Gila y el mundu

Gila’tis un conocidísimu cómicu y humorista de la dómina de fines de la dictadura y la malnomada Transición. L’humor que facía foi rompedor nel so momentu, y mui imitáu polos prosteriores compadres del so trabayu. Consistía en reducir al absurdo, a dalgo ensin xacíu, la realidá y cuntar una hestoriuca totalmente inverosímil pero, al empar creyible, pues los sinsentíos’tisren unos cambeos morfolóxicos que facíen imposible lo que se taba cuntando.

Anguaño’l mundiu paez tar contáu por él. ¿Cómo mos desplicamos entós esta situación na sociedá española? Mayoritariamente la xente ’tain’t consciente del momentu hestóricu que tamos viviendo. La inorancia y aculturización, tan bien entama y desendolcada, dende los gobiernos españoles d’una y otra collor llantaron una semiente bien vidable. D’eses povises apuerten estes llamuergues. Namái foi preciso una lluvia abondosa: la crisis.

Desplíquenme cómo’tis posible sinón esta situación. La mano ñegra del poder apuerta a tolos llaos y algámalo too. Les clases que remanaben el poder enantes, dexáronlo too atao y bien atao, pa siguir remanándolo agora. Los intereses políticos y económicos siguen tando mui bien filaos. La prensa yá’tis otru poder más. Aquello que xurdió como arma poderosa pa controlar a los poderes y poner en conocencia de toles persones lo qu’asocedía;’tis anguaño’l mediu de tresmisión de los intereses del poder, d’adoctramientu.

Diendo de la mano con una educación empobinada a facer súbditos y unes clases dirixente que nun amuesen signu dalu de democracia, dan como frutu la sociedá que tenemos güei.

Periódicos, televisión y radio tán en manes de los mesmos. Si ’tain’t por ún’tis por otru mediu, pero toos arrespuenden a los porgüeyos d’un o otru garrapiellu d’empresarios o grupos empresariales. Ellos dicen qué’tis noticia y qué non. Ellos dicen dende qué puntu de vista s’ha entender esa «noticia».

Asina tenemos una bayurosa descalificación contra los gobiernos que nun-yos dan perres como Cuba, Chaves o Evo Morales. La muerte d’un presu en Cuba’tis noticia’cause ellos lo dicen, y’cause puen emplegalo pa malmeter escontra la política d’esos gobiernos y empobinar a la xente a velos como dictadures. Mientres que’l gobiernu d’Uribe qu’arrecostina más de 3.000 sindicalistes muertos nel llombu,’tis una democracia.

Dempués tenemos un sistema educativu que-y fai de cómpliz a la prensa y al poder. ¿Queremos xente crítico? Non. ¿Qué queremos? Xente que nun vea más que dos coses, una sociedá que nun sepia más que qué’tis lo bono y qué’tis lo malo,’tis dicir, una sociedá bipolarizada en coses tán cencielles pal ser humanu como bono-malo, amigu-enemigu; y sofitándose nos entamos ideolóxicos de la demagoxa y del populismu. Asina la escuela’tis perclara: tu faes-y casu al mayestru/profesor y’tiss bonu, tu nun-y faes casu’tiss malu.

Bipolarización en too: na prensa estatal, o El Mundo o El País; na prensa nacional, o La Nueva Engaña o La Voz de Asturias; nos deportes estatales, o’tiss d’El Madrid o’tiss del Barça; nos deportes nacionales, o’tiss d’El Oviedo o del Sporting; na prensa del corazón (telebasoria que-y quitó al fútbol el papel del opiu del pueblu, y que’tis’l pan y circu d’esta dómina) o’tiss de la Belén Estaban o de la Campanario, o d’una moza participante del Gran Hermano o d’un mozu, a poco que se prenda la tv podemos velo a toes hores, tolos díes; na política o del PSOE-IU o del PP y n’aquellos llugares onde hai dalgo d’alternativa con partíos propios (ello’tis’l nacionalismu) hai d’acabar con ellos, como se dixo nidiamente nes caberes eleiciones autonómiques vasques.

Asina s’acaba cola pluralidá. Entamamos ñegando, nuevamente, la plurinacionalidá del estáu español; dempués xurden organizaciones polítiques y culturales pa defender la «llibertá llingüística», siempre y cuando se trate de la imposición del castellán, y que tapecen la realidá políglota del estáu y vuelven otra vegada más a la defensa a ultranza de la ‘nación española’ que se xebra y destrúi por culpa d’unos, que pasen a ser los malos, frente a los bonos que defenden la unidad patria.

Tamos yá adoctrinaos dafechu. No político-económico: los más de los obreros que les pasen canutes pa’boutvivir son los que voten al PSOE o al PP, partíos anguaño burgueses entrambos. ¿Qué ocurre? ¿Qué pasa? Un factor’tis la bipolarización. Otru,’tis eso que munchos nomamos ‘pioyos resucitaos’. Xente que nun momentu dau tien dineru, más de lo normal, y por ello créyese más, superior pencima de lo que taba enantes. Y poro, entra nel xuegu del sistema. Pretende tar y vivir perenriba de les sos posibilidaes económiques reales.

Col dineru perdemos la conciencia de clas, votamos a quien votaría daquién que sí tien esa superioridá económica. Dexamos de llau un discrusu d’esquierdes que creyemos que yá nun va con nós. Una sociedá que nun tien pruyimientu dengún, apoltronada no cómodo, no que mos meten pel focicu dende’l sistema y dende tolos brazos d’esa xibia que’tis.

N’Asturies esto’tis estensivo a lo de nueso. ¿Cuálo’tis lo cómodo? Lo cómodo’tis facese español, ser ún más d’esos cuarenta millones de persones que (mal)viven nesti estáu; lo cómodo’tis xubise al carru de los cincocientos millones de falantes de castellán; lo cómodo’tis afayase nuna hestoria y cultura que sal nos llibros de testu, abellugase nun estáu que te diz qu’eso’tis la verdá; lo cómodo’tis votar al PP o al PSOE que faen más cómo aínda lo que dixi enantes. Xugando tamién cola bipolarización que mata los guaños pa una sociedá moderna, abierta y solidaria.

Poro, tapecemos que somos asturianos, que falamos una llingua d’unos pocos cientos de miles de persones; que tenemos una cultura que nun sal nenyuri, que nun la esparde naide. Adoctrínase a la xente a dir pelo cómodo. Yo véolo nel sistema educativu: «yo estudio (ello’tis memorizo) pal esame llueu escaézolo too», «pa qué voi estudiar dos hores pa un siete, si mirándolo’l día enantes un ratu yá aprubeo»… etc.

Preocupante mocedá tenemos, y entá más preocupante futuru mos espera si somos nós los que vamos tener que puxar pol mundu’l dia de mañana.

Dicíenlo yá pel sieglu XIX ‘escuela y graneru’, ello’tis: educación y economía. Una sociedá que nun pase fame, que puea trabayar por un futuru granible; y una mocedá educada que nun seya manipulable que lluche por unos ideales y que deseldonque un mundiu meyor, que faiga, a la fin, vidable esa sociedá. Una sociedá que da les caberes boquiaes, que ta sufriendo y pa la que munchos pidimos, y esiximos moralmente, eutanasia que nun allongue l’agonía y que-y dea una muerte rápida.

Pero nun podemos escaecer la prensa, tamién son importantes los medios de comunicación. Nun podemos dexalos que sigan como tán. Al igual qu’hai de camudar el sistema educativu y l’económicu; tenemos de camudar la prensa. Pasar a una prensa llibre, crítica y non adoctrinante, que sía plural y acueya a toles postures democrátiques. Sinón qué democracia tendríemos. ¿Vivimos anguaño nuna? Non. Meter un papelín nuna furnia cada cuatro años ’tain’t democracia. Lo que tenemos’tis un sistema parllamentariu. Tamién’tis cierto que tenemos lo que nós mos damos. Naide se preocupó d’intentar camudar les coses, ¿o sí?

Obviamente sí, pero foren tachaos de radicales, escluyentes, estremistes. En dalgunos llaos (Asturies, Cataluña, Heukal Herria y Galiza)’tweren incluso tachaos de terroristes. Fuere como’twere nunos y otros casos, n’entrambes circunstancies, represión y encarcelamientu foi la xida que tuvo’l poder establecíu pa tapecer eses voces.

Asina tenemos una sociedá qu’en pocu tiempu tornará a la capacidá económica (poder adquisitivu) de los años sesenta, pero ella ta perpreocupada por quién ganará la Champions Leage, o quién’twill espulsáu esta selmana de la casa del GH; y nun son conscientes de la medría del paru y la xuba de represión, o nun lo quieren ser. Esta’tis la sociedá que tenemos y pa camudar dalgo hemos d’emprimar por ella: revolución social pa un cambéu dende abaxo p’arriba.

Pa quitar esti mal sabor de boca y, anque seya per un ratiquín, poder tener la mente tranquila y relaxanos un poco déxovos ún de los monólogos de Gila.

Advertisements

Un cuentín señardosu

Ñacieron hai munchu tiempu. Foi nuna tierra llenta, misteriosa, verde, selvaxe; nun día húmedu. Taben arrodiadaes de xente que les queríen; familia, vecinos, tuvieron una infancia que podríemos llamar feliz. Yeren dos xermanes ximielgues que se queríen abondo ente elles.

Medraron y tuvieren una adolescencia más abegosa. De primeres, morrió muncha xente que les quería y a les qu’elles tamién-yos teníen ciñu. Pasáronlo mal, foi un güelpe fonderu. A esto, hai d’amesta-y qu’aportó xente nuevo a les so vida, los más d’ellos con non mui bones intenciones.

Esa xente intentó tapeceles y torgaron-yos un desenvolvimientu granible. Nun les dexaron dir a escuela, ñegándo-yos una educación y un bon futuru. Dexáronles abandonadaes, na cai, mendigando. Y lo peor nun foi eso, foi qu’hebo xente cola que vivieron tola vida que-yos dio’l llombu.

Aplaudieren cuando les dexaben en ridículu, ñegáronles munches más de trés vegaes y fixeron los posibles por quedar bien énte esos que s’impunxeron nel poder. Ñegándose tamién a sigo mesmos.

Na edá adulta tuvieron que vivir de miagar, gatuñando coles uñes lo poco atropable que topaben pel suelu. Tuvieron a puntu de morrer de fame, fríu y escaezu. Solo l’amor qu’aínda teníen por elles dellos de los vieyos collacios les pudieron salvar de les garres de la muerte.

Anguaño, elles amalicaron y tán na cama. Pansándolo mal. Yá nun tienen cuasi xente que les quiera, pero los pocos qu’entovía caltienen amor por elles quiérenles fonderamente. Na cama remembren unes pallabres que-yos dixo una d’eses persones cuando taba a piques de morrer:

«Na vida hai que ser al empar práuticu y útopicu. Tener unos ideales utópicos y dir diendo haza ellos con aiciones posibles. Si tienes unos ideales fácilmente alcanzables, apoltrones una vegada algamaos. Si los tienes utópicos faente movéte, siguir lluchando por algamalos, ameyorar col pasu del tiempu.»

Eses pallabres resonaben nes sos tiestes. Una y otra vuelta. Víen nes aiciones, que diben a la gueta de salvales, dambos xeitos. Buscaben per tolos llaos mélicos y melecines pa salvales y enxamás perdíen la esperanza. Pero sabíen qu’ensin l’aida de los qu’enantes les ñegaron los que les queríen nun diben poder padaga-yos la melecina que fixere que se punxere bien y pudieren siguir viviendo na so tierra cola so xente.

Aquella melecina cara pero pagable, utópica pero algamable’twas la oficialidá y elles’tisren les llingües asturianes.