GULISMES

Envivio munches coses nesti mundu ya a munches persones. La gulisma suel tenésela como daqué malo; pero, na so midida como too, pémeque daqué bono. Ye un afalador a mover a la xente a que camude y ameyore, a que se mueva pa cambiar la realidá. La gulisma fixere que m’esmoleciere pola mio llingua, qu’esconsonare y pidiere’l mesmu respetu que tien el castellán pa ella. ¿Por qué ellos lu tienen o yo non? Pa la reconocencia otro tanto de lo mesmo. ¿Por qué ellos la tienen y yo non? «Porque ’tain’t una llingua» dicíen. Entós, movíme pa ver qué’twas una llingua y cómo’twas que lo que yo falaba ’tain’tra cosa tala. Resultó ser que la desplicación ’tain’tra filolóxica. Entós tuvi de siguir na gueta y la rempuesta taba na historia, na socioloxía y na política.

 

 

Gracies a esa gulisma de por qué ellos sí y yo non, topéme con toes eses estayes del saber y quédeme prendáu d’elles. Interésome pola historia y lo social, meto’l focicu na política y voi estudiar filoloxía. Pue dicise que la gulisma foi l’emburrión que, nun teniendo otru, dio-y puxu al interés y les ganes de conocer y adeprender.

 

 

Téo-y gulisma a tolos nuesos antepasaos que vivieren nesta tierra como verdaderos paisanos y paisanes: falando n’asturianu; entamando, calteniendo y tresmitiendo la cultura encesa d’esti pueblu milenariu; viviendo acordies col medioambiente; respetando y protexendo valles y montes, ríos y llagos, llombes y llanos; defendiendo con arguyu les caseríes y conceyos que son la cadarma polítoco-social del país.

 

 

Pero tamién-y teo gulisma a toes aquelles persones que, mentanto los caberos años de la dictadura franquista y la malnomada transición, tuvieren el cuayu y l’anguante d’entamar un movimientu de reivindicación, revitalización y dignificación de lo propio. Envido’l so arguyu y asturianía, la so fuercia y compromisu pa cola nación que los vio ñacer y espoxigar. Envido l’aguante y l’arranque que tuvieren pa llevantar de la nada’l movimientu más dinámicu y activu de tola sociedá asturiana d’anguaño. La paciencia de llantar la semiente pa que guañare y esporpollare un sentir asturianista nesti país escacíu de lo que’tis y foi, y nada concienciáu de lo que podía ser. Carezo de gulisma cuando veo l’amor que teníen polo ayeno, llegando al puntu d’asturializalo pa espardalo ente la xente nueso; asturianizándolo tornándolo a la nuesa llingua, como fixeren colos clásicos de la lliteratura, o dándo-y nueves oportunidaes a la llingua emplegándola pa cualesquier triba de coses: melecina, drechu, alministración, docencia, ganadería, pesca, amor…

 

 

Gulismo la fondera conocencia de la llingua y cultura asturianes que foren quien a algamar con tantu esfuerciu y pruyimientu, al empar que naguo por tener tamién l’escomanáu conocimientu que tienen sobro la hestoria y les costumes de nueso. Envidio la convicción y l’arrogancia cola que llucharen estes muyeres y estos homes pa qu’esta tierra siga viva y viviendo como siempres lo fixo. Causame gran murnia ver y presentir qu’enxamás-yos lo agradeceremos lo necesario.

 

 

¿Ye malo la gulisma? Cuido que non tanto como mos la pinten.

Advertisements