Pesimismu xeneralizáu

Nel alborecer d’una nueva dómina, entama a espatuxar otru mileniu; quién sabe cuántos pueblos morrerán, cuántes llingües, cuántes cultures… Dixo la UNESCO qu’equí a final del sieglu veremos un holocaustu cultural ensin precedentes. Del 70 al 80% de les llingües d’anguaño, colos sos respeutivos pueblos y cultures desaniciaranse del mapa pa la fin del sieglu XXI. Agora más que nunca naguo por esa vida eterna, que tantu mos prometen les ilesies, pa ser quién a ver en qué fina tou esti percal.

Nuna sociedá enllamuergao y sapozao; que se manifiesta pidiendo igualdá y dempués va a otra desixendo la pena capital, va xurdiendo una doble moral mui gafa. Midir con doble vara, criminalizar al que piensa estremao, resurde too nestos tiempos. Llórase porque África nun tien qué comer, mientres se pon una pizza precocinada a calecer en fornu. Créyese al Gobiernu cuando dixo que nun había dineru pa desaniciar la fame del mundiu, y llueu naide nun gurgutia cuando “inxeuten capital” nos bancos pa nun haiga pérdigues de beneficios y en vez de ganar munchísimos cientos de millones ganen, los probitinos, namái unos poques decenes d’ellos.

Nuna sociedá qu’arreniega de la so hestoria, cultura y tamién de la llingua qué podemos esperar. Pos, esautamente, lo que ta pasando. Criticamos munches coses cola bocona ya llueu afalagamos a la non-aición, la indiferencia a la fin, a elles mesmes. Podemos defender el drechu d’autodetermín, porque los pueblos tienen esi drechu, y nun pasa gran cosa. Anque, al paecer, los drechos valen pa unos y pa otros non. Defendemos el drechu pa otros, y nun vemos la inxusticia cuando la tenemos delantre los güeyos tolos díes. Unos son “naciones oprimíes”, otros somos folgazanes, esmembradores de la patria que tamos estrozando un país con hestoria arguyosa, con cultura digno y llingua imperial.

Ñegamos el cambéu climáticu, mentes vemos ablucaos una Asturies con sequía, ensucha dafechu, ensin fayes, xabugos o castañeos, ensin fauna llariega. Vemos como onde nun pasaba nada, tenemos agora más ocalitos qu’otra cosa, viesques enllenes d’ellos, estrozando la nuesa tierra. L’urogallu, l’osu, el llobu, les curuxes, ú fuxeron. Nun se sabe, da lo mesmo. Amás de que “nun ye una prioridá” pal Pueblu Asturianu, como anecien testeronamente en dicir esos zorramplos políticos madrinalos que remanen el nuesu “autogobiernu”.

Adoctrinamos a la mocedá na pasividá, nel prexuiciu, na intolerancia y na incomprensión. Pa llueu agüeyar horrorizaos que tienen como diversión paliar vagabundos y demás “puxarra” social. Dicenmos que van trancar les puertes de la Universidá a los mozos, y aplaudímoslos porque ye “europeizante”. Gastamos perres a manplén pa (mal)educar a una mocedá que tien de colar de la so tierra pa ganar el pan, non yá na gueta d’un trabayu dignu, non, simplemente d’un trabayu. Cada añu salen rebañinos d’oveyes obedientes de los IES y escueles, ¿espíritu críticu? pa qué. Asina ye como mos quieren ver, teniendo como esmoleciminntos cimeros quién gana’l Gran Hermano, OT, o qué sé yo otru programa d’eso. Una mocedá podre, espeyu d’una sociedá podre, que nun tien interés dalu por nada.

Esta ye la nuesa sociedá, el mundiu nel que vivimos. Daveres nun naguais por ver cómo mos verán dientro dos sieglos, en qué finará too esto, ¿tornaremos otra vegada al facismu – afalagáu pola non aición social – como yá pasó notres dómines? Dicía un cantar: “prietes tornes ximielguen los aires, ñubes escures mos torguen ver” y munchu tardará, pémeque, n’asoleyase dafechu la situación. Mentes tantu naguo por un futuru enllenu d’esperanza, porque, según dicen, ye lo cabero que perdemos.

Advertisements