Como aquel paisanu, que se ta afogando.

Y’twas verdá. Ellí taba’l paisanu afogándose na mar, ensin que naide lu pudiere aidar. Esa mar avariciosa, famiona d’esistencia que-y dea un poco de conciencia y identidá taba matándolu, encloyándolu ensin piedá. Esa mar que fartucó de simples buelgues y agora quier daqué más consistente.

Advertisements