Paisaxe ya territoriu

Nel discursu (o discursos) políticu del asturianismu tien una importancia relativamente central el tema’l territoriu. Tanto nos idearios de formaciones polítiques como nos manifiestos ya llamaos d’organizaciones ya individuos aprucen davezu etiquetes como reestruturar el territoriu, política territorial o mensaxes como allegase al territoriu. De reparar un poco más posao nestes coses podemos decatamos de que al final nun dexen de ser llugares comunes nos discursos políticos ya más nos que s’autodefinen como nacionales o nacionalistes.

Cuálu ye esi territoriu del que falamos? La rempuesta evidente ye: el d’Asturies. Nun ye la mio intención abrir equí l’alderique de cuálu ha de ser el territoriu xeográficu nacional a reivindicar, lo que quiero poner enriba la mesa nesti momentu ye cuála ye la conceición que tenemos d’esi territoriu.

Cómo concibimos el territoriu? Si facemos un repás a tolos testos políticos del asturianismu modernu vamos decatamos bien aína de que hai una identificación mayoritaria nel discursu ente territoriu ya paisaxe. Nel nuesu dicionariu defínese’l segundu términu como sigue:

paisaxe, el: sust. Vista [d’una parte d’un territoriu que se ye a columbrar dende un sitiu].

La definición damos dos bones pistes de per ónde van les nueses interpretaciones: venceyu claru col sentíu de la vista ya una perspectiva parcial. Pela cueta’l primer términu tien la viniente definición:

territoriu, el: sust. Parte de la Tierra, d’un continente [que tien unes carauterístiques naturales, étniques, polítiques comunes]. 2 División [alministrativa de les que tienen dellos estaos].

Ello ye, el territoriu ye dalgo muncho más estenso, complexo ya diverso d’aquello que podemos retratar nuna semeya. El paisaxe ye dalgo básicamente contemplativo, mui propio de los discursos nacionalistes decimonónicos nos que imperaba la interpretación de la identidá nacional como dalgo estanco, señardoso ya inalterable per se. Una visión fondamente conservadora na que acaben por guañar discursos reaicionarios contrarios a tou cambéu.

Por eso ye tan importante que l’asturianismu en xeneral, ya la esquierda soberanista en particular, entienda lo que ye’l territoriu na so realidá poliédrica. El territoriu nun ye namás esa realidá topográfica, delimitable nun mapa, ye tou un sistema d’interrellaciones ye un ecosistema nel qu’entra en xuegu l’espaciu xeográficu, los colectivos humanos que lu habiten, la flora ya la fauna ya’l patrimoniu.

Hemos d’abandonar, cuantes primero meyor, esta visión reducionista ya contemplativa derivada de la conceición como paisaxe de la nuesa realidá. Hemos d’escomenzar, darréu, a trabayar una comprensión, tanto teórica como vivencial, de lo que supón la categoría territoriu. Ye l’únicu xeitu de poder plantegar midíes series ya concretes a los problemes de la xente d’Asturies.

Esti camudamientu supón, de mano, una conocencia más fonda ya activa de la realidá xeográfica que mos arrodia. Y darréu d’ello ye una cadena de fiches de dominó. El dir físicamente a los sitios lleva arreyao conocer los llugares, los vecinos ya la so interaición col mediu. Namás asima vamos poder entender realmente lo que supón l’ausencia d’una política territorial nel nuesu País; namás siendo conscientes del estáu llaceriosu les estraes ya caminos, namás sabiendo p’aú ya per ónde se movíen los paisanos ya paisanes de los llugares vamos poder comprender ya articular un discursu afayadizu d’estruturación territorial.

Ensin esta conocencia tampoco vamos poder saber realmente cuála ye la rellación humana cola natura. Conocer cómo se curió de los nuesos montes tradicionalmente ye fundamental pa poder plantegar midíes series de proteición d’espacios naturales, de caltenimientu d’especies en peligru de desaniciu, d’esplotación agro-pecuaria sustenible… etc. Toes estes cuestiones tórnense capitales a la de construyir polítiques empobinaes a afincar población nes zones despoblaes.

Hemos de tener bien claro que ensin población, ensin paisanos ya paisanes que sigan non namás viviendo en sinón conviviendo col territoriu va ser imposible que nun caya’l nuesu patrimoniu artísticu o que nun muerra la nuesa cultura ya les nueses llingües nacionales.

Precisamos esti cambéu de paradigma que mos lleve a ser un movimientu político-social más activu ya, sobre manera, muncho más enraigonáu na Tierra, na Nuesa Tierra. Nun escaezamos, tampoco, que esto nun ye namás pal nuesu mundu rural (d’estensión xeográfica mayoritaria nel nuesu País), sinón que ye exactamente igual pa la nuesa realidá urbana. Ello ye que, personalmente, considero básico que l’asturianismu salga de la so realidá urbanita, ya conoza muncho más ya meyor la realidá rural del País pa nun cayer nun discursu d’arcadia feliz perdida.

Pero ye que, cuido, namás asina vamos poder pasar a plantegamos cómo mos rellacionamos col nuesu territoriu aquellos asturianos que vivimos nuna realidá muncho más urbanizada, realidá na que, mayoritariamente, vive ya se desenvuelve l’asturianismu. Nesti sentíu, vamos decatamos de que, contraditoriamente, nel nuesu imaxinariu colectivu como movimientu quedó fuera l’Asturies urbana, la que concentra más de la metá’l nuesu Pueblu.

Cuando comparemos les dinámiques d’interaición grupal (llingüístico-culturales), de produción ya consumu de bienes, d’ufierta de servicios públicos ya les necesidaes comunicatives ya de caltenimientu de patrimoniu material de la nuesa realidá rural ya de la nuesa urbana ya mos decatemos de que nin tenemos una realidá rural ayena a lo urbano, nin tenemos una realidá urbana desconectada del mundu rural, nesi momentu, vamos poder construyir un Discursu Identitariu Asturianu inclusivu, autoconsciente ya garantía de futuru pa la nuesa Patria.

Vamos abandonar la contemplación señardosa del paisaxe ya vamos facemos verdaderos dueños del nuesu Territoriu.

 

O gigante que compre espertarmos

O galego-português das Astúrias é um gigante dormido, ũa grande força que só aguarda a que alguém a esperte do longo sonho do esqueço e a indiferença impostas. Compre espertarmo-lo, revivermo-lo e reintegrarmo-lo no seu espaço natural: a lusofonia. Um espaço do que fomos afastados por séculos de imposições e marginações do espanholismo.

A nossa reconstruçom nacional, já o dixem outras vezes, nom pode erguer-se sobre aquelas teimas e marcos destrutivos que nos impugeram historicamente. Nom podemos fazer nossas as máximas da uniformizaçom e a leitura estreita da identidade que nos levou a nos esquecermos do que somos.

Temos, por contra, que explorar as nossas potencialidades. Nom podemos, por um medo imposto à diversidade, renunciar ao potencial identitário, cultural, político e económico que supom termos como língua própria ũa língua internacionalizada e já plenamente normalizada noutros territórios. Ou nos desfazemos das leituras localistas e negadoras, produto da subordinaçom, ou só estaremos a seguir alimentando a nossa morte.

Que ganhamos exatamente normalizando as nossas falas galego-portuguesas baixo ũa visom que as saca do seu âmbito linguístico natural só para reduzi-las a ũas peculiares falas locais? Nom é isso reproduzirmos o discurso opressivo do que dizemos querer separar-nos? Nom ganharíamos muito mais aceitando, sem medos nem prejuízos, a sua filiaçom linguística e empregando ũa grafia de uniom com o resto de terras com as que partilhamos idioma? Nom teríamos muito mais que ganhar como sociedade, como naçom emergente, se aproveitássemos um recurso natural, como é a língua, para abrirmos as portas a todo um mundo linguístico-cultural e literário do que nos afastou a imposiçom imperialista?

O galego-português da nossa terra é precisamente isso: um grande gigante dormido que agora nos toca espertar. Devemos pôr no mapa da lusofonia o nosso país, que ondule orgulhosa a nossa azul bandeira ao lado do resto de terras com as que partilhamos língua. É o único jeito de lhes abrir outra fronte mais aos nossos inimigos que jogue clara e rotundamente no nosso benefício. É reconstruirmo-nos nacionalmente borrando as barreiras mentais impostas, fazermos-lo aproveitado as nossas potencialidades centrando-nos nas nossas próprias forças, lermos como naçom em positivo.

Levamos muito tempo presos dum discurso em negativo sobre a nossa identidade e as nossas potencialidades. Senhamos inteligentes e, por ũa vez, adiantemo-nos na batalha apostando por ũa estratégia nom de resistência, senom de futuro, baseada no nosso próprio potencial, ũa estratégia de futuro e vitória. Devemos abandonar as leituras sobre nós mesmos e as estratégia pensadas para a resistência, porque a resistência nom é mais que um cárcere auto-imposto. É o jeito que tem o inimigo de roubar-nos a perspectiva de futuro, de negar-nos o sonho da vitória e condenar-nos ao eterno fracasso.

Acheguemo-nos aos nossos irmãos galegos, portugueses, americanos, africanos e da Oceânia. Nom tenhamos medo de sermos parte dum mundo que só nos poderia traher benefícios, reconhecimento e ar, para respirarmos ceives num dos nossos espaços culturais. Acheguemo-nos com a carta de presentaçom que nos outorga sermos partes deles e fagamos-lo, também sem medo, amossando que a nossa naçom nom é, nem pode se-lo, monolingue.

E nom nos esqueçamos de que podemos aproveitar toda a tradiçom, da que também formamos parte, que oferece o português para nos tirar de encima séculos de imposições linguísticas no asturiano.

Em definitiva, só quando esqueçamos as curtas miras que nos impõem séculos de marginaçom e discurso provinciano, séculos de nos imporem ũa visom localista das nossas falas e um medo irracional a sermos nós mesmo plenamente, só nesse momento poderemos aceitar-nos como o que somos: um povo com duas línguas nacionais. Nunca teremos ũa pátria liberada até que nom nos vejamos nacionalmente reflectidos também na língua de Camões, na língua de Rosalia, na nossa língua e na sua autêntica grafia.

Carta al compañeru neofalante

De mano, lo primero qu’habíemos dicivos a tolos compañeros neofalantes ye… gracies. Munches gracies por facer vuesa esta llingua. Munches gracies, sinceramente, porque ponese a falar ya defender una llingua que cuantayá se condergó a muerte nuna sociedá qu’asumió esa conderga tien munchu méritu ya ye bien merecedor d’almiración.

La realidá ye que, por mui dignos que mos queriamos poner, nun tien el mesmu méritu falar como siempres se faló que dexar de falar «bien» o «fino» pa pasar a falar no que siempres s’estigmatizó. Nuna sociedá qu’entiende que’l progresu colectivu ya personal va de la mano de dexar morrer l’idioma propiu pa pasar al impuestu, nun ye fácil dar el pasu contrariu: comprometese abiertamente col idioma condergáu. Nun lo ye pa los que lu trayemos de casa, menos entá pa vós. Con too, el vuesu compromisu ye tan firme qu’ehí siguís, pese la falta solidaridá de la que bien de veces carecemos los falantes patrimoniales.

