Xarra d’agua frío pal 25M

El 25M los asturianos, con drechu a votu, tamos llamaos otra vuelta a les urnes. Ente les munches candidatures que se presenten hai dos dende’l nacionalismu asturianu: Andecha Astur y la coalición formada por Bloque por Asturies, Unidá Nacionalista Asturiana y Los Verdes-Grupu Verde. La mio simpatía, militancia y votu dirán pa la segunda, poro, esti artículu tamién.
Les dinámiques del nacionalismu d’esquierdes no que cinca al trabayu ‘cara al públicu’ son d’un gran inmovilismu reduciéndose namás a participar na manifestación del Día de les Lletres Asturies y quemar tolos cartuchos d’esfuerciu militante nes poques selmanes que dura la campaña eleutoral. Personalmente cuido que, con más y con menos, la campaña que llevaron BA-UNA nel 2011 foi una de les meyores (sinón la meyor) que fixo nunca’l nacionalismu asturianu, consiguiendo llegar a capes sociales a les que nunca s’aportare enantes y creando unes dinámiques de trabayu bien prestoses y ilusionantes. Los resultaos foron los que foron, bonos pa los escéuticos y malos pa los qu’asperaben un diputáu y un garapiellu conceyales bultable. Sicasí, pa mio idea, el balance que podemos facer a un añu vista ye positivu porque afincó les bases pa daqué nuevo. Tristemente, tres les eleiciones, la cosá volvió aparase.
Metanes esta coxuntura de nueso, el gobiernu de Cascos nun pudo (~quixo) apautar unos presupuestos pal país y, darréu, volvió convocar eleiciones al Parllamentu Asturianu. Como siempre, garrónos col pie cambiáu y pudieron pasar munches coses, pero, lo que pasó foi que Los Verdes-Grupu Verde inxertáronse nesti proyeutu. Nuevamente, l’aparatu militante activóse: volvieron los mitinos, volvieron les xuntes internes, volvió la campaña propagandística.
Estes nueves eleiciones toméles como una especie de segunda vuelta, ensin posibilidaes de que nenguna fuercia estraparllamentaria pudiere realmente facer nada (sacantes UPyD que quedó a tiru piedra d’entrar y ta n’alza); consecuentemente camenté una perda de tiempu, perres y espíritu facer campaña, y incluso pensé innecesario concurrir a estes eleiciones.
Quedando poco más qu’un día pa tener que dir a meter la papeleta, albidro que m’enquivocare. Como yá comenté más arriba, internamente valieron pa que la maquinaria de la coalición nun s’enfriare; amás esta campaña valió pa volver salir a la cai a tresmitir el nuesu mensaxe políticu, por vez primera tuvimos dos años siguíos tanto intensivamente trabayando na visibilización social del nuesu programa. Solo con esto, pa min, yá foi positivo’l volver presentase; PERO (siempre hai un ‘pero’), nun podemos perder de vista que tamos énte un procesu eleutoral y que tenemos que tener resultaos si queremos poner en práutica’l nuesu ideariu y que ye esta la verdadera razón de presentase.

   Los resultaos foron los que siguen darréu:

Occidente

Centru

Oriente

TOTAL

Puestu candidatura

BA-UNA

327

5.559

295

6.191

7

LV-GV

262

3.161

203

3.626

9

Agora puen pasa trés coses distintes:

  1. Ameyorar los resultaos: pue ser que’l domingu llevemos una bona sorpresa y se saquen más de los 9.817 votos que sumen dambos organizaciones. Esto habríemoslo interpretar como un trunfu rotundu de la campaña y el proyeutu políticu.
  2. Igualar los resultaos: otru escenariu políticu pue ser que mos topemos con que los resultaos vuelven ser los mesmos o mui asemeyaos (cientu arriba, cientu abaxo). La llectura d’esto ye de trunfu relativu porque nun se perdió xente, pero tampoco fuimos quién a enanchar la base eleutoral. Asienta un bon precendente pa siguir trabayando, anque, como ye obvio, habría que replantegase delles coses.
  3. Amenorgar los resultaos: esti ye l’últimu escenariu posible, si se saquen menos d’esos 9.817 votos hemos entendelo como un gran fracasu. Darréu d’ello tendríemos que mos rearmar internamente, facer un analís seriu de qué foi lo que se fixo mal, qué tenemos qu’ameyorar, revisar estratexes, llamar a files a la militancia y simpatizantes pa que s’involucren nel proyeutu… etcétera.

Seya’l supuestu que seya tamién hai que considerar otres variantes. Lo más seguro ye que nun saquen los votos abondos pa sacar un diputáu, magar l’alta astención que s’aspera (hasta’l 40%). Nel casu primeru, anque se raspie’l diputáu nun podemos dexar que trunfe’l desánimu por nun lu algamar; sicasí, tenemos que considerar en qué puestu quedó la coalición. Si quedamos primeros ente los estraparllamentarios nos dos primeros supuestos podemos velo como dalgo bono, como l’afitamientu d’esti nuevu proyeutu políticu que suponemos. PERO (segundu ‘pero’ del analís), nun podemos cayer na trampa d’asitianos cómodos n’«el ser el gallu’l piteru», sobre manera, nel postrer supuestu: sacar menos votos ye un fracasu de toes toes.

Advertisements