Nun podéis avergoñavos de la vuesa condición de neofalantes, habéis asumila con arguyu porque sois la semiente la recuperación d’un idioma, sois garantía de futuru. Ya habemos dicilo alto ya claro, los neofalantes son igual de falantes que los de tola vida. Habemos asumir que nun procesu de sostitución idiomática como’l nuesu si nun ye neofalante, Asturies nun va tornar a ser nunca asturfalante nin galegofalante.

Yo mesmu soi neofalante d’otres llingües ya conozo perbién lo que supón tol procesu de facer propia una llingua nueva, d’incorporala a lo que ye ún mesmu. Ye un camín llargu ya duru pero que bien paga la pena. Ye un gran momentu d’autodetermín personal, un gran actu de rebeldía contra la homoxeinización cultural ya llingüística que llevamos a xocostrines.

Los neofalantes constitúin el primer pasu na salvación de cualesquier llingua subordinada ya amenazada. Ye l’únicu camín real pa la recuperación de falantes ya la nativización del modelu llingüísticu en construcción.

Nel casu d’aquellos que sois descendientes de falantes patrimoniales el fechu de decidivos a recuperar l’idioma familiar ye tamién un actu de xusticia ya reparación histórica. Ye volve-yos la dignidá a tolos nuesos antepasaos que tuvieran que vivir cargando enriba’l llombu la pesada llosa d’un discursu supremacista que-yos dicía que nun yeren nada, que non solo nun yera preciso que la so cultura siguiere existiendo, sinón qu’esi desaniciu yera lo meyor.

Ye necesario entender esto porque ye la única forma real d’entender que’l movimientu en defensa d’un idioma nun ye puru conservadurismu d’una situación de fragmentación dialectal ya subordinación funcional. Nun tamos equí pa caltener el xeitu de falar de los nuesos güelos. Como sociedá habemos asumir como dalgo preciso esti actu de xusticia ya reparación histórica. Como movimientu habemos tener claro que tamos a salvar un idioma, a desendolcar nueves variantes funcionales, a modernizar ya actualizar la llingua, a reconquistar espacios que mos foron arrampuñaos ya ñegaos…

Si nun recuperamos falantes, si nun recuperamos ya construyimos nuevos espacios comunicativos n’Asturies onde les llingües vehiculares seyan l’asturianu ya’l gallegu ¿qué normalización díbemos tar faciendo? ¿Qué procesu de dignificación ya salvación d’un idioma ye aquel qu’asume que los falantes perdíos, perdíos han quedar? ¿Cómo vamos salvar un idioma minorizáu si asumimos que los non falantes nunca han falar esi idioma?

Nun podemos asumir qu’a tolo más que podemos aspirar ye a tornar a una situación tradicional ensin decatamos que’l nuesu pasáu ta estráu de diglosia ya marxinalidá. La llealtá los falantes patrimoniales ye más que necesaria pa caltener un idioma, pero pa recuperalu daveres nuna situación de minorización la clave ta nos neofalantes. Ya n’entender qu’una llingua nun ye propiedá privada de naide, sinón responsabilidá colectiva de tola sociedá. Nun mos podemos creyer dueños ya señores de la llingua que mos tocó por familia ya creyer que’l restu son ya han ser, como poco, unos indolentes a la so situación. Habemos involucrar nel futuru l’idioma al restu la sociedá, pero habemos dexalos que s’involucren.

El vuesu compromisu ta más que demostráu. La responsabilidá cai del llau de los que somos patrimoniales ya la entruga ye, ¿hasta cuándo vamos siguir estigmatizando a aquellos compañeros neofalantes? ¿Cuántos nun quedaríen pel camín pola falta de reconocencia de lo que ye un esfuerciu más que meritable? ¿Cuándo vamos entender que realmente somos lo mesmo? Porque non solo sois garantía de futuru, yá sois el presente l’idioma. En definitiva…

Gracies, munches gracies, porque a pesar de too, siguís ehí, calteniendo vivu esti idioma, el mio idioma, l’idioma de nueso.

Refundar l’asturianismu, construyir l’alternativa

En 2015 facíense 40 años de l’apaición del asturianismu modernu y cuido que ye’l momentu de refundase y siguir avanzando. Nun ye reñegar del pasáu, nin echar culpes a naide de los tuvieron enantes; ye xusto al aviesu, ye aceutar la herencia recibida, facela propia, actualizala y tirar p’alantre. Al echar la vista p’atrás y ver tantes de coses apolmona un poco pesu la responsabilidá, pero hemos ser a ello.
Cuando se fala de refundase como movimientu social nun ye que nun s’avanzara, partíase de la nada más absoluta y consiguimos muncho anque dacuando sepia a poco. ¿Pudo avanzase más? Claro, pero tamién podíen esborriamos duna y nun pasó. Equí siguimos. La realidá ye qu’agora vemos como dalgo natural coses que va unes poques de décades yeren impensables.

Tuviemos que defender el País ensin precedentes claros que reivindicar, con una hostilidá institucional y con un discursu dominante política y sociolóxicamente contrariu perfuerte. Podemos dicir con total arguyu que punximos la reivindicación llingüística y cultural enriba la mesa política d’Asturies, qu’abrimos el camín de la recuperación d’Asturies mesma nel discursu políticu. Hemos entender que tolos avances qu’hebo son de nueso, son conquistes qu’oxetivamente llogramos col nuesu trabayu y esfuerciu y non, como mos quieren vender, gracioses concesiones.

Dende los años ochenta la sociedá asturiana nun volvió tar efeutivamente activa no político y con ganes de cambeos como paez tar otra vuelta agora. La coxuntura d’anguaño ye perfeuta pa plantegar esos cambeos en clave netamente asturiana, ye’l momentu oportunu pa socializar discursu asturianista. Ello ye tan asina, qu’asina lo vieren y entendieren quien formen una de les meyores marques eleutorales de la hestoria española recién, Podemos.

Hemos reconstruyimos como discursu social y movimientu políticu. Si tol asturianismu social nun se conciencia claramente de la trescendencia que tienen estos años pa marcar les dinámiques político-sociales de les décades venideres, tendremos perdío un par de xeneraciones asturianistes enteres. Precisamos de facer entender, principiando por nós mesmos, que l’asturianismu nun ye nin más nin menos que la rempuesta natural de les clases popurales d’Asturies autoconcienciaes contra los ataques que sufre día sí y día tamién. L’asturianismu ye la única óptica política ñacida pa responder a les necesidades de la nuesa xente. Somos la única garantía de futuru pal País.

Precisamos tornar a tener como prioritario lo que tradicionalmente se llamó facer país, ello ye, axixar la conciencia nacional. Como movimientu social hemos tener claro qu’ensin una conciencia propia de comunidá humana autodiferenciada nun ye posible salvar Asturies y hemos ser nós los que trabayemos por reconstruyir y esparder la conciencia d’asturianía. Hemos evidenciar que xusto foi la voluntá de nun querer exercer l’autonomía que mos correspuende como País de les elites político-económiques la que mos llevó y sigue llevando a la más absoluta de les miseries.

Un oxetivu imprescindible ye crear una verdadera Opinión Pública Asturiana al traviés de la producción, sofitu y espardimientu de medios de comunicación fechos por y p’Asturies. Hemos forciar que los intereses y la realidá específica asturiana pase a ser un elementu sustantivu de la política desendolcada na nuesa tierra.

Nun mos podemos escaecer de la realidá na que vivimos. Frente a un autogobiernu incompetente y una ruina autonomía que nin los asturianistes defenden la sociedá asturiana prioriza penriba cualesquier otra contienda eleutoral les eleiciones estatales. Nes postreres podemos ver dibuxada, per primer vegada en munchu tiempu, una mayoría social cansada del bipartidismu estatal y del monopartidismu rexonal, una mayoría social que ta claramente escorada a la esquierda de la esquierda oficial y relativamente bien dinamizada.

L’asturianismu tien d’entender, asumir y prauticar que nun ye una teoría y una praxis política de cenciellu conservadurismu d’una dómina pasada d’idílica asturianía, sinón que somos el motor de construcción y tresformación de l’asturianidá’l sieglu XXI. Y pa ello precisamos d’abrir munchos y bien estremaos alderiques sobre la nuesa identidá como Pueblu, sobre’l discursu hestóricu alredor del que se construyó la nuesa nación y sobre qué discursu queremos llevantar col oxetivu de siguir existiendo.

Hestóricamente ye una evidencia que foi l’Asturies asturfalante la que marcó l’asturianidá y más en concreto l’Asturies centro-norteña. Funcionó nel nuesu País un modelu centralista na construcción del nuesu ser coleutivu, hemos plantegamos si de verdá ye esti’l modelu que precisamos y queremos y hemos facelo sometiéndolu a esame de pura coherencia discursiva. ¿Realmente podemos escluyir del discursu identitariu a l’Asturies galegofalante y reclamar la so asturianía? ¿Realmente podemos denunciar el desaniciu y la sostitución llingüística que carecemos como País nel Estáu esportando los mesmos plantegamientos condergando a la marxinalidá idiomática a una de les nueses llingües nacionales? Si nun llegamos a entender y sentir qu’hasta que’l gallegu, como llingua propia d’Asturies, pue y ha representar coleutivamente a tolos asturianos igual qu’entendemos y sentimos que lo fai l’asturianu nunca vamos poder consiguir una Asturies nacionalmente llibre de verdá.

Lo mesmo asocede con otres cuestiones discursives básiques. Hasta que la esquierda soberanista nun entienda y asuma que la sociedá asturiana actualmente nun demanda nin soberanía, nin independencia, nin socialismu nun va ser quien a poder esparder el so discursu políticu pente la nuesa xente. Ello ye, hemos desplicar qué significa eso y aplicalos a la realidá oxetiva na que vivimos, porque sinon nun vamos tar faciendo otro que llanciar conceutos valeros de conteníu a una sociedá que non solo nun los comparte, sinón que direutamente refuga esos términos. Ye lo que mos ocurre coles instituciones. Si l’asturianismu nun defende’l papel social y políticu que tienen y han desendolcar les nueses propies instituciones ¿quién lo va facer? Nun podemos siguir dexando les nueses instituciones polítiques en manes de quien nun les quier y les entiende como dalgo que, cenciellamente, tocó-yos xestionar.

L’asturianismu en xunto, y la esquierda soberanista en particular, ha defender que les instituciones asturianes nun son cencielles alministraciones d’un estáu que nun se preocupa por nós y que toca xestionar. Les nueses instituciones son la representación del poder políticu, nel sentíu más ampliu, del Pueblu d’Asturies y como tales han de funcionar. Valió de despreciales pola falta competencies cuando lo único despreciable ye la ruina y miserable xestión que llevamos careciendo de quien nunca quixo desendolcar les potencialidaes de la nuesa patria.

A la postre, hemos entender qu’una cosa ye’l principiu básicu de soberanía organizativa y otra cosa ye nun saber construyir redes de solidariedá y trabayu a comuña con quien son compañeros de camín en munches etapes. L’asturianismu ha cuntar con asociaciones (de toa triba) propies, como bien amuesa la nuesa propia hestoria y los exemplos d’otros países próximos en condiciones similares. L’andar al abellugu d’organizaciones estatales por mieu o supuesta incapacidá pa existir por nós mesmos nun ye más que mieu escénicu, ye siguir repitiendo errores estratéxicos. Agora bien, creyer que la defensa d’esti principiu de soberanía organizativa ye tornase autista y nun querer trabayar a comuña con aquelles organizaciones afines por ser estatales y creyer que l’asturianización d’estes estructures nes sos dinámiques na actuación nel País ye un imposible nun ye más que tener vocación eterna de ser irrelevantes y periféricos na política la nuesa tierra.

En definitiva, hemos entender que somos dalgo más qu’un cenciellu restolar pelos caxones de casa a la gueta la memoria perdida. Somos tamién el rescate l’escaezu la propia identidá. Aínda güei pesa aquel silenciu impuestu por decretu, aínda pesa’l silenciu na alcordanza. Porque eso ye lo que somos, heriedes de silencios y derrotes, heriedes de batalles qu’entá tán por ganar y porque queremos ser garantía d’esa victoria. Construyamos una Asturies enteramente de nueso.

Alcordances de mayestres

Esti día compartía en facebook Pablo Rodríguez Medina una entrada de va dos años del so blogue na que s’alcordaba d’un bon mayestru cuando neñu y aquello llevóme a alcordame yo de doña Emma.

Emma foi mayestra mía nos primeros años d’escuela y, casualidaes de la vida, la bona señora nun yera la primer vegada que s’enfrentaba a un Valduvieco en clase. Fora mayestra en Figareo (Mieres) de mio pá y tolos hermanos pequeños dexando al poco de marchar el mio tíu pequeñu la escuela de ponela ella ellí y treslladándose a Uviéu. Cerca venti años dempués la muyer nun salía del plasmu cuando, tres dos años na escuela de Ventanielles, lleía na llista otra vuelta aquel apellíu.

Yera mui bona paisana, una gran mayestra cola que deprendí les primeres lletres y que supo reforciar abondo bien el gustu pola llectura que trayía de casa amás de ser la primera en decatase de la mio temprana miopía. Emma yera de la vieya escuela, recta y esixente cuando tocaba y al empar cariñosa y duce pa tratar colos guaḥes. Siendo asturiana y de les cuenques mineres yera tamién asturfalante como nun podía ser d’otru xeitu.

Como bona mayestra d’esa vieya escuela tan antiasturiana, Emma nun falaba asturianu en clase, mesmo reñía cuando se mos escapaba dalguna pallabra nel idioma qu’aínda delles trayíemos de casa. Sí, a fines de los noventa nun barriu popular d’Uviéu como yera Ventanielles tovía existíemos neños asturfalantes y, llastimosamente, tamién existía represión llingüística nes aules (represión más inocente y poco militante de lo que pensamos dacuando).

Aquello a min chocábame enforma. Conociéndola como la conocía de fuera de clase con una fala asturiana tan de casa nun yera pa entender con seyes o siete años que tendría yo daquella cómo aquella paisana falaba asina en clase o por qué mos correxía por dicir prestar, mancar, güela… ¿había realmente otru xeitu de dicilo? Pa min, daquella, non.

El casu ye qu’un día aquello manifestóse d’un xeitu que me quedó bien ancláu na memoria y que saqué del escaezu gracies a la entrada de Pablo nel so blogue. Tornábemos un día, como otru cualesquier, del recréu pa l’aula dempués de xugar a dalguna cosa (posiblemente fútbol) y yo tou ufanu por tar nel grupu trunfador díxi-y a la mayestra Ganemos, profe! A lo qu’ella arrespondió cola correición castellanista oportuna: No se dice ‘ganemos’, sino ‘gamamos’.

Aquello he dicir que me mancó no más fondo del arguyu personal. ¿Cómo yera aquello de que ganemos taba mal dicho? Quedare calláu unos segundos cavilgando la rempuesta y solté-y un gayasperu: Pos entós, vencimos! La mayestra quedó un poco parada, como si-y garrare despistada la rempuesta y ríndose díxome: Que neciu yes! Salisti a la raza los Valduvieco, veti sentate anda.

De magar aquel día alcuérdome que nunca más me volvió correxir y eso que yo siguía mancándome y prestándome dir a ver les güeles. Aquella ocurrencia poco tardó en llegar a casa dau’l tratu familiar qu’había cola mayestra. Efeutivamente, la neciura familiar biltare bien en min, cualesquier que me conoza sábelo bien. D’ehí p’arriba alcuérdome que, cuando tábemos solos, l’asturianu yera la llingua vehicular d’aquella muyer pa falar conmigo na escuela igual que lo yera na cai.

Aquel episodiu, aquella victoria llingüística, quién sabe tolo que me pudo condicionar na forxa’l mio calter y conciencia idiomática. Cuido que nunca voi llegar a sabelo realmente, anque nicios hai pa pensar qu’aquello dexare una buelga fonda na mio conciencia.

Les llingües d’Italia

Anque de mano taba pensao que fore la mesma entrada al quedame un poco llargo decidí dixebralo en dos. Esta ye la continuación de l’anterior onde falábemos un poco de la realidá llingüística italiana de forma xeneral. Agora vamos dir metiéndomos en fariña y facer un repás curtiu llingua per llingua hasta algamar la cantidá de les ventidós llingües que dixéremos.

Como yá dixéremos la llista de llingües romániques fai dieciséis idiomes siendo la familia llingüística más grande del territoriu. Ente los intereses que presenta Italia pa la dialeutoloxía en xeneral y pa la romanística en particular ye que nella ta la isoglosa más importante de tola Romania (que ye como llamamos al conxuntu de tierres que tienen como llingua propia dalguna variedá románica). Una isoglosa ye’l pallabru que s’emplega en llingüística pa nomar la llinia maxinaria que mos marca hasta ónde llega un fenómenu llingüísticu. Nesti casu tenemos la llamada llinia La Spezia-Rimini que separta les llingües romániques occidentales de les llingües romániques orientales y que garra’l nome de les ciudaes costeres d’A Spézza (en ligur) y Rèmin (n’emilianu). Nel enllaz podéis lleer un poco sobre qué fenómenu marca y por qué tien tanta importancia pa la dialeutoloxía románica.

Ensin dar yá munches más vueltes les llingües romániques en suelu italiano son les que siguen:

  • Arpitán (arpetan) alredor de 90.000 falantes n’Italia
    L’arpitán ye la llingua del Valle d’Aosta que ta nun situación asemeyada al Valle d’Arán en Cataluña. El valle fai parte de la nación ensin estáu d’Arpitania que s’esparde fundamentalmente per Francia, el (mal)llamáu cantón francés suizu y esti valle so alministración italiana. El pesu del francés como llingua de cultura y l’espansionismu xacobín que fixo la République, sobremanera de magar Napoleón, llevó a que delles comunidaes de fala románica asitiaes n’otros estaos apegaos a Francia adoptaren el francés como llingua identitaria. Pasó en Suiza, pasó-yos a los valdostanos y pasó en Bélxica. Esto ye lo que mos desplica qu’Italia reconoza’l francés como llingua minoritaria oficialmente.
    Por suerte, dende va unes décades esta situación cambió y agora mesmo tán dientro d’unes dinámiques d’autorreconocencia llingüística y reivindicación del idioma propiu. L’arpitán como llingua pasó-y bien desapercibida a la románista bien de tiempu por nun ser la llingua propia de nengún estáu poderosu y cuando se la reconoció como peculiaridá llingüística denomósela franco-provenzal por topase’l francés y el provenzal (occitanu), ensin atender pa nada pa la realidá social de la comunidá falantes nin tan siquier pal nome tradicional autorreferencial.
    L’arpitán lleva como llingua minorizada la inmensa mayor parte la so hestoria ensin cuntar, hasta va unes décades, con un movimientu político-social de reivindicación. Esto traduzse nun cultivu lliterariu un poco escasu hasta va bien poco y na falta d’una estandarización que paez que tán empezando a superar. Nel valle cunten con una presencia nos medios, na alministración y nel enseñu nada despreciatible y con una normalización social que fai qu’alredor del 70% la población siga lleal al idioma.
  • Catalán (català) alredor de 26.000 falantes n’Italia
    Na islla de Sardeña y más en concreto na ciudá de L’Alguer ye onde se fala catalán. Como comentáremos enriba nun ye una variedá constitutiva sinón que’l catalán llevóse hasta allá. La Corona d’Aragón foi una potencia marítima en dómina medieval per tol Mediterraneu y daquella controlaba munchos territorios estrapeninsulares. La ciudá de L’Alguer foi un enclave mui importante pa los sos intereses político-económicos y funcionó de ciudá-colonia al más puru estilu de la Grecia clásica. Esto ye lo que mos desplica que tanto la ciudá como l’arrodiada rural tea catalanizada llingüística y culturalmente.
    Tien una intensa actividá cultural alredor de la so catalanilidá, de fechu l’alcalde, del Partíu Democrática, revindícase como catalanista. Les encuestes sociollingüístiques afirmen qu’alredor el 30% la población tien como llingua materna‘l catalán y qu’alredor del 15% la emplega davezu nel día a día.
  • Corsu (corsu) alredor de 200.000 falantes n’Italia
    El corsu ye’l romance autóctonu de la islla de Córsica. Dientro la romanística hai dél alderique científicu actualmente sobre si consideralo una llingua a parte si non. Históricamente consideróselu un conxuntu de variedaes toscanes que quedaren fuera del estándar intalianu al pertenecer a Francia. Últimamente empieza a consideráselu una llingua de tipu criollu d’aniciu toscanu sobre fales sardes, cosa qu’implica pensar que na islla’l romance primeru que se formó yera tamién sardu. Seya como quier, el corsu como variedá separtada existe socialmente dende va a lo menos sieglu y mediu, cunta con un movimientu de reivindicación propiu y un procesu de normativización tamién propiu, modernamente desenvueltu pola Accademia Corsa fundada en 1968 na ciudá de Niza por un grupu d’investigadores.
    Na práutica agora mesmo tola comunidá científica considera’l corsu como una Ausbausprache o llingua por construcción qu’implica que ye una variedá llingüística que por motivos sociopolíticos funciona como una llingua independiente d’otres variades coles que podía formar una única llingua.
    N’Italia fálase corsu nes fasteres de Galuria y Sasari al norte de la islla de Sardeña. Nun ta reconocida pol estáu italianu nin cunta con nengún encontu oficial anque’l movimientu de lliberación nacional sardu de magar unes décades reconozla como llingua propia de la nación sarda. Esto conlleva que’l sardismu contemple la reivindicación llingüística del sardu tamién como propia y que pida una normalización social. Pue consultase la wikipedia en llingua corsa.
  • Emilianu (emiliàn) alredor de 3’5 millones de falantes
    L’emilianu o emiliano-romañolu ye una llingua románica falana nel noroccidente d’Italia, fundamentalmente na Emilia-Romaña pero espárdese tamién pel sur de Lombardía, norte de La Toscana y norte Les Marques; arriendes de ser la llingua propia del estáu de San Marín. El dialeutu más imporante y que tuvo mayor cultivu lliterariu ye’l boloñés, de la ciudá de Boloña (na forma propia Bulôgna).
    Esta llingua ta nuna situación de minorización mui grande, nun cunta con un movimientu de reivindicación social y la inmensa mayor parte la sociedá nun la considera una llingua única, sinón un mecigayu de dialeutos poco conetuaos ente sigo (¿suénavos, eh?).
    Con too, dende l’añu 1999 empieza haber delles iniciatives de calter normalizador anque siempres dende la perspeutiva del boloñés y non dende una idea conxunta de tol idioma. Podéis ver la wikipedia n’emilianu y la información qu’ufre la ciudá de Boloña sobre la llingua propia na web oficial del conceyu.
  • Furlanu (furlan) ente 635.000 y 720.000 falantes
    Ye la llingua propia d’El Friul y cunta con una reconocencia oficial per parte del estáu italianu. Tien pocu usu dientro l’alminitración llocal y nel enseñu ye asignatura optativa en tolos niveles preuniversitarios dende 1999. Cunta con un cultivu lliterariu ininterrumpíu dende’l sieglu XIII y con movimientu de reivindicación llingüística modernu con una presencia social importante.
    En 1919 créase la Societât Filologjche Furlane que fai les funciones normativizadores y investigadores propia d’una Academia de la Llingua. En 1996 afínquense les bases pa la normativización moderna y pasín a pasu’l furlanu estándar va garrando presencia social al traviés d’una recuperación toponímica bastante desendolcada y l’usu na señalética per parte los conceyos.
    Alredor del 40% sigue siendo lleal al idioma y amás tán viviendo un momentu de medra del movimientu social cosa que mos lleva a pensar que’l furlanu tea empobinando pel camín de la salvación anque aínda quede muncha xera.
  • Ladín (ladin) alredor de 55.000 falantes
    Fálase al norte d’Italia, apegao al furlanu, nes rexones del Trentín-Altu Alxide y Vénetu pa contra la frontera con Suiza y ta reconocíu oficialmente por 54 conceyos italianos como llingua propia algamando alredor del 80% la estensión territorial.
    Ye complicao facer un estudiu onde contabilizar el númberu falantes real porque namás se tienen datos al traviés de los censos onde espontaneamente la xente declárase perteneciente a una comunidá idiomática. Col procesu de recuperación nótase della simpatía popular pa cola llingua propia al ver que na zona non reconocida oficial en 2001 declaróse falante un 17’54% la población, mentanto que na del 2011 medró’l númberu a 23’19%.
    A fines de los años 90 creóse por collaboración de les distintes comarques de fala ladina’l Servisc per la planificazion y Elaborazion dl Lingaz Ladin que yá tien sacao unes normes otrográfiques, una gramática y un diccionariu normativos amás d’entamar un procesu xeneral de recuperación toponímica.
  • Ligur (zeneize) alredor de 2 millones de falantes
    Ye la llingua propia de Liguria anque s’esparde tamién per tierres del sur del Piemonte y pela costa mediterranea contra l’occidente entrando nel estáu francés hasta Niza y tamién nel estáu de Mónaco onde ta reconocida como monaqués.
    Hestóricamente llamóse xenovés (zeneize na forma propia) al ser el dialeutu de la capital el más impotante cuntando non solo con una tradición lliteraria bien amplia sinón que funcionó tamién como llingua vehicular de parte del comerciu marítimu pel Mediterraneu hasta’l sieglu XIV. Actualmente empieza a falase de ligur nel ámbitu de la filoloxía románica anque’l procesu de recuperación y normalización social xeneralizó pa tol idioma la forma patrimonial zeneize.
    Pesie a tener un númberu altu de falantes qu’algama alredor del 90% la población l’emplegu ye mui diglósicu y ta viéndose rápidamente sustituyíu pol italianu. Calcúlase que namás unos 500.000 falantes empleguen l’idioma diariamente. Sicasí, esta situación afaló a un trabayu per parte les instituciones ligures de promoción y normalización bastante importante anque non siempre bien articuláu.
    Existe una Académia Lingùstica do Brénno que ye la encargada de la normativización del idioma teniendo yá desendolcada una ortografía y una gramática. Podéis consultar tamién la wikipedia en ligur y una páxina web fecha pa hispanohablantes cola fin de dar a conocer l’idioma y que ye billingüe ligur-castellán.
  • Lombardu (lumbard) alredor de 7 millones de falantes
    El lombardu ye la llingua propia de Lombardía anque s’esparde per dalgún valle más de la contorna suiza. Nun cunta con nenguna reconocencia per parte del estáu italianu anque tea marcada como llingua en peligru pola UNESCO y namás na zona suiza l’emplegu nun ta estigmatizáu socialmente. Los dialeutos principales son el bergamascu de la ciudá de Bérgamo (Bèrghem) y el milanés de la ciudá de Milán (Milàn). Cunta tamién con falantes en delles zones de Sicilia, el Lazio y Brasil por mor de la emigración.
    Nun cunta con un procesu modernu de reivindicación social nin con una normativización idiomática desendolcada anque dende va una década tán empezando aprucir les primeres tentatives d’ello. Asina ente’l 2003 y el 2007 apaeció un periódicu de la mano de l’asociación cultural La Vus de L’Insübria que propunxo una grafía unificada pal idioma, frente a les otres dos existentes: la clásica de base milanesa y la propuesta pol Consej Lunbáart për la Lengua que ye una asociación en defensa del idioma. Podéis consultar la wikipedia en lombardu.
  • Napolitanu (napulitano) alredor de 11 millones de falantes
    Ye la llingua más grande d’Italia n’estensión y en falantes (si nun cuntamos l’italianu estándar, claro). Fálase nes tierres de Campania, el Lazio, Les Marques, l’Abruzze, Mulise, Baselecata, Calàbbria y Pugghie. Como’l restu de romances que nun salen de les fronteres italianes nun cunta con reconocencia oficial real dala anque dende va unes décades pue estudiase como asignatura optativa nes escueles de Campania.
    Tien un usu lliterariu históricu bien consolidáu y fora llingua de l’alministración llocal so dominiu aragonés hasta’l sieglu XVI. A cuenta d’esto cunta con una ortografía tradicional d’emplegu cultu que sigue tando en funcionamientu anque se tán faciendo propuestes de modernización col envís de desendolver una normalización social del idioma.
    En 2002 ethnologue falaba d’unos 5’6 millones de falantes, 2003 calculábense alredor de 7 millones y mediu y na escuesta sociollingüística fecha pol estáu italianu en 2009 declaráronse falantes de napolitanu 11 millones de persones; esto dexa bien claro que ye una llingua especialmente viva y actualmente ye posible que seya la que más falantes monollingües tien de toa Italia.
    Nes últimes décades desendolcóse un trabayu dende l’ámbitu científicu d’investigación dialeutal, histórica y lliteraria bien importante que complementó una xuba nel usu lliterariu modernu. Podemos pensar que’l napolitanu va ser una llingua que d’equí a pocu tiempu entame un procesu de normativización y normalización social modernos bien potentes. Podéis consultar la wikipedia en napolitanu.
  • Occitanu (occitan) alredor de 170.000 falantes n’Italia
    L’occitanu ye la llingua propia d’Occitania qu’algama’l sur del estáu Francés, el Valle d’Arán en Cataluña y les llames Valladas Occitanas nel Piemonte. Foi la primer llingua románica en tener usu lliterariu escritu siendo la llingua vehicular de la poesía cortés nos sieglos XI y XII.
    L’occitanu hubo enfrentase al xacobinismu francés sobre manera dempués de la revolución de 1789 onde se fixó’l modelu d’une langue, une nation. Sicasí, foi la llingua mayoritaria del so territoriu hasta, polo menos, la segunda guerra mundial. Actualmente ta viviendo un espertar sociopolíticu importante de revindicación de lo propio y del idioma. Cunta con dellos grupos encargaos de la normativización moderna del idioma, cosa abegosa pola mor de la nula reconocencia llegal en Francia. L’Institut d’Estudis Aranesi ye l’únicu que ye una institución pública y oficial, creada en Cataluña onde l’occitanu ye oficial en tol territoriu y d’usu preferente nel Valle d’Arán onde ye la llingua propia.
    N’Italia la situación ye como en Francia: nula proteición real anque sí ta reconocida pola llei como minoría llingüística a tutelar. Arriendes d’ello hai que-y amestar los típicos problemes d’una llingua minorizada: rotura de la tresmisión interxeneracional, diglosia, tar venceyada al mundu rural y la falta de progesu… etc.
    Con too, podemos dicir que los últimos acontecimientos dientro del movimientu occitanista en Francia llévenmos a ser prudentemente optimistes col futuru del occitanu, mesmo n’Italia, en tanto que paez que se sentaron les bases d’un modelu de reivindicación idiomática moderna y xeneralizada pente la sociedá. Podéis consultar la wikipedia n’occitanu.
  • Piemontés (piemontèis) alredor de 2 millones de falantes
    Ye la llingua propia de gran parte del Piemonte (sacantes los valles de fala occitana, dalguna pequeña fastera del sur de fala ligur y una pequeña zona de fala lombarda na frontera con Lombardía). Cunta con una tradición lliteraria ininterrumpida y con un rexistru culto-lliterariu desenvueltu ente los sieglos XVII y XVIII bien afitáu.
    El parllamentu piemontés reconociólu oficialmente como llingua propia del Piemonte en 2004 anque nun cunta con nengún sofitu per parte l’estáu italianu, cosa que supón una reconocencia ensin mayor trescendia político-social. Nes últimes décades apaeció munchu material didáutico moderno, empezó a deprendese nes escueles a iniciativa particular de los docentes y lleváronse p’alantre unos cuantos cursos d’alfabetización d’adultos.
    Podéis consultar un cursu en llinia pa deprender piemontés (n’italianu) onde se pue ver cómo cunten con una normativa estraoficial perfecha y d’usu mayoritariu ente los escritores y el naciente movimientu de reivindicación llingüística amás de na wikipedia.
  • Romanu-Italianu central (romanesco) alredor de 3 millones de falantes
    Esti romance ye’l resultáu de la evolución del llatín nel so sitiu primixeniu: el centru la Península Itálica. Tuvo como llugar referencial la ciudá de Roma y algama los territorios que pertenecieren al papáu per más tiempu. Esta situación fixo que nun acabare de cuayar una unidá etnico-cultural clara nesta fastera y llevó a los sos falantes a una visión ultradialeutalizada y dialeutalizante del propiu idioma que entendieren bien aína como cencielles variedaes del italianu.
    Científicamente diferénciaselu de les variedaes toscanes y nómaselu davezu como italianu central por esa falta d’identidá idiomática conxunta. D’un tiempu a esta parte empieza a llamáselu romanesco a tol idioma anque, de mano, esta ye la denomación propia del dialeutu de Roma y les fasteres d’alredor. Socialmente tiende a tracamundiase tamién coles variedaes rexonales del itialianu nun faciendo, de cuando en vez, nenguna distinción ente lo que ye propiamente’l romance autóctonu y lo que son les variedaes dialeutales modernes d’italianu falaes polos habitantes del centru d’Italia.
    Nun cunta con un movimientu de reivindicación llingüística, nin ta regulao por nenguna institución o asociación científica. Anque ye la llingua d’usu familiar y cotidianu (con repartu diglósicu) de la mayor parte la población del so territoriu l’idioma presenta un procesu de sustitución mui avanzáu. Les posibilidaes de futuru son realmente reducíes.
  • Sardu (sardu) alredor de 1.300.000 falantes
    El sardu de la llingua propia de la islla de Sardeña. Como yá comentáremos más enriba igual lo foi tamién de la islla de Córsica anque fore desplazao pol toscanu resultando’l corsu. Del mesmu mou nel norte la islla hai variedaes corses.
    La situación de Sardeña ye distinta al del restu los territorios pola so propia peculariedá hestórica y social. Existe de vieyo un movimientu nacional(ista)-independentista sardu que llevó a que la islla tuviere un estatus alministrativu estremáu al d’otres rexones d’Italia. Esto facilitó-yos poder desenvolver daqué de política llingüística que de magar unos años nun se centra namás nel sardu sinón en tola variedá llingüística de la islla (corsu y catalán).
    Contra lo que podíemos pensar, sicasí, nun hai movimientu de reivindicación llingüística bien trabáu y formáu talo y como lo entendemos dende la nuesa perspeutiva. Esto llevó, ente otres coses, a que nun exista una institución pública encargada de regular la normativización del idioma.
    Con too, nel añu 2006 el gobiernu sardu creó una comisión de normativización de la que salió una gramática normativa creándose asina la Limba Sarda Comuna (LSC) como rexistru cultu del idioma y d’emplegu per parte l’alministración.
    Cunten tamién con una curtia presencia nel sistema educativu regláu en toles etapes preuniversitaries. Práuticamente enséñase en tolos centros de la islla y desque saliere la LSC depriéndese l’idioma al traviés de la variedá llocal y alfabeticen nesi estándar. Según la encuenta que tamos remanando pa ufiertar los datos de falantes el 80,72% de la islla afírmase falante activu de sardu. Podéis consultar la wikipedia en sardu.
  • Sicilianu (sicilianu) alredor de 8 millones de falantes
    Fálase en tola islla de Sicilia y islles de la contorna y nel sur de la bota italiana básicamente nel centro-sur de Calabria, en Cilento y en Salento, n’Apulia meridional. Según la UNESCO ye una llingua que nun cuerre peligru nengún de desaniciu. Sicilia ye tamién una d’eses rexones especiales que, como Sardeña, tien mayor autogobiernu, esto llevó a delles reconocencies oficiales de la existencia del idioma, declaráu oficial en dellos conceyos y llugares de la islla, y al so inxerimientu na escuela pública.
    En 1951 por iniciativa del gobiernu sicilianu fúndase en collaboración cola Universidá de Parlemu el Centro di Studi filologici e linguistici siciliani como academia encargada del estudiu y normativización del idioma y que cunta con más de 200 miembros. Esta segunda parte, sicasí, nun ta desendolcada n’absoluto faltando aínda una normativa estándar. L’emplegu escritu sigue tirando de la grafía tradicional abondo apegada a la italiana y ensin una sistematicidá real.
    La llingua siciliana nun cunta actualmente con prexuicios sociales contra’l so usu siendo d’emplegu oral más que mayoritariu en tola islla tanto en situaciones formales como informales. La diglosia siciliana ye bien estraña pa los nuesos güeyos. Entiéndese que l’italianu ye la forma normal d’escribir, siendo emplegáu en tolos ámbitos. Estremen perfeutamente l’italianu del sicilianu, sicasí, nun cayendo na consideranza de lo falao como cencielles variedaes rexonales del italianu. Nesta situación podemos topamos con que la mayor parte de les clases puestes en Sicilia son oralmente en sicilianu en tolos niveles incluyida la Universidá. Pela contra tol aparatu escritu que precisa l’enseñu va n’italianu. Esto ye estrapolable a otros ámbitos, por poner un casu, los mayor parte los xueces traducen del italianu al sicilianu les sentencies cuando les lleen n’alto.
    Nel planu la normativización foron apaeciendo trabayos modernos de profesores universitarios non mui venceyaos al CSFLC con una visión moderna de la reivindicación llingüística y especialmente esmolecíos pol inxerimientu regláu del enseñu del sicilianu na escuela como asignatura propia. Salvatore Camilleri cola so Grammatica Siciliana ye’l referente principal al proponer yá en 1998 una grafía sistemática y propia pal sicilianu al traviés d’un diccionariu sicilianu-italianu espublizáu pol propiu CSFLC. Esti autor ye un poeta, traductor y estudiosu bien conocíu en Sicilia y Italia anque tola so obra tea escrita en sicilianu. Podemos dicir que’l sicilianu cunta entós con una normativa y un estándar en construcción non oficiales. Podéis consultar la wikipedia en sicilianu equí.
  • Toscanu (toscano) alredor de 3’5 millones de falantes n’Italia
    El toscanu ye l’italianu; pue llamavos l’atención pol númberu de falantes que punxi enriba ¿Cómo ye esto? Vamos per partes. L’italianu modernu ye un estándar mui artificial, posiblemente l’estándar románicu más artificial, y vien de la evolución hestórica del rexistru cultu de la llingua toscana. Tien como base’l dialeutu florentín, de la ciudá de Florencia, que garró munchu prestixu nos sieglos XIII-XIV al ser emplegáu por Dante, Petrarca y Boccaccio y afitóse como llingua lliteraria de tola península italiana a lo llargo del XVI y XVII con autores como Maquiavelo.
    Créase asina un rexistru escritu peralloñáu de la realidá idiomática social que col pasu’l tiempu va enanchándose xenerando en tolos estaos italianos preunificación un alderique sobre’l tema llingüísticu. Nel sieglu XIX tres la unificación Alessandro Francesco Tommaso Manzoni peracabó col alderique cuando espubliza en 1827 la so obra de teatru I promessi sposi onde actualiza esi rexistru escritu garrando como base’l dialeutu florentín contemporaneu. Socialmente, sicasí, les autoridaes italianes decátense que más del 90% la población nun yera quien a falar o escribir n’italianu.
    Actualmente’l toscanu siguió evolucionando estremándose del italianu estándar otra vuelta hasta puntu talu que munchos falantes patrimoniales, por imitación d’otres realidaes idiomátiques d’Italia, defenden que’l toscanu y l’italianu son llingües estremaes. En bona midida, dende un puntu de vista sociollingüísticu, ye cierto. L’estándar nativizóse y siguió evolucionando independientemente de les variedaes primixenies toscanes y estes variedaes siguieren evolucionando ensin tener l’italianu como referencia. Ye una situación única na Romania, xuraría qu’en toa Europa y cuasi atrévome a afirmar que nel mundu.
  • Vénetu (vèneto) alredor de 4’5 millones de falantes
    Ye la llingua propia del Vénetu y delles zones del Friul existiendo amás minoríes n’Eslovenia, Croacia, en Brasil y en la comunidá de Chipilo, nel estáu de Puebla, Méxicu. Foi la llingua de la poderosa Repùblica de Venessia o Serenìsima Repùblica de Venessia que tuvo colonies per tol mar adriáticu y desplica qu’inda güei se caltengas isllines de falantes pela costa dálmata.
    El 28 de marzu de 2008 el Conseyu Rexonal del Vénetu reconozla oficialmente y entama una serie de midíes de proteición y promoción llingüística que, de mano, paecíen una oficialidá como les nueses pero que’l gobiernu italianu valtió como inconstitucional y quedó nuna proteición como la que tien l’asturianu. Eso sí, ellí existe una voluntá real per parte’l gobiernu de llevar p’alantre esa normalización social.
    Yá en 1995 el Conseyu Rexonal del Vènetu crea una comisión de llingüístes pa que modernizare’l sistema gráficu del idioma con intenciones normativizadores, esi mesmu añu asoleyóse la Grafia Veneta Unitaria. En 1999 una iniciativa ciudadana d’unviar una carta a los poderes políticos italianos pidiendo la proteición del idioma tuvo munchu sofitu popular y inclusive institucional cuando’l propiu Conseyu pidiere midíes concretes sobre’l tema.
    Nel añu 2011 refáise esa grafía unitaria y nel 2012 el profesor Michele Brunelli espubliza una gramática normativa con esa grafía que cunta col usu mayoritariu y insitucional del vènetu escritu, siendo la qu’emplega la wikipedia. Según la UNESCO tien un grau de peligru non mui altu y va unos años la UE reconocíala como la única llingua minorizada del contienente que medraba en falantes.

Nel norte d’Italia topámonos cola frontera ente la Romania y otres realidaes idiomátiques: pegando con Suiza, Liechtenstein y Austria l’ámbitu románicu tópase col ámbitu xermánicu; nel noreste col ámbitu eslavu llendando con Eslovenia. Al empiezu comentábemos que tenemos trés llingües xermániques y dos eslaves, pero vamos inxerir tamién l’alemán estándar anque nun tea territorializada.

Les llingües xermániques coles que mos topamos son:

  • Alemán estándar (Deustch) alredor de 220.000 falantes n’Italia
    Ún de los grandes trunfos del panxermanismu del sieglu XIX foi dexar afincada na mentalidá de toa Europa que tolos territorios de fala xermánica del continente falaben la mesma llingua: l’alemán. D’esta consideración queden escluyíos aquellos estaos que caltuvieren una independencia cultural y identitaria de contino de Prusia, primero, y Alemaña dempués, ello ye, queden fuera los paises escandinavos, Isllandia, Holanda y Bélxica. El restu de territorios queden inxertos nesta consideración.
    Nun ye solo que nós los consideremos asina, ye qu’ellos mesmos se consideren asina mui mayoritariamente cosa que ta llevando a la desapaición de les más de les llingües xermániques en favor del alemán estándar. Les poblaciones xermanófones d’Italia, como les de Francia, Austria o Suiza, empleguen l’alemán estándar como llingua de cultura, reivindiquen la so presencia na escuela y promueven pente la población l’alfabetización. De fechu, l’alemán n’Italia tien un estatus de proteición y escolarización similiar al d’una llingua oficial n’España cosa que favoreció qu’una parte importante de los xermanófonos italianos tean alfabetizaos nella.
  • Bávaru (Boarisch) alredor de 250.000 falantes n’Italia
    Ye, posiblemente, la llingua xermánica más grande en territoriu y falantes. Amás de Baviera ye la llingua propia d’Austria y posiblemente tamién del Tirol. Como ya comentemos la idea del panxermanismu llevó a que nun seya llingua oficial nenyures y nun cunta tampoco con un estándar referencial nin ortografía unificada anque cunta con una versión de la wikipedia propia que posiblemente seya’l trabayu de normativización más desendolcáu na actualidá. Calcúlense cerca de doce millones de falantes en xeneral.
    N’Italia son y foron la comunidá xermanófona más grande, caltiénse con bastante vitalidá anque cuerre’l peligru de vese desplazada pol alemán estándar nun futuru si la comunidá falante se caltién nesta postura que yá comentemos. Como se pue observar poles cifres la mayor parte los falantes tán alfabetizaos n’alemán estándar.
  • Variedaes tiroleses (Zimbrisch y Mocheno) alredor de 4.130 falantes n’Italia
    El tirolés ye una variedá xermánica que sigue n’estáu de discusión si ye una llingua separtada del bávaru si non. La inesistencia d’una reivindicación per parte de los sos propios falantes y les referencies ultraxebraes a estes fales llévame a pensar que posiblemente seya una llingua nun procesu de sustitución idiomática nun grau bien avanzáu. Estes fales paez que lleven influyenciaes pol bávaru popular bien de tiempu y la mayor parte los falantes abandonen la variedá propia pol alemán estándar.
    Nel casu específicu d’Italia los que caltienen dalguna llealtá llingüística xermanófona van pal alemán estándar tamién anque’l puxu del italianu como llingua estatal fai que munchos falantes pierdan la llealtá llingüística y pasen direutamente al italianu. Nun ye una situación mui esperanzadora pal futuru d’estes variedaes.
  • Walser alredor de 3.500 falantes n’Italia
    La población walser son los descendientes d’un pueblu xermánicu de la rama alamánica que tar esperdigaos per tola zona alpina ente Suiza, Austria, Liechtenstein y Italia. Calcúlase que cerca de 20.000 persones formen esta etnia de los qu’unos 4.000 viven n’Italia. Esto implicaría que’l 87’5% la población ye falante de la variedá xermánica propia nel estáu italianu, un porcentaxe altu pero siendo una población tan pequeña y con una reivindicación sobre sigo mesmos cuasi inesistente topámonos con una situación asemeyada a la de les variedaes tiroleses.

La única llingua eslava ye l’eslovenu. L’eslovenu (slovenščina) cunta con ente 100.000 y 50.000 falantes n’Italia. Ye la llingua propia de les fasteres del Trieste d’Italia que peguen yá pa contra Eslovenia. Tán reconocíos como minoría llingüística tutelada y cunten con una especie d’oficialidá llegal poco práutica na realidá. Tán empezando a ser una minoría social dientro’l propiu territoriu llingüísticu a favor del italianu. Nun existe nengún movimientu social de reivindicación.

Pa rematar la variedá llingüística italiana tenemos dos comunidaes llingüístiques que lleven afincaes sieglos nel territoriu y que se caltuvieren lleales a los sos oríxenes idiomáticos: griegos y albaneses.

  • Griegu (ελληνικά) alredor de 20.000 falantes n’Italia
    Afincaos na Península salentina dende va sieglos la población griega ta empezando a ser rápidamente sustituyida llingüísticamente. Nos años 90 calculábase qu’alredor del 80% la población falaba l’idioma con fluidez, nel 2001 namás que’l 30% siendo amás ultraminoritaria ente la población menor de 30 años. Actualmente calcúlense namás unos 20.000 falantes. Tán consideraos oficialmente una minoría llingüística tutelada.
  • Albanés (gjuha shqipe) / Arbëresh, alredor de 100.000 falantes n’Italia
    Afincaes dende fines del sieglu XV n’Italia (en Sicilia y Calabria básicamente) les comunidaes albaneses siguieren bastante lleales al so idioma. Tantu tiempu separtaos, sicasí, fixo que desendolcaren una variedá propia del albanés que se denoma arbëresh. Calcúlase que n’Italia hai alredor de 260.000 persones d’etnia albanesa afincaes de vieyo quedando escluyíes del cómputu les migraciones más de recién. Esto implica qu’alredor del 40% la población albana caltiénse lleal al idioma propiu, tán consideraos tamién minoría llingüística tutelada anque la política llingüística italiana yá viemos que nun yera mui activa.

Gran parte de los datos de falantes tán sacaos d’una encuesta oficial del 2005 onde se diz que namás el 44% la población italiana fala principalmente italianu estándar, el 51% fala italianu estándar y la llingua propia (con un repartu d’usos diglósicu) y namás un 5% nun fala nada d’italianu.

Hasta equí la radiografía llingüística d’Italia con esti repás tan rápidu. Nun descarto facer entraes específiques de cada llingua románica y igual hasta m’atrevo a mete un poco coles xermániques. Posiblemente faiga tamién otres entraes sobre estaos próximos falando de la so realidá llingüística y poniendo especial procuru en conocer otres realidaes de minorización idiomática como la de nueso pero mirando tamién pa los movimientos de reivindicación que pudieren existir. ¡Nun tamos solos en mundiu!

La biblioteca de casa

Tola vida me crié arrodiáu de llibros. Cientos d’ellos acorrompinaben les estanteríes de casa. Nel salón, nos cuartos, nel trasteru… llibros perdayuri. Cuando neñu llamábame poderosamente l’atención cuando díbemos de visita a otres cases aquelles paredes vacies, o con cuadros, o con estanteríes con trofeos y figures, pero los llibros ¿úlos? ¿Tendríen un trasteru tan grande que-yos entraben tolos llibros ellí? Col pasu’l tiempu decatéme que los trasteros namás guarden alcordances rotes y polvu.

Cunten en casa que tardara n’entrar a lleer. Una pronta miopía infantil torgóme poder siguir les primeres clases y pa cuando se decataren que yo nun vía l’enceráu’l cursu acababa y yo facía seis años (soi d’avientu). Una gran capacidá de distracción y el calecer el culu con fueu ayudaron muncho más, pémeque, que la miopía. Pero nun soi naide pa camudar la hestoria familiar anque esi cachín falara de min.

Sía como quier venguéme de la miopía y al añu siguiente, como davezu alcuerda mio pá, lleíla’l periódicu tolos domingos mentes él y mio ma vermutiaben per Ventanielles. Aquello llamába-y muncho l’atención a los chigreros y conocíos familiares. Contra toa lloa he reconocer que realmente lo qu’a min m’interesaba yera aquella tira cómica que cuasi nunca entendía y la programación de la tele.

Nun sé cuála foi la mio primer llectura pero toi cuasi seguru que me la dieren en casa y non na escuela. En casa somos de lleer y pa disgustu de mio ma y allegría d’un neñu curiosu que redescubrió’l mundu con seis años al poner les gafes un bon amigu de la familia trabayaba de mecánicu nuna editorial y siempres que podía regalábamos dalgún volume grande, vistosu, enllenu colores sobre toa triba de temátiques y sobre manera, sobre Asturies porque sabía que mos prestaba.

Alcuérdome qu’una de les primeres llectures que me punxo mio ma ente les manes de neñu foi’l cómic d’Astérix el galu. Cuando al poco d’aquello La Voz de Asturias sacare en cintes VHS les películes de dibuxos del guerreru celta mio pá nun duldó en mercales. Aburrílos años y años con elles podiendo ver la primera, precisamente la d’Astérix el galu, hasta cinco vegaes al día. Llegué desgastales y esborra-yos los conteníos de la cinta magnética… tán, sicasí, guardaínes nuna caxa nel trasteru.

Rápidamente aficionéme a los cómics. D’Astérix salté a Tintin (del que tamién teo tola coleición de películes de La Voz guardaes), a Lucky Luck, Mortadelo y Fimelón, el Capitán Trueno, Mafalda, la Rúa del Percebe… cómics toos ellos heredaes. Foron llectures que se combinaben cola de los clásicos cuentos infantiles de los trés gochinos, caperuza bermeya, los siete cabritinos, Pinocchio, el llibru la selva… etc. Con siete años tenía una capacidá de llectura mui superior a la propia pa la edá pero, sobre manera, gustábame lleer.

Empecé daquella a mirar qué llibros había per casa. Alcuérdome d’un volume grandón a tou color que ponía Reino de Asturias y que trayía unes semeyes d’un sitiu que nun tardé en reconocer: Cuadonga. Tolos branos pelegrinábemos hasta’l santuariu porque mio pá, gran aficionáu al ciclismu, tenía como vezu dir en bici de Ventanielles a Cuadonga con un grupu d’amigos. Tamién m’alcuerdo de los volúmenes de Geografía de Asturias de La Nueva España anque estos prestábenme menos porque trayíen menos semeyes y munchu más testu. Esi mesmu añu fui con mio ma y el mio hermanu pequeñu a sacar el carné de la biblioteca’l barriu a la que m’avecé a dir toles selmanes por dos cómics y un llibru a la selmana.

Cuando fixi la primer comunión regalóme un tíu y la muyer los trés primeros llibros de Harry Potter. Llectura que foi básica nel mio gustu polo máxico y sobrenatural y que m’acompañó hasta los quince años y que sigo relleendo. Cuando nel añu 2001 viere qu’anunciaben la primer película nun podía creyelo y cuando va cuatro años sacaren la última he reconocer qu’a la salida’l cine sintiere como ún de los filos que más m’ataben a la mio infancia rompía.

La biblioteca de casa marcó muncho la mio cosmovisión. Cuando tando en sestu de primaria topare rabilando per una estantería Les normes ortográfiques de l’Academia de la Llingua Asturiana aquello pa min foi una gran revelación. Empezaba a garrar personalidá la llingua de casa. Daquella foi cuando empezaren a llegar a casa los llibros de Picu Urriellu onde se falaba d’hestoria, mitoloxía, bruxería, cocina, simboloxía, los celtes…. y too d’Asturies. Aquello abrióme los güeyos a toa una tierra que yá daquella sentía’l mio País. Pasín a pasu foron apaeciendo otres obres n’asturianu qu’había per casa.

En llegando a los primeros años d’adolescencia empecé a garra-y munchu noxu que me mandaren lleer. Yá tenía muncho lleío y sabía lo que me prestaba. Les llectures obligaes siguen siendo una de les coses que más tarrezo.

Nun dexé, sicasí, de llau la llectura. Con trece años cayó nes mios manes La Tresformación de Kafka, traducción de Xandru Fernández. Nun sabía quién yera nengún de los dos pero aquella llectura foi una de les que más buelga me dexó. Col carné de la biblioteca desfilaren per casa, El principín torna de García Arias, La tierra entero de Berta Piñán y Fontenebrosa de Vicente García Oliva. Quedé prendáu tamién de Rosalía de Castro col gran poema d’Adiós fontes, adiós regatos pequenos. La llectura en clas unos años más tarde d’Orillas del Sar dexóme la certeza del pecáu non solo contra la identidá sinón tamién contra la lliteratura y el potencial lliterariu d’una persona que supón ñéga-y espresase na llingua propia.

Aquellos foron los años del mio espertar políticu. La idea d’Asturies como nación arribó a les orielles de la mio mente y ehí afincada quedó. Toi seguru, convencíu dafechu, qu’esta idea, esta formulación concreta del apegu pola tierra, el respetu pola natura y l’interés pola realidá que mos arrodia topare una güerta bien llabrada con años de llectures, escursiones y vivencies non solo pa biltar, sinón direutamente pa espoxigar bien fuerte y alto dientro de min.

Pasín a pasu fui engormeciendo eses estanteríes, hasta que llegó’l momentu de fundar la mio propia biblioteca. L’asturianu ye la llingua preferente nella pero non la única. Aquellos cómics de la infancia, Harry Potter o dellos clásicos de la lliteratura universal son la basa que tien por tola biblioteca, son heredaos de la biblioteca de casa y tán toos en castellán. El castellán ye tamién la mio llingua. Al llau de Manrique, el Conde Lucanor, Cervantes… fui poniendo, con tol simbolismu qu’ello trai arreyao, a Marirreguera, Xosefa Xovellanos, Pin de Pría, el Padre Galo, Antón García, Berta Piñán, Xulio Viejo, Xandru Fernández o a Pablo Rodríguez Medina por nomar namás a unos pocos.

Arriendes d’ello, clásicos de la lliteratura gallega, dalguna obra en catalán, clásicos italianos, manuales de filoloxía románica, hestoria, antropoloxía, autores como Chomsky, Kropotkin, Bakunin y dalgo de teoría asturianista y galleguista zarren el que ye’l mio personal panteón.

La biblioteca de casa ye muncho más qu’una llista de llibros. Ye la propia hestoria vital y espiritual d’una persona, una radiografía de la so personalidá, son les blimes coles qu’engoxa la so particular cosmovisión. La biblioteca particular ye, en definitiva, ún mesmu: causa y al empar resultáu de lo que somos.

Delles claves pa entender llingüísticamente Italia

La mayor parte la xente considera que n’Italia fálase namás qu’italianu o, tolo más, llegáron­-yos ruxerruxes de qu’existen dalgunos dialeutos tan escuros y raros que los más de los italianos nun­-yos entienden nin un vierbu siquier. La realidá ye bien distinta, siendo Italia posiblemente l’estáu de mayor bayura lectal de la Europa Occidental. Tamos falando de dieciséis llingües romániques, trés xermániques, una eslava, albanés y griegu que faen un total de ventidós llingües territorializaes.
Hemos tener en cuenta que l’albanés y el griegu nun son llingües constitutives d’Italia pero que lleven territorializaes sieglos y sieglos y, poro, han entrar na llista xunto col restu de llingües que sí son constitutives. Considérense llingües constitutives aquelles variedaes que se formen in situ nun territoriu concretu. Nel casu de les llingües romániques vienen toes del llatín falao nos territorios qu’actualmente conformen l’estáu italianu dándose una continuidá idiomática. Namás habría dos esceiciones na familia romance: el catalán y el corsu.
En dambos dos casos nun mos topamos cola evolución espontánea del llatín sinón con un tresllante de falantes dende los territorios constitutivos correspondientes. Nestos casos cuando esa llingua se territorializa y col andar del tiempu evoluciona particularizándose y creando una variedá o dialeutu nuevu (dientro, sicasí, de la llingua orixe) falamos de variedaes consecutives. Ye’l casu, como comentábemos del catalán, el corsu, l’albanés y el griegu que se fala n’Italia.

La rica diversidá llingüística italiana lleva siendo un atractivu pa los dialeutólogos dende l’apaición de la dialeutoloxía como disciplina llingüística, tanto ye asina que ñaz n’Italia de la mano del furlanu Graziadio Isaia Ascoli (1829­1907) cuando 1873 empieza a espublizase so la so direición l’Archivo Glottologico Italiano, una revista llingüística que tien como principal envís l’estudiu dialeutolóxicu d’Italia y qu’inda güei sigue existiendo.

La familia de llingües más grande en suelu italianu ye la románica. El llatín ñació y desenvolvióse alredor de la ciudá de Roma y el restu de lo que güei ye Italia foi’l territoriu pel que primero s’espardió. Resulta, poro, lóxico que seya’l conxuntu de llingües que vienen d’elli la principal familia llingüística cola que mos topemos. En llista estes llingües son: arpitán, occitanu, piemontés, ligur, lombardu, ladín, furlanu, emilianu, vénetu, catalán, toscanu (que ye la base del italianu estándar), romanu (dacuando llamáu italianu central por algamar les tierres del centru la península), napolitanu, sicilianu, corsu y sardu.

Una de les peculiaridaes hestóriques que más condicionó’l devenir llingüísticu’l territoriu del que falamos foi’l caltenimientu del modelu de ciudá­-estáu hasta dómines bien avanzaes de la Edá Media. Esto fixo que les ciudaes caltuvieren un poder económicu, políticu y cultural muncho más marcáu que nel restu d’Europa anque’l modelu político­-alministrativu nun fore yá esi. Nel planu idiomáticu esto traduzse en que cada gran ciudá llevó a la lliteratura y al prestixu social la so variedá lectal y acabaren por desendolcar, nos más de los casos, una tradición escriturística propia y estremada del restu del territoriu llingüísticu al que perteneciere.
La idea de la nación italiana y con ella la homoxeneización llingüística ye verdaderamente moderna na so puesta en práutica, realmente’l primer momentu en que se llevó p’alantre con un mínimu d’eficiencia foi na escura dómina fascista. Ye tamién nesti momentu cuando de la mano d’un control ferreu per parte l’estáu fascista de la escuela y los medios de comunicación llévense polítiques d’italianización: los fascistes topáronse con que alredor del 80% la población d’Italia nun falaba italianu. Cambeos nel idioma d’esta dómina que siguen existiendo ye, por casu, l’emplegu del neoloxismu calcio pal fútbol dao que se prohibieren toles pallabres estranxeres na década de los años 30.

Esto llévamos a que la vitalidá de les llingües sigue siendo enforma alta pa lo que tamos avezaos a ver en casa y nel restu la Península Ibérica y Europa. Con too, hai qu’esclariar que son toes, sacantes l’italianu (toscanu), llingües minorizaes, les más d’elles ensin reconocencia llegal dala y nuna situación bien abegosa. Modernamente influyenciaos por otros movimientos de recuperación, dignificación y normalización social tán desendolcándose delles actividaes nesti sentíu per parte de les distintes comunidaes llingüístiques. Ente les iniciatives que más importancia tienen, a lo menos pa min, ye l’apaición pasín a pasu de modelos de llingua estándar pa caúna de les llingües col envís de francer col dialeutalismu hestóricu y poder plantegar una normalización social que peralgame tol territoriu.
La situación llegal actual ye que namás l’italianu tien l’estatus de llingua oficial del estáu siendo amás obligáu’l so usu nos procesos xurídico­alministrativos quedando, asina, torgáu l’usu de cualesquier otra llingua. Con too nel artículu sestu de la constitución italiana dizse que la Repubblica tutela con apposite norme le minoranze linguistiche.
En cumplimientu d’ello en 1999 el parllamentu italianu aprueba una llei cola que reconoz parte la diversidá idiomática, fundamentalmente aquelles llingües d’aniciu estranxeru: ladín, alemán, francés, catalán, occitanu, arpitán, eslovenu, albanés, griegu, sardu y croata. Con esta llei estes llingües pasen a tener nel so territoriu la mesma consideranza que  l’italianu y el mesmu tratamientu, incluyida la escolarización y l’emplegu per parte de la RAI. Por desgracia, esto nun se cumple práuticamente nunca siendo’l casu del alemán l’únicu con una presencia digna nel enseñu y les alministraciones.

En breves sacaré otra entrada onde comente llingua por llingua toles llingües existentes n’Italia. Voi matizar yá, sicasí, que pue que vos sosprienda que nun meta al francés ente les llingües que contemplo anque tea reconocida pol propiu estáu italianu. Esto ye por mor de que’l francés, al igual que l’alemán, funcionó como llingua de cultura pa comunidaes de fala non francesa: nesti casu pa los arpitanos. Asina, hasta va bien poques décaques, el movimientu en defensa de la so identidá nel Valle d’Aosta reivindicaba l’enseñu y emplegu del francés per parte les alministraciones anque realmente la so llingua fore l’arpitán. Coses de la hestoria y ¡otra cara más de les munches que tien la diglosia!

El mantra de la oficialidá y el futuru les llingües d’Asturies

Tamos avezaos a sentir falar de mantres de persones y/o movimientos sociales pero, con too, meyor vamos entrugamos de mano qué ye. Un mantra ye una oración relixosa propia del hinduismu y del budismu. Consiste na repetición monótona d’una parte de los testos sagraos (una sílaba, una pallabra o una frase) y faise p’ayudar a la meditación cuando s’invoca a la divinidá. Básicamente un mantra ye esa parte qu’imitamos davezu cuando queremos facer alusión al mundiu de la meditación, la paz mental y tou esti mundiu cognitivu qu’identificamos volao colo oriental.

¿Qué quier dicir, entós, un mantra cuando falamos de xente? Ye una d’eses metáfores cotidianes tan guapes coles qu’encuriosamos un poco l’usu llingüísticu de normal. Cuando dicimos que daqué cuestión o discursu ye un mantra d’esti o del otru tamos refiriéndonos a que ye una idea que se repite inmóvil, monótona y machaconamente y que, les más de les veces, trai arreyao una falta de defensa realmente razonada y desplicable d’ella.

Si garramos un día y facemos la prueba sociolóxica d’aparar a xente aleatorio pela cai y entruga-yos qué ye lo que defende l’asturianismu toi seguru que la rempuesta mayoritaria diba ser la oficialidá. Pero si darréu d’ello entrugámos-yos qué ye la oficialidá, ¿qué mos diben responder? ¿Qué opina’l propiu asturianismu sobre ella?

Dende va unos meses gracies a un error de cálculu de Podemos el tema la oficialidá vuelve tar otra vuelta rondando perhí. Muncha xente del asturianismu ta enfotao, seya dende dientro o dende fuera, en consiguir qu’esta nueva formación política lleve esta reivindicación social nel progama eleutoral. Otra manera hai que dicir qu’Equo-Asturies asumióla ensin complexos. El casu ye ¿qué ye la oficialidá? ¿Ye posible da-yos un tratu dignu a les llingües d’Asturies ensin ella?

La oficialidá ye un estatus xurídicu que tienen les llingües dientro del ordenamientu llexislativu nel que tamos que ye’l Reinu d’España. La reconocencia d’oficialidá nel estatutu d’autonomía d’Asturies tanto pal asturianu como pal gallegu ye indispensable pa garantizar dos coses básiques. De mano, ensin reconocencia tala les llingües nun tienen valir xurídicu y darréu d’ello tolo escrito nelles queda nuna peligrosa allegalidá que, como tenemos comprao toa esta montonera d’años, acaba tornándose en torgues al desenvolvimientu real d’una vida nelles. De segundes, ensin esta la oficialidá nun tán reconocíos realmente los drechos llingüísticos porque esti ye l’únicu estatus xurídicu que reconoz l’Estáu.

Hemos plantegamos, entós, seriamente qué ye eso d’un tratu dignu. Personalmente considero que l’únicu tratu dignu almisible ye’l máximu estatus xurídicu que permita l’ordenamientu llexislativu nel que tamos, que nel nuesu casu ye la reconocencia d’oficialidá. Otres alternatives nun valen, esta tercer vía abierta pol executivu asturianu va décades de reconocer ensin reconocer, de sí pero non, nun ye garantía nenguna de que se vayan respetar los drechos llingüísticos de los asturianos nin que se vayan poder desenvolver polítiques actives de dignificación, recuperación y normalización social.

Paezme importante destremar ente l’estatus xurídicu y les campañes de dignificación, recuperación y normalización de les llingües nacionales del País. Esto ye, l’oxetivu l’asturianismu y la finalidá’l movimientu de reivindicación llingüística n’Asturies nun ye la oficialidá sinón la sobrevivencia de les llingües d’Asturies. La oficialidá nun ye un oxetivu, ye una de les ferramientes que mos ufre’l sistema nel que tamos p’algamalu.

Na situación na que tamos habíemos d’obligar como movimientu social a los partíos políticos (empezando pelos que tán abiertamente pola oficialidá) a desenvolver la llexislación que yá ta en puxu y llevar p’alantre campañes de normalización que vayan creando un ampliu consensu social sobre la necesidá de caltener les llingües propies d’Asturies. Ensin presión social (en sentíu ampliu) nunca vamos consiguir la oficialidá porque les élites político-sindicales y culturales d’Asturies lleven décades faciendo campaña a la contra.

Precisamos dici-y clara y abiertamente a les fuercies polítiques d’Asturies que dicen tar a favor de les llingües propies que seyan consecuentes coles sos pallabres, que les defendan activamente y non namás de pallabra. De mano, podíen empezar per campañes de normalización internes espardiendo l’alfabetización de la militancia nelles, faciendo un usu activu dientro’l partíu y proponiéndose dir consiguiendo que los sos representantes públicos desendolquen la so vida política n’asturianu o gallegu.

Nel planu institucional, de ganar les eleiciones nacionales han abrir un procesu de reforma estatutariu onde se recueya la oficialidá esplítica del asturianu y del gallegu en toa Asturies. Pero de nun les ganar hemos desixi-yos que faigan tolos posibles por forciar reforma tala amás de plantegar un Plan de Normalización Llingüística consensuáu onde s’espliciten midíes concretes, presupuestu y tiempos pa que n’acabando’l plazu seyan evaluaos y valoraos los avances.

Nos conceyos otro tanto de lo mesmo. Toles alcaldíes que tengan han aprobar, de mano, unes ordenances onde se regule l’usu institucional de la llingua del conceyu, habrán entamar un Serviciu de Normalización Llingüística de nun lu tener (bien propiu, bien compartíu con otros conceyos). Ye fundamental qu’estos SNLl dependan direutamente de l’alcaldía pa garantizar una aición tresversal nel conceyu amás de tar dotaos d’un presupuestu propiu qu’amás de da-y estabilidá llaboral a los trabayadores garantice’l poder desendolcar polítiques actives.

Hemos ser conscientes que los asturianos como Pueblu tenemos la obligación de caltener el patrimoniu hestórico-cultural que mos tocó y el patrimoniu llingüísticu fai parte d’ello, tampoco hemos escaecer que nun tenemos drechu nengún a dexar morrer esti patrimoniu que nun ye de nueso sinón de tola Humanidá, nós namás (y nada menos!) somos los sos guardianes y responsables. Nun escaezan señores políticos asturianos que son vustedes los más direutos responsables del so futuru al ser los xestores de tolos mecanismos de que mos dotemos como sociedá pa salvalos, de so ye la responsabilidá última.

Hai que reivindicar la OFICIALIDÁ CON TOLES LLETRES hasta que la algamemos, pero vamos dir avanzando ehí onde yá podemos avanzar, ensin delegar responsabilidaes nin compromisos.

EL GALEGO LINGUA OFICIAL

L’ASTURIANU LLINGUA OFICIAL

Entedermos a diversidade identitaria

Despois do triunfo do modelo político xurdido para o desenvolvemento da burguesía e a revolución industrial, o que chamamos estado-nación, foi preciso desenvolver tamén a súa defensa e a súa lexitimidade político-filosófica. Nace así o nacionalismo decimonónico que se fundamenta no movimento filosófico e artístico que chamamos romanticismo. Neste momento histórico a burguesía precisaba dun discurso que explicase e lexitimizase o novo proxecto político e implicase ao conxunto da poboación no seu mantemento.

Dunha banda temos que para alcanzaren o poder político a burguesía fixo uso da presión social aliándose coas clases populares contra a nobleza. Tocaba entón tranquilizar esas clases populares vendíndolles que a vitoria era compartida. Doutra banda topámonos coa necesaria alianza das distintas burguesías existintes dentro dos novos estados. Nacía así a idea nacional: a nación, que é o proxecto político, tiña que ser lexitimizada con distintos procesos discursivos.

O estado pasaba a ser o espello da nación e nación non era máis que a alma popular que por primeira vez na historia víase libre de cadeas impostas. Estas cadaes púxoas a nobleza que, coa monarquía coma baluarte dos seus privilexios, oprimiron a verdedeira ánima nacional e que agora a burguesía conseguía rescatar. A burguesía erguíase coma a defensora e gardiá dos verdadeiros intereses da nación pero precisábase que todas as demáis clases sociais participasen da construción nacional e para que as clases populares tivesen claro que formaban un todo coa burguesía centrouse o discurso nos aspectos que nos unían coma Pobo.

Para as lecturas máis extremistas desta idea a única solución era varrer todo isto e proclamar unha república feita baixo os intereses da burguesía que se levantaba coma a salvadora da nación. Para as lecturas máis calmadas compría un pacto de reconciliación nacional onde a burguesía pasaba a ser a clase dominante pero seguían a existir a monarquía e a nobleza. Fose a que fose a formulación que triunfase nos distintos antigos reinos absolutistas a realidade é que a revolución burguesa e a súa interpretación triunfou.

Todo isto que ten que ver co título do artigo? Estás a dicirnos que as identidades nacionais son simples inventos? Non, non vou eu a negar as nacións ou a súa lexitimidade. O que quero é poñer á vista de todos que a interpretación de que a nosa identidade é só a nacional é unha manipulación feita para lexitimar os estados modernos impondo a uniformización e castigando a disidencia, de igual xeito que a interpretación da nosa identidade territorial coma únicamente nacional tamén o é.

A identidade dunha persoa é poliédicra: temos unha identidade sexual, de xénero, de clase e distintas identidades territoriais, culturais, lingüísticas… A diversidade é un valor intrínsecamente contrario aos canons. A identidade nacional de corte burguesa non entende a diversidade e é a lectura maioritaria que se fai desta incluíndo os movimentos que se din antiburgueses. Compre entendermos a diversidade.

A miña identidade territorial xira ao redor da miña identidade nacional, é verdade, eu preséntome ante o mundo coma asturiano pero non é a única. Teño unha clara identidade territorial de Ventanielles que é o lugar onde me criei, identifícome tamén cos concellos de Morcín, Mieres e Quirós aos que estou ligado por motivos familiares. Declárome tamén abertamente europeísta e son partidario de potenciar os lazos de unión con outros pobos cos que temos unha relación histórico-cultural particular como son os veciños, os do arco atlántico ou os hispanoamericanos. E todas estas identidades son completamente compatíbeis.

Pero non só é cuestión de entender isto. É cuestión de entendermos que outro tipo de identidades, a de clase por exemplo, tamén son compatíbeis coas territoriais e aqueloutras que puxen máis derriba. A identidade dunha persoa, xa o dixen, ten moitas caras. Que valores e importanza se lle dea a cada unha delas é, na miña opinión, un traballo de construción identitaria persoal.

No meu caso, a miña identidade científico-profesional (por chamarlle de algún xeito) e as miñas identidades lingüísticas forman, xunto coa miña identidade nacional, o feixe principal de identidades que me poden definir coma persoa. Para min ser asturiano é tan importante como ser romanista e falante de asturiano, de galego, de catalán, de italiano, de aragonés e castelán. Si de castelán tamén, é a miña lingua, todas elas son as miñas linguas porque a todas elas as fixen miñas, parte indisolúbel da miña identidade.

A miña lingua familiar, o asturiano, ten un valor emocional, de identificación cultural e territorial que fai que sexa a primeira de todas as miñas linguas. Pero ser neofalante, e disto prometo falarvos largo y tendido noutro artigo, é parte importante da miña identidade tamén. Coñecer outras comunidades lingüísticas que non eran a miña primeira e o esforzo de reconstrución persoal constante para as engadir á miña ánima e, posibelmente, un dos rasgos do meu ser do que máis orgulloso estou. Pertenzo, sen complexos de ningún tipo, a distintas comunidades idiomáticas, a distintos xeitos de ver e verbalizar a realidade, a distintas tradicións literarias… etc.

De ter que marchar a vivir a outro país que non sexa o meu (cousa moi probábel) farei un esforzo real por integrarme nel e iso non é máis que facelo meu, aumentar a miña identidade nacional a dúas: a asturiana e a nova. E iso non me vai xerar ningunha molestia nin contradición: abrazar a nova identidade nacional non implica renuniar á asturiana.

Isto que dixen derriba queda moi bonito dito así pero tamén compre non esquecer que se dá no senso contrario: abrazar a identidade nacional asturiana non implica renunciar a outra previa. É moi importante que non o esquezamos porque moitas veces, sen querelo, caemos nos mesmos prexuízos e imposicións das que dicimos querer fuxir. Se queremos construír unha sociedade nova hemos de ter moi claras cousas coma esta e non podemos obrigar á xente que chegue a Asturias a deixar a súa lingua, a súa cultura e a súa identidade como moito para a súa intimidade.

Compre, entre outras moitas cousas, coñecer e preocuparse por todas as culturas que chegaron a Asturias nas últimas décadas. Compre dicirlle a toda esa xente que trouxo estas culturas ao País: grazas, grazas por nos enriquecerdes. Compre, en definitiva, un novo discurso identidario asturiano que teña en conta a diversidade de todo tipo, que poña en valor as nosas linguas nacionais (o galego e o asturiano) e todas as outras que chegaron e poden chegar, que actualice a nosa cultura tradicional e, sobre todo, que non lle diga á xente que son precisas reconversións identidarias para participaren do Proxecto Nacional Asturiano.

Por todo isto quixera por enriba da mesa a necesidade de incluír dentro dese novo discurso nacional asturiano á idea da diversidade non só interna a todos os niveis (dúas linguas nacionais, identidades parroquiais, de concello e comarcais, identidade rural-urbana, identidades de xénero, identidades sexuais…) sinón tamén a diversidade que nos chegou de fóra e forma parte xa da nosa realidade chegases estas hai moito ou fai catro días (o papel do castelán na sociedade, como facilitar o mentemento das novas comunidades lingüísticas, integrar as identidades nacionais chegadas… etc). É unha tarefa dura, pero o proxecto paga a pena.

Sermos inclusivos, entendermos a diversidade, construírmos coma Pobo